Despliega el menú
Afición

Afición

Continúa el idilio del Juventud en Baleares

Punto fuera de casa teniendo las mejores ocasiones en la primera mitad y sabiendo sufrir tras el descanso.

Sofi presiona para robar el balón a un jugador del Atlético Baleares
Sofi presiona para robar el balón a un jugador del Atlético Baleares

At. Baleares: Marí, Sandro, Carlos, Terrasa, Fernández, Gorka, Yusef, Mesa, Rojas (Servera, 56), Liñares, Ortiz (Manu, 75).

Juventud: Marcos, Aladrén, Carlos, Marín, Palacios, Israel, Aso, Uche, Beguer(Moha, 70), Roma (Sofi, 56), Jorge Pérez.

Árbitro: Rafael Moll Alabarces. Amonestó a Mesa y Marín.

Paso a paso va aumentando el casillero de puntos del Santo Domingo Juventud. En una complicada visita al Atlético Baleares, por lo mucho que había en juego para ambos, supo extraer un valioso empate, dejando por segunda vez en lo que llevamos de temporada, la portería a cero, uno de los apartados que de aquí en adelante tiene que ser clave para que los resultados positivos sigan llegando. Nada mal se le están dando a los naranjas, los tradicionalmente complicados viajes hasta las islas Baleares, donde ya acumulan casi la mitad de los puntos obtenidos en esta primera vuelta que da sus últimos coletazos.

Doble oportunidad para Aso

Buen primer tiempo del Juventud, donde superó a los locales, y solo faltó lo principal, poder refrendarlo con goles. Aso lo tuvo en sus botas por partida doble, pero en ambas el meta Marí engrandeció su figura para dejar sin el preciado botín al jugador aragonés. Qué distinto hubiera sido el desarrollo del resto de partido, de haberse podido poner por delante en el tanteador.

La segunda mitad si que apretaron el acelerador los del 'Paquete' Higuera, especialmente en un último cuarto de hora en el que hicieron sufrir de lo lindo a un cansado Juventud. En el 85, pudieron ponerse por delante los palmesanos, en la que fue la mejor oportunidad que dispusieron. Sandro, desde fuera del área, engancha un trallazo imparable, que cuando parecía que se colaba de manera ineludible, el poste ejerció como salvavidas de los naranjas.

Etiquetas