Despliega el menú
Afición

Afición

La Liga Aragonesa llega a su fin

En el grupo B, el Íbero se hace con el primer puesto.

Con el Quebrantahuesos ya como campeón, la Liga Aragonesa disputó su última jornada en la que los altoaragoneses cayeron con el Fénix, segundo, por 10-26.

La tercera posición ha sido para el Tarazona; la cuarta, para el Unizar; y la quinta, para el Ejea.

En el grupo B, el Íbero es el primer clasificado.

En la soleada tarde de esta sábado, el Íbero vencía a un duro, aguerrido y dignísimo rival como es el Gigantes de Navarra, por 25 a 12, en la pugna por el liderato del Grupo B, ante un velódromo con mucho público presenciando el encuentro.

Con presencia en campo contrario los primero compases del partido, el Gigantes de Navarra sometía a un esfuerzo tremendo  a los jugadores locales en cada punto de encuentro, algo que fue la tónica durante todo el partido. Se conseguía un golpe fácil que no era desaprovechado por Lacambra, para anotar los primeros tres puntos. Poco después, al Íbero, que le costaba llegar a la 22 contraria, se le presentaba un nuevo golpe a favor, más distanciado éste, pero centrado, que pasaría Barbe con una muy buena patada. Así, se conseguía la iniciativa en el marcador, y aún se tendría una nueva oportunidad de seguir aumentándolo, pero esta vez sí se fallaba por poco el tiro a palos.

Sin embargo, el Gigantes se plantaba con posesión en campo y 22 íbera, aunque no lograrían entrar ni posar en la zona de marca, gracias a una muy buena defensa, en especial de Iñigo Mendizabal, que estuvo soberbio en esa tarea, junto con unos centros, Garci y Barbe, que tampoco fallaron ningún placaje a pesar de la dureza del terreno del velódromo.

Iniciada la segunda parte, llegaría el primer ensayo íbero, posado por el capitán, Víctor, y gracias a una gran visión del espacio por parte de Pablo Calahorra. No se transformaba. Poco después aumentaría  la renta al encontrar “Lalo” un balón perdido y recorrerse medio campo para anotar bajo palos. Esta vez, Lacambra sí transformaría, poniendo las cosas muy de cara para el Íbero. 18-0.

No obstante, los de Tudela, lejos de bajar los brazos, volvieron a ser fuertes cerca de los puntos de encuentro y con una agresividad notable, y fruto de una buena jugada y unos relances, posarían su primer ensayo, con transformación incluida. 18-7 en el marcador y las fuerzas empezaban a flojear en una delantera sin cambios. Con Nacho Gracia de vuelta a los campos tras dos meses de ausencia, Victor con los gemelos cargadísimos, Ibáñez habiendo pasado una gastroenteritis, y en general, un sofocante calor. Sufriendo mucho, hasta que con la jugada más bonita del partido, Barbe anotaría bajo palos y dejaba ya sentenciado el encuentro con 25 puntos para el casillero local. “Veggie” se retiraba por un esguince de tobillo, y nos quedábamos con 14, los últimos 20 minutos. Seguíamos sufriendo pero con una amplia ventaja. Gigantes anotó otro ensayo sin transformar a 1 minuto del final, para dejar el resultado final de 25-12.

Etiquetas