Despliega el menú
Afición
Suscríbete

Afición

El RZD Aragón regresa a la categoría de bronce

El filial zaragocista asciende a Segunda División B tras empatar sin goles ante el Calahorra, haciendo bueno el resultado de la ida en La Romareda para dar el salto. El conjunto de Javi Suárez es superior en La Planilla, pero no aprovecha sus ocasiones.

El RZD Aragón regresa a la categoría de bronce
El RZD Aragón regresa a la categoría de bronce

El RZD Aragón hizo buenos los pronósticos, firmó un partido muy sólido en La Planilla ante el CD Calahorra y con un duelo sin goles en el que siempre tuvo la situación controlada, consumando su ascenso a Segunda División B. Los aragoneses volvieron a ser muy superiores a los riojanos pese a no marcar ningún gol, pero lo cierto es que no les hacía falta.

Los de Javi Suárez saltaron al campo con las ideas muy claras, con un dibujo táctico bien trabajado y fiel a su estilo: mismo once que en la ida salvo el cambio de delanteros entre Xiscu y Rai, un entramado nada defensivo y muy acorde con la ocasión que, al igual que en Zaragoza, se le atragantaría a los riojanos de principio a final.

Como es lógico, los locales comenzaron el duelo mordiendo en busca de un gol tempranero que les hiciera mirar el 4-1 del partido de ida en La Romadera con otros ojos. Así, durante los primeros compases el Calahorra achuchó lo suyo e incluso reclamó con vehemencia un posible penalti en un barullo en un córner antes de llegar al diez. Pero el fútbol de los locales poco más de sí daba ante un Deportivo Aragón que enseguida pasó a dominar el cuero con suficiencia, moviéndolo de lado a lado y exhibiendo las mismas señas de identidad de todo el año.

Al cuarto de hora, la grada de La Planilla ya miraba el partido con preocupación; veían como los visitantes manejaban el tempo con puño de hierro y no daban ni una sola opción a su oponente, que se tomaba las jugadas a balón parado con un inusitado fervor pese a que en esa faceta los aragoneses también eran superiores.

Además, el cancerbero Aitor se mostraba impecable cuando la situación lo requería, como poco antes del minuto veinte ante Mario León. Poco más tarde, el Calahorra sufría un severo contratiempo: lesión en el hombro de Losa, que sería sustituido por un Toledo que, a su vez, también se lesionaría en la segunda parte, esta vez por un esguince. La primera mitad acabaría sin nada de peligro que reseñar, salvo varios intentos del lateral izquierdo desde un saque de banda que convertía en saque de esquina. También, sobre la media hora, un robo del local Mario León en el centro del campo, que acabó en carrera y encarando al lateral para pisar el borde del área y soltar un disparo que se fue a la izquierda junto a la cepa del palo.

En la segunda, la cosa sería incluso más plácida. Muchos en Calahorra habían especulado con la juventud de la plantilla zaragozista y sus posibles nervios ante una cita tan importante, pero los canteranos dejaron a todos asombrados con su tranquilidad y aplomo en todo momento, además, en este segundo periodo y sin llegar a contabilizar ninguna realmente peligrosa, sí crearon mucho más juego ofensivo que los locales y, de hecho,  hubo un par de contras que no terminaron en gol de puro milagro.

Los minutos corrieron y la línea defensiva visitante prosiguió infranqueable, especialmente gracias a los dos centrales y el lateral derecho, que hicieron un gran partido. Por su parte, el Calahorra se fue desfondando: su último cambio también fue por lesión de un Astudillo que notó su falta de partidos y se acalambró. La última del choque sería local, en una falta botada por Iñaqui Toledo que se perdió a centímetros de la madera.

Ficha técnica

Calahorra: Txerra,  Sito Castro,  Joan, Cheste,  Cristian, Raúl Almagro,  Íñigo Astudillo, (Félix del Puente, 75'), Xabi Barace (Israel Losa, 35') (Iñaqui Toledo, 65'), Joseba Alcuaz,  Fernando Rubio y Mario León.

RZD Aragón: Aitor, Delmás,  Lasure, Jorge 'Guti', Zalaya, Bernal,  Roy (Soro, 89'), Raúl Guti,  Xiscu (Raí, 70'), Aparicio (Buenacasa, 75') y Nieto.

Goles: -

Árbitro: Sánchez Alsa (comité vasco). Amonestó a Joan por los locales; y a Jorge 'Guti', por los visitantes.

Etiquetas