Despliega el menú
Afición
Suscríbete

Afición

El Real Zaragoza retoma el liderato tras ganar al Ebro

Emoción, igualdad y fútbol de alto nivel en el duelo de la jornada.

CD Ebro: Héctor, Bernal (Gurpegui, 85'), Baleriola, Samu, Marcos, Durán, Vicioso (Álex, 81'), Bezares, Torcal, Jorge López (Botero, 70') y Penón.

Real Zaragoza: Guillermo, Antonio, Escuín, Javi, Martín, Castillo (Sofi, 45'), Gainzarain (Espinosa, 82'), Asensio (Gumiel, 77'), Jiménez (Alastuey, 75'), Quesada y Forcén.

Gol: 0-1, min. 82: Quesada.

Árbitro: Héctor García Fernández. Amonestó a Vicioso, Jorge López y Penón; Javi, Martín, Castillo y Forcén.

"Esto es competir". Con esta frase arengaba Álex Montserrate a sus jugadores desde la banda cuando el partido alcanzaba su máxima emoción, con 0-0 en el marcador y dos equipos sobre el terreno de juego ofreciendo una excepcional imagen, mucho fútbol, por calidad y conceptos tácticos, y una igualdad que solo Dani Quesada fue capaz de romper con su tanto en el minuto 82 que acabó decidiendo el encuentro.

La primera mitad mostró a un Ebro más peligroso que dispuso de dos ocasiones muy claras en las que pudo adelantarse, pero acabó lamentando su falta de acierto: Bezares, solo dentro del área, falló ante Guillermo tras ser asistido por Mario Vicioso; y poco después, Penón le dio un perfecto balón a Torcal, pero con todo a favor falló ante el meta blanquillo.

La presión del Ebro en el centro del campo le dio muchos balones, buscando sus llegadas por las bandas y creando peligro. Por su parte, el Real Zaragoza mostró una excelente imagen táctica y aguantó bien con el balón las llegadas rivales.

En la segunda mitad las fuerzas se igualaron, disputándose todas las jugadas de principio a fin. A falta de poco tiempo, una pérdida en el medio del campo del Ebro propició que el balón llegara a las botas de Dani Quesada, y tras superar éste a sus defensores, batió a Héctor haciendo el 0-1 que acabaría siendo definitivo. Dani Bernal, un minuto antes, tampoco supo definir ante Guillermo. Al final, al Ebro, solo le faltó el acierto.

Etiquetas