Despliega el menú

Un jugador llora ante la cámara tras ser expulsado del videojuego Fortnite

Después de llorar desconsoladamente, Jarvis Kaye, de 17 años, jugador profesional de Fortnite, respira hondo para pedir clemencia por lo que dice ser el amor de su vida. Asegura sentir mucho haber hecho “trampas” y hasta una campaña en Twitter pide su readmisión para poder seguir combatiendo online

Etiquetas
MÁS VÍDEOS RELACIONADOS
ÚLTIMOS VÍDEOS