Despliega el menú
Afición
Suscríbete

Afición

El Juventud le toma el pulso a la categoría

El gol in extremis de Palacios sirve para salir de la zona de descenso.

S.D. Juventud: Marcos, Aladrén (Parra, 89), Palacios, Marín, Carlos, Moha, Uche, Edward (Ferrer, 53), Roma (Mario, 86), Urquizo (Dani Martínez, 82) y Aso.

Bellvitge: Lluis, Suau (Piñol, 80), Grimau (Canela, 46), Eric, Sanjo, Cachorro, Carazo, Édgar, Adri (Toni, ps, 93), Juanma (Ferrán, 67) y Balboa.

Goles: 0-1, min. 11: Juanma. 1-1, min. 66: Palacios (pti). 2-1, min. 94: Palacios

Árbitro: Asensio Silva. Amonestó a Palacios, Marín, Carlos, Moha, Uche y Edward por parte local y a Grimau, Cachorro, Adri y Juanma por los vistantes. Expulsó con roja directa a Carazo, en el minuto 73 y a Lluis en el minuto 92.

El fútbol le está devolviendo al Juventud, lo que le negó al principio. Costó una enormidad remontar a un Bellvitge granítico, bien trabajado y que durante tres cuartas partes, lo tuvo todo atado, aunque sucumbió tras el acto de heroicidad de los naranjas al final.

A pesar de todo, las cosas volvían a empezar mal. Un error grave al montar una acción de ataque, con pérdida absurda en un pase en horizontal, y el caramelo no lo desaprovechan los catalanes, que de forma sencilla, con un pase a la espalda de la defensa de Adri a Juanma, que de tiro cruzado superaba la desesperada salida del debutante Marcos.

La reacción llegaba en la cabeza de Urquizo, que hacía lucirse a Lluis. El cielo se tornaba cada vez más oscuro, jarreando con energía un buen espacio de tiempo.

Los veinte primeros minutos tras el descanso siguieron la misma tónica: el Bellvitge controlando sin sufrir ante un Juventud espeso de ideas. Pero la tortilla iba a empezar a girar en una falta lateral, en la que a Marín le agarran en el área. Penalti que Palacios transformaba.

A la par que la lluvia dejaba una tregua, el cielo también se abrió para el Juventud. En una jugada sin balón en el centro del campo, Carazo agrede a Roma, en una acción sin sentido. Roja directa y superioridad hasta el final. Quedaba mucho, y sin prisa pero sin pausa, había que buscar el segundo tanto. Moha lo tuvo en el 86, pero cruzó en demasía.

La locura llega al final

Fue el prólogo de un final de manicomio: saque rápido de Marcos, que coge desprevenida a la defensa, Ferrer pelea y de cabeza le gana la partida a Eric y al meta Lluis, que toca con la mano fuera del área. Segunda roja y falta a favor en la corona del área ante un meta que entraba sin calentar. De nuevo Palacios, calculaba con ojo clínico, para con la ayuda del bote con el césped mojado, hacer estallar la alegría.

Etiquetas