Despliega el menú
Afición
Suscríbete

Afición

El Dominicos se mantiene firme en un duelo muy disputado

Los hombres de Raúl Álvarez vencieron en Barakaldo y el Maristas, con un empate ante el Beni Onak, encadena cuatro jornadas sin perder.

El Dominicos está pasando con buena nota el complicado calendario que tenía por delante en el mes de octubre. Si la semana anterior había sido capaz de derrotar al Uharte, que llegaba al Salduba como líder, en su último compromiso, el sábado, derribó al Barakaldo, un rival complicado de batir en su campo y con el que el Maristas empató en la primer jornada.

Los hombres de Raúl Álvarez, ante un bloque en el que los veteranos tienen mucho que decir, remaron a contracorriente en la primera parte, en la que, a pesar de llegar al descanso con un favorable 18-19, fueron casi todo el tiempo por debajo en el marcador. Después, tomaron el mando gozando de ventajas de hasta tres goles, aunque con los locales siempre al acecho. Los zaragozanos controlaron mejor respecto a otros encuentros las pérdidas de balón, pero estuvieron menos acertados en los lanzamientos. A cuatro minutos para el final, el resultado era de 29-29. Lejos de temblarse el pulso, los visitantes se mantuvieron firmes y con un parcial de 4-1 llegaron al final con cierta tranquilidad.

Con el resultado, el Dominicos escala hasta la cuarta posición. Su siguiente compromiso, el sábado, será en el Salduba con el Tolosa, que arriba a Zaragoza como primer clasificado.

Tablas en Villava

Un empate para alargar la racha positiva de partidos sin perder a cuatro. El Azulejos Moncayo Maristas continúa sumando. En su visita al Beti Onak del aragonés Jesús Sánchez, los colegiales sufrieron altibajos en su juego, pero aún así fueron capaces de llegar por delante al final. A falta de minuto y medio estrellaron un balón en el poste y en la contra posterior los navarros establecieron las tablas finales. Quedaba tiempo, pero el marcador ya no se movió.

Al descanso, los de Fernando Oto perdían por dos (14-12), luego sufrieron tres exclusiones (Julián, Reyes y Montejo) y la desventaja creció hasta los seis goles (19-13). Llegó la reacción con Igal, que acabaría con ocho dianas, a la cabeza y se le dio la vuelta. Sin embargo, al final hubo que conformarse con el reparto de puntos.

El próximo fin de semana, el Maristas ejercerá de anfitrión con el Romo, un conjunto de la zona baja de la clasificación.

Etiquetas