Merche Navarro y Eva Maqueda

Un Oasis de frutas


Cantante, vedette y detallista

Desde muy joven, Merche Navarro ya compaginaba su trabajo en la Frutería Maqueda, que hoy regenta su hija Eva, con su carrera como cantante y vedette, a comienzos de los 60, en el salón Oasis junto a artistas como Lita Claver ‘la Maña’ y Corita Viamonte.

En 1962 ganó, interpretando el pasodoble ‘Saracosta’, el primer premio del Concurso de Pasodobles organizado por el Ayuntamiento de Zaragoza que se celebró en el Jardín de Invierno. A lo largo de su carrera actuó en escenarios de toda España con artistas como Manolito Royo, Bigote Arrocet o Marinico el Corto, entre otros.

“Antes de nacer mi hija Eva ya estaba aquí en la frutería pero en el Oasis empecé mucho antes, con 16 años, y estuve actuando hasta que cerraron. Mi vida se pasó siempre entre el Oasis y el puesto del Mercado Central, quitando alguna ‘tournée’ o alguna gala que hice fuera pero generalmente siempre estaba en Zaragoza porque no quería separarme de mi hija. Tuve muchas oportunidades de irme a actuar a Madrid, Barcelona… pero no las acepté por estar junto a ella”, recuerda Navarro.

Por otro lado, compaginar la frutería con las actuaciones en el Oasis no fue tarea fácil, pero como la artista reconoce “todo es tener voluntad para hacer las cosas. Entonces, llegaba a todo y ahora que estoy jubilada no me cunde el tiempo tanto como antes”.

De generación en generación

Tras su jubilación, en enero de 2008, tomó el relevo en el Mercado Central su hija Eva. En su parada, siempre llena de nuevos clientes junto a otros que siguen comprando donde ya lo hacían sus abuelos, los productos de la tierra son protagonistas: fruta y verdura de temporada y de producción local, “buen género y productos muy asequibles para todos los bolsillos”, comenta Eva.

Sobre la nueva etapa que afronta el Mercado Central confía en que “todo vaya mucho mejor. Esperamos esta remodelación con mucha ilusión y seguiremos adelante tras la reforma, de generación en generación”.

Textos: Pedro Zapater
Fotografías: José Miguel Marco, El Desván de Rafael Castillejo