Despliega el menú
Afición

Afición

El Ejea agrava la crisis del Épila

El conjunto de Néstor Pérez se acerca al 'play off' tras lograr una cómoda victoria.

Ejea: Rafa Santos, Rubén Pérez, Recio, Osanz, Nacho Gómez (Ramón, 30), César, Ros, Gimeno (Máinz, 76), Jorge Rodríguez, Juanjo y Edu Silva (Gracia Peña, 64).

Épila: Fabre, Pierre, Iván, Marcos, Rubén, Ciro, Sidy, Molina (Diloy, 59), Usón (Berges, 74), Lahoz (Edu Vicente, 59) y Aitor.

Goles: 1-0, min. 43: Ros. 2-0, min. 48: Jorge Rodríguez.

Árbitro: Ignacio García Reyes. Amonestó a Rubén Pérez, Rubén, Sidy y Lahoz.

Nueva victoria del conjunto ejeano en casa ante un Épila que ayer apenas ofreció muestras de peligro y que resistió durante los primeros cuarenta minutos, pero que acabó cediendo ante las múltiples llegadas locales.

El Épila trató de defenderse ante los ataques de un Ejea que buscó aproximarse teniendo la posesión de balón y tocando sin prisa en busca de huecos en la zaga visitante. La primera ocasión llegó tras un disparo demasiado cruzado por Ros. Nacho Gómez, en un mano a mano, avisó después con un golpeo que se marchó rozando el poste, y minutos más tarde, Jorge Rodríguez lo intentó con un cabezazo que se marchó por encima del travesaño.

En el minuto 43, en una excelente combinación con más de veinte pases, Ramón llegó a línea de fondo y Ros remató el pase atrás con el tacón, tras dejar pasar el balón entre las piernas, para subir el primero al marcador. Así se llegó al descanso.

La segunda mitad no ofreció cambios y todo siguió con el mismo guión, pero esta vez un nuevo gol no tardó en llagar. En el minuto 48 y en una jugada calcada a la del primer gol, Jorge Rodríguez, dentro del área y de cabeza, hizo el segundo al rematar un pase desde la línea de fondo.

El Ejea bajó el ritmo con el 2-0, pero Gracia Peña pudo hacer el tercero, y poco después Guerra con un remate que se marchó rozando el larguero. El Épila avisó con un disparo lejano que no entró por poco, pero el partido entró de ahí al final en una fase en la que los locales dominaron sin profundidad ante un Épila sin muestras de peligro.

Etiquetas