Despliega el menú
Afición

Afición

Derbi entre dos conjuntos enrachados

El Dominicos recibe al Azulejos Moncayo Maristas en el duelo zaragozano de Primera Nacional. Si los blanquinegros acumulan seis victorias consecutivas, los de morado no pierden desde la segunda jornada.

Raúl Álvarez y Fernando Oto, entrenadores del Dominicos y el Azulejos Moncayo Maristas.
Raúl Álvarez y Fernando Oto, entrenadores del Dominicos y el Azulejos Moncayo Maristas.

Cita marcada en rojo la de este sábado, 25 de noviembre, a las 18.00 con el pabellón de Salduba como escenario. Los dos máximos representantes del balonmano masculino zaragozano en la actualidad se ven las caras en la jornada once de Primera Nacional atravesando un gran momento de resultados. Dos de las escuelas clásicas de la capital aragonesa en las que se mima con sumo cuidado el arte de marcar goles con la mano. Nada más y nada menos que un Dominicos-Azulejos Moncayo Maristas.

Si los blanquinegros se presentan como terceros del grupo C con una marca de seis victorias consecutivas, los de morado marchan cuartos con dos puntos menos y no pierden desde la segunda jornada. En sus últimos compromisos ninguno de los dos dejó buenas sensaciones y sin embargo ambos regresaron a Zaragoza con algo positivo. Los maristas empataron con el Somos Eibar (28-28) y los dominicos superaron al Usurbil (32-33).

De anclarse en la zona media de la clasificación, a tratar de asaltar los dos primeros puestos, los que dan derecho a pelear por el ascenso. La evolución de los dos conjuntos desde la temporada pasada a la actual ha sido similar, aunque los caminos no siempre coinciden. Maristas, que vive su tercera campaña consecutiva en la categoría, apostó en el pasado verano por la continuidad en la plantilla añadiendo a Guillermo Murillo, incorporado desde el Moncayo, y dando la alternativa a dos de sus prometedores juveniles, Jorge Ortega y Víctor Moneva. Además, Pepe Martínez pasó su testigo como entrenador a Fernando Oto, hasta entonces jugador y responsable del conjunto de Primera Nacional femenina. "En muchos aspectos aún sigo viendo los partidos como un jugador, con muchos de los rivales me he enfrentado directamente en la pista, pero ahora también tengo un conocimiento más profundo de ellos a través de los muchos vídeos que analizo", comenta Oto, quien sobre el cambio en el banquillo explica que "en el vestuario hay otro aire, ni mejor ni peor que antes, simplemente distinto".

De su próximo rival destaca un nombre, el de Daniel Sanjuan, máximo goleador de la competición con 7,5 dianas de media. Su presencia sobre la pista es por el momento una incógnita dentro de un equipo donde varios jugadores son duda. Tampoco es seguro que se vistan de corto Miguel Blanco y Sergio García. Precisamente estos dos últimos contribuyeron con su llegada en verano a dotar de mayor nivel a los blanquinegros junto a otros dos fichajes más, Miguel Arnillas y Javier Ariño, que hace dos semanas regresó al Bada Huesca de Asobal de forma temporada. "Su ausencia ha obligado a que otros jugadores cojan la responsabilidad de mover al equipo", expone Raúl Álvarez. El entrenador es otra de las novedades en la plaza San Francisco. Se incorporó desde Valladolid al finalizar la última campaña y ejerce también de director técnico del club y de responsable del cadete. "Con victorias la adaptación siempre es más sencilla", explica y reconoce que sus planes no incluían "un comienzo tan bueno".

Su inmersión en un duelo de estas características va a ser profunda. No en vano, la semana pasada ya lo vivió en la categoría cadete y este sábado, caprichos del calendario, lo volverá a experimentar de nuevo en la misma competición horas antes que el de Primera Nacional. "Me han hablado de que hay rivalidad y este tipo de partidos siempre se viven con más ilusión e intensidad. Sin embargo, lo que hay en juego son dos puntos que valen lo mismo que los de la siguiente jornada con el San Antonio. A este respecto, Oto, también joven al igual que Álvarez, explica que una de las claves tiene que estar en "no acelerarse".

Los dos ven el equipo del otro como conjuntos fuertes. "Tienen jugadores experimentados en la categoría que saben muy bien lo que hacer tanto en defensa como en ataque", valora el técnico de Maristas, que no podrá contar con Iván Reyes. Mientras, el de Dominicos subraya la buena impresión que le han causado nombres como los de Pol Rodoreda y Alejandro Igal.

Etiquetas