Despliega el menú
Afición

Afición

El orgullo aragonés se pone en juego en la Ciudad Deportiva

El RZD Aragón recibe al CD Ebro con la motivación de alcanzar por fin la primera victoria. Los de Larraz buscan un triunfo para asentarse en la zona tranquila.

Llega uno de los momentos cumbre de la temporada, con la disputa este domingo del primero de los dos derbis entre el Real Zaragoza B y el Club Deportivo Ebro (Ciudad Deportiva, 12.00, ATV). Un encuentro inédito en Segunda División B, y que hace tres campañas que no se juega en competición oficial. En aquella ocasión era una última jornada de Tercera División, en la que nada había en juego, pues el filial, con Emilio Larraz a los mandos, ya era campeón y los de la Almozara estaban salvados. Situación bastante distinta la de este próximo domingo, donde unos intentarán conseguir su primer triunfo del curso, y los arlequinados poner fin al gafe ante un rival al que jamás han conseguido vencer.

Con once puntos de ventaja llega a la cita el CD Ebro, lo que haría pensar en un posible favoritismo en las quinielas, aunque estos encuentros son difíciles de pronosticar y ya han sido unas cuantas veces las que el teórico rival inferior ha sido capaz de sorprender.

Ejercerá de anfitrión un filial que sigue tan necesitado como siempre. Esa primera victoria de la que tanto y tanto se habla en las previas, se queda en nada cuando llega la hora de la verdad. No será por no intentarlo, pero por una u otra circunstancia, el mejor resultado obtenido hasta el momento es un empate, y ya estamos en los últimos coletazos de la primera vuelta.

Si es mucha la necesidad de los de Lainez, no es menos importante para los de Larraz. Su situación no es tan agobiante, pero igualmente aspiran a lograr tres puntos que les hagan dar el ansiado salto a la zona media, ese que estuvieron cerca de conseguir el pasado domingo, en el que un final para olvidar, les privó de una victoria que tenían en la mano.

Recupera gente el CD Ebro. Pajarero ya entrará en convocatoria y quizá lo haga también Iván Forte. Además, vuelve el lateral izquierdo Diego Simón tras un partido de sanción por tarjetas. En el bando local, Jorge Adán, será baja forzosa, tras ser expulsado por doble amonestación en Cornellá.

Ojalá haya un bonito ambiente en la Ciudad Deportiva, y sobre todo, y más importante, que este partido u otros con diversos equipos de la región, se repitan durante muchas temporadas más. Sería el mejor síntoma para el fútbol aragonés.

Etiquetas