Despliega el menú
Afición

Afición

Escasa recompensa a los méritos hechos

El Ebro debe conformarse con un solo punto a pesar de tener las ocasiones más claras. Hasta tres veces rondó el gol de forma clara, pero Aulestia fue un muro insalvable.

Fútbol. Segunda División B. Ebro vs. Atlético Baleares
Fútbol. Segunda División B. Ebro vs. Atlético Baleares

Poco más se puede exigir a un Ebro que buscó con ahínco ese gol que tanto se está resistiendo en las últimas fechas, pero unas veces las meritorias intervenciones de Aulestia, y otras, la falta de acierto propia, terminaron enviando al limbo las ilusiones de poder sumar una victoria, que este domingo debió acabar cayendo en el saco arlequinado.

Parece mentira cómo puede cambiar de manera tan radical la fortuna en apenas unas jornadas. Al principio de liga, con media oportunidad como aquel que dice, al Ebro se le caían los goles de los bolsillos. Ahora es todo lo contrario, se intenta, se busca de todas las maneras, pero éste no acaba llegando. Un capítulo que deben mejorar cuanto antes los de Larraz para que no se termine convirtiendo en algo obsesivo.

Mañana fría y húmeda debido a la lluvia que cayó durante algunas fases del encuentro y que propició que con el terreno de juego más mojado de lo habitual se presenciara un choque vibrante y entretenido, en el que a pesar de no llegar ningún tanto, a nadie le quedó tiempo para aburrirse.

El primer susto en forma de ocasión iba a corresponder a los baleares, en su prácticamente único intento con peligro a lo largo del encuentro. Fue en un saque de esquina que Satrústegui tuvo que forzar, tras un centro que llevaba mucho peligro de Tete. En la ejecución del mismo, Esteban se anticipaba a todos para, de cabeza, enviar al larguero.

Aulestia se encarga de frenar al Ebro

Espabilaron con prontitud los de Larraz, que encontraron una buena conexión entre Víctor Bravo y Canario, quienes se compenetraron a la perfección, y complicando la vida a los defensores del Atlético Baleares. El delantero fue el artífice de las mejores ocasiones generadas por el Ebro, y solo le faltó anotar para poner la guinda a una excelente labor. De una jugada suya por la línea de fondo estuvo a punto de llegar el primer gol en un balón que dejó pasar Víctor Bravo y Valero, con pierna izquierda y ajustado al poste, que casi cuando ya iba a entrar, se topa con la salvadora mano de Aulestia, en la primera de las intervenciones en el que el meta vasco iba a salvar a los suyos. Canario nuevamente iba a ser el protagonista de una acción polémica, en la que cae dentro del área, en una posible acción de penalti, pero en la que el colegiado interpreta justo lo contrario, sancionando con cartulina amarilla, el supuesto piscinazo.

El colmo de la mala fortuna iba a llegar en la última acción de la primera mitad. Valero centra con calidad desde la banda izquierda para que cómo no, Canario, remate de cabeza a bocajarro y Aulestia, con reflejos felinos, impida un gol que se cantaba y que parecía imposible que no entrase. Desesperación total y absoluta por no poder irse en ventaja al descanso tras haberlo merecido sobradamente.

Gol anulado a Maureta

Y para un balón que si besó las mallas, no sirvió para que subiera al electrónico. Maureta veía como le anulaban un tanto por fuera de juego, tras un espectacular remate de tijera. El central, que no protestó la acción, volvió hacia posiciones defensivas con una sonrisa de oreja a oreja, seguramente pensando en la de veces que esa obra de arte hubiera sido vista a lo largo de la semana, ya que tenía todas las papeletas para convertirse, con todo merecimiento, en el mejor gol de la jornada de la división de bronce.

El balón parado tampoco resultó ser la tabla de salvación por donde abrir la lata. Pajarero empleaba toda su corpulencia para saltar y rematar, pero no podía precisar entre palos.

Los insulares se quitaban como buenamente podían el acoso de encima, y en alguna acción puntual, buscaban el premio extra de la victoria. Primero disparaba Juan Vich, desde lejísimos, para que Montoya detuviese sin ningún problema. Al minuto siguiente, Fullana desde la frontal, con más peligro, aunque igualmente sin acierto.

El resto de minutos aún iba a ser suficiente para que Aulestia amargase nuevamente la matinal a otro de los arlequinados, al salir con prontitud de meta y taponar el fuerte chut de Valero, tras dejada de Víctor Bravo. No se pudo ganar pero las sensaciones fueron mucho mejores. Ahora solo falta afinar un poco la mirilla cara a portería para que las victorias dejen de resistirse.

Ficha técnica:

Ebro: Montoya, Pajarero, Satrústegui, Maureta, Alfonso, Iván Forte, Kevin Lacruz (Chupe, 71'), Moustapha, Canario (Txema Pan, 87'), Víctor Bravo (Alain Barrón, 88') y Valero.

Atlético Baleares: Aulestia, Juan Vich, Vallori, David Sánchez, David Prieto, Esteban, Xisco (Marcel, 92'), Tete (Malik, 64'), Simón, Fullana y Rubén Jurado.

Goles: -

Árbitro: Calderiña Pavón (Comité catalán). Amonestó a Maureta, Iván Forte, Moustapha y Canario por los locales, y a David Sánchez y Fullana por los visitantes.

Etiquetas