Despliega el menú
Aragón

JACETANIA

Varias deficiencias obligan a cerrar temporalmente el Casino de Jaca

El Ayuntamiento, propietario del edificio catalogado, que se usaba para actos culturales, pretende reabrirlo en unos meses.

Las deficiencias detectadas en los sistemas de calefacción y eléctrico del edificio del Casino de Jaca han obligado al cierre de este inmueble catalogado, que fue adquirido el pasado año por el Ayuntamiento, y que era utilizado principalmente para fines culturales.

Precisamente fue a raíz del cambio de titularidad cuando una inspección técnica del Gobierno de Aragón detectó varios fallos que hacían inviable su utilización para fines culturales, por lo que se decidió cerrarlo hasta que se garantice la completa seguridad del mismo.

Así lo explicó a los medios de comunicación la concejal de Cultura, Concha Jiménez, quien indicó que los servicios municipales están elaborando los informes técnicos y económicos pertinentes para volver a abrir el inmueble "con todas las garantías", unos trabajos que además se aprovecharán para llevar a cabo tareas de rehabilitación del edificio como la pintura del primer piso que se está ejecutando ya.

Aunque no hay plazos todavía para la reapertura del mismo, no está previsto que se pueda disponer de él antes de verano y el objetivo es que quede un espacio seguro en el que se puedan realizar diversas actividades culturales, como representaciones teatrales, cuentacuentos, conciertos, reuniones e incluso exposiciones.

Traslado de varias actividades

El cierre de este espacio obligó, la pasada semana, a aplazar hasta el próximo verano (en otra ubicación) el concierto de flamenco de Tomás de Perrate, así como a suspender una obra que el grupo Oroel Teatro tenía previsto representar a beneficio de la asociación Naxé el próximo 8 de marzo.

También el ciclo de jazz organizado por el Ayuntamiento y que comenzará el 6 de marzo se ha visto obligado a cambiar de ubicación y, de este modo, se llevará a cabo en el Palacio de Congresos.

Este edificio catalogado, que data del año 1888 y está ubicado en la calle de Echegaray, en el centro de la capital jacetana, fue comprado el 20 de marzo de 2007 por el Ayuntamiento a la Sociedad Casino de Jaca por un importe total de 689.000 euros a pagar en cuatro anualidades y, según el acuerdo alcanzado, el citado colectivo será usufructuario de la primera planta del inmueble durante los próximos 20 años. Mantiene su autonomía y tiene a su disposición dos salas de juego, el salón rosa, una biblioteca, la sala de lectura y el bar. Además, tiene derecho a usar diez días anuales los espacios de la zona baja. Por su parte, el consistorio asume los gastos de mantenimiento y reparación del inmueble.

Unos 60 socios

Esta decisión se adoptó debido a que sus anteriores dueños no podían seguir asumiendo su sostenimiento al contar cada vez con menos miembros la sociedad. Así, si en 2007 había 68 socios, en la década de los 70 eran más de 400. En 1977, incluso se tuvo que poner el tope en los 500.

En total, el edificio cuenta con más de 2.000 metros cuadrados contando dos locales utilizados por sendos negocios en sus bajos, por lo que de uso municipal son 1.812 metros, repartidos entre la planta baja, utilizada para conciertos de jazz y cuentacuentos principalmente, la primera planta que seguirá usando la sociedad, otra segunda de iguales dimensiones y un aprovechamiento bajo cubierta.

La casa goza de un nivel de protección integral por su valor histórico y arquitectónico, y se permiten en ella trabajos de consolidación, conservación, restauración y reforma restringida.

Etiquetas