Despliega el menú
Aragón

SOBRARBE

Aínsa celebró su tradicional Ferieta con aroma a trufa

Los talleres del gusto, la subasta de animales y la artesanía atrajeron a 9.000 visitantes.

La trufa atrajo la atención de los visitantes en las jornadas organizadas dentro del fin de semana de la Ferieta de Aínsa. Un centenar de personas participaron en "los talleres del gusto" donde expertos cocineros mostraron el mejor aprovechamiento de este apreciado hongo. El Ayuntamiento de Aínsa valoró positivamente la asistencia de 9.000 personas que disfrutaron de los puestos artesanales, la subasta de animales, la exposición sobre el quebrantahuesos, el encuentro de la Red de Hortelanos y el cross. Un intenso fin de semana donde solo unas pocas gotas amenazaron a última hora de la mañana de ayer.

La Asociación Empresarial y Turística de Sobrarbe quiso impulsar los recursos naturales de esta tierra y organizó talleres gastronómicos, charlas y degustación de tapas con aroma de trufa acompañadas de vino de Bodegas Pirineos, Ballabriga y Osca. Durante el sábado, las conferencias sobre la historia de la trufa, su cultivo y manejo estuvieron al completo, al igual que los talleres de cocina en los que participaron alrededor de 100 personas. Con la ayuda de Ismael Ferrer, de Slow Food e Iván Vilanova, del Restaurante la Venta del Sotón se elaboraron platos a base de latón de La Fueva, alubias de Labuerda, gallina del Sobrarbe y arroz del Somontano, todos ellos con el toque de la trufa negra.

El acto más curioso fue en la mañana de ayer con la demostración de cuatro cazadores de trufas con perros que descubrieron bajo tierra dónde se encontraban. La carpa situada dentro del castillo fue el escenario para la comercialización de esta variedad, que causa sensación entre gastrónomos, y donde el fovano José Luis Araguás expuso huevos frescos trufados y coñac con trufa, además de varios hongos de Sobrarbe. También estuvieron viveristas del Alto Aragón vendiendo trufas y setas.

Sin ayudas para la subasta

La subasta ganadera tuvo una ligera subida por la desaparición de las ayudas europeas. Aun así, los responsables ajustaron los precios y se vendieron prácticamente todos los animales expuestos. La más animada fue la de cabra pirenaica donde se adjudicaron los 20 ejemplares.

Por primera vez se sacó a subasta cabezas de la raza autóctona, churra tensina, de las que se vendieron 40 cabezas, un trío de pavos oscenses y 11 lechones de "latón do Pirineo". El vacuno, la gallina de Sobrarbe y los árboles frutales también estuvieron presentes en esta edición.

Fue, en definitiva, una jornada popular en la que no faltó la tradicional corrida de la Ferieta en la que participaron 170 escolares, la entrega de carrascas, y las degustaciones de caldo de gallina y ternera pirenaica con patatas y trufa.

Etiquetas