Despliega el menú
Aragón

LOS MONEGROS

El tramo Lalueza-Sariñena lleva meses de retraso porque falta "algún detalle"

Mientras continúan sin colocarse 15 metros de quitamiedos, el mal estado que presenta la carretera alternativa ha hecho que muchos conductores opten por utilizar la nueva vía.

La apertura de la nueva carretera construida entre la Estación de Poleñino y Sariñena (A-1210), que forma parte del denominado Eje de Los Monegros, sigue acumulando retrasos. En concreto, según informaron ayer fuentes del Gobierno de Aragón, está previsto que la vía se abra al tráfico "a finales de marzo o principios de abril", lo que en el caso de cumplirse supondría una demora mínima de ocho meses sobre lo previsto inicialmente (agosto de 2007).

Las mismas fuentes aseguraron que la carretera sigue pendiente de "remates de obra", entre ellos, la colocación de varios metros de quitamiedos, una actuación que sigue sin ejecutarse y a la que ya se refirió el pasado mes de diciembre el director general de Carreteras de la DGA, Antonio Ruspira, al afirmar que solo restaban "algunos detalles" para la finalización de la obra y que esta sería inaugurada "durante los primeros días del mes de enero en visita oficial a la zona".

No obstante, es frecuente que a diario muchos conductores, a pesar de la presencia ocasional de patrullas de la Guardia Civil -que ya han impuesto varias multas-, desplacen las barreras móviles instaladas en los accesos de la nueva vía y recorran a través de la misma los algo más de diez kilómetros existentes entre Lalueza y Sariñena. Y es que la actual carretera que une ambas localidades ha sido parcheada en sucesivas ocasiones, presenta continuos cambios de rasante y numerosos baches, y además carece de señalización horizontal, de modo que ni está separada la calzada del arcén ni delimitados los dos carriles de circulación.

En este sentido, el alcalde de Lalueza, Daniel Périz, reconoció el mal estado de la actual vía y se mostró más optimista en sus previsiones que las fuentes consultadas de la DGA, al asegurar que espera que la carretera entre en funcionamiento "a finales de este mes de febrero".

Desde el Ejecutivo autonómico se reconoce que el firme de la nueva carretera y el resto de actuaciones importantes "están totalmente resueltas", pero no se dan detalles acerca de las continuas demoras, que se achacan a la complejidad de una obra de estas características, que supone una inversión de 3.505.000 euros.

Por otra parte, el grueso de los trabajos del tramo Grañén-Lalueza (A-1210) todavía no se ha iniciado, aunque el compromiso manifestado en diciembre de 2007 por el responsable de Carreteras era acelerar los trabajos y cumplir los plazos. En este caso, las obras cuentan con un presupuesto de 3.505.210 euros y se centrarán en el ensanchamiento de la carretera. Deberían concluir a finales de este verano.

Etiquetas