Despliega el menú
Afición

Afición

El Sabiñánigo continúa lanzado

Séptima victoria en ocho jornadas de los de Dani Aso, esta vez, ante el Binéfar.

Sabiñánigo: Pablo Sanz, Guille, Richi, Toñín, Roldán, Ainoza, Osanz, Paúles (Manglano, 75), Ángel Luis (Oliván, 89), Zamora (Juan, 83), Sergio Sánchez.

Binéfar: Nelson, Moussa, Campoy, Trota, Barrau, Akapo (Abel, 83), Poy, Pueyo (Alfonso, 52), Llopis, Aarón y Chicho.

Goles: 1-0, min. 21: Sergio Sánchez.

Árbitro: Gracia Villacampa. Amonestó a Guille, Ángel Luis, Poy.

El Sabiñánigo atraviesa uno de los momentos más dulces de su historia reciente. El conjunto de Dani Aso venció ayer al Binéfar con un gol de Sergio Sánchez y prolongó de esta forma su gran estado de forma que le ha llevado a sumar siete triunfos en las últimas ocho jornadas. Fue superior en el cómputo global la escuadra rojiblanca, que generó ocasiones suficientes como para marcar más goles, pero que se encontró con la solidez defensiva del Binéfar y con la solvencia bajo palos de Nelson.

El primer tiempo tuvo al Sabiñánigo como dominador claro. El cuadro celeste optó por replegarse para tratar de armar peligro al contragolpe, pero los locales apenas les concedieron oportunidades. Pudo marcar el equipo serrablés al cuarto de hora en una buena triangulación que finalizó Zamora, pero Nelson reaccionó bien. Fue el aviso previo a la jugada del único gol del duelo. Paúles centró desde su costado y Sergio Sánchez remató con acierto para superar al portero del Binéfar. Era el minuto 21.

El Sabiñánigo continuó con el mismo guión. Con el balón en su poder, esperaba paciente a que apareciesen los huecos en la defensa rival. Además, los de Aso generaban peligro a balón parado y rondó el gol en varios saques de esquina. En uno de ellos, Osanz tiró y el balón se marchó rozando el palo.

Tras el descanso el encuentro se desarrolló por los mismos derroteros, aunque con el paso de los minutos el Binéfar dio un paso adelante y las fuerzas se igualaron más, en parte porque el descontrol ganó peso en el juego. Los de Vicién sí que hallaron entonces vías por donde filtrarse para crear peligro. Pablo Sanz tuvo que intervenir ante un remate de cabeza con mucha intención y un disparo esquinado de Chicho.

La sentencia no llega

El Sabiñánigo también disfrutó de alguna ocasión para sentenciar. Zamora no acertó tras un pase de la muerte de Paúles. Ambos jugadores intervinieron en más jugadas ofensivas, pero bien Nelson o bien la falta de remate hicieron que el marcador ya no se moviera.

Al final, alegría en el Joaquín Ascaso para una afición que cada jornada acude en mayor número al campo atraída por los buenos resultados y el bueno juego del Sabiñánigo. Corren buenos tiempos por la ciudad serrablesa.

Etiquetas