Mercado Central: detallistas por oficio

Detrás de cada puesto del Mercado Central de Zaragoza se esconden sorprendentes historias personales y largas sagas familiares.


Con casi 115 años de historia a sus espaldas, el edificio del Mercado Central de Zaragoza ha presenciado cómo iban evolucionando las vidas de quienes trabajaban en su interior. Sus arcadas y columnas han visto cómo inexpertos dependientes que llegaban con una mano delante y otra detrás se transformaban en consolidados empresarios con el paso de los años. Han sido testigos de cómo surgían y se fortalecían historias de amor entre detallistas. Han visto, incluso, crecer a los  hijos y a los nietos de los protagonistas de esas historias y cómo éstos luchaban por abrirse vías con las que ganarse la vida tanto dentro, como fuera del mercado.

Desde su puesto de frutas y verduras Pilar Marcuello explica, por ejemplo, que en su familia ya van por la cuarta generación de detallistas. Su abuelo inició la actividad el mismo año en el que se inauguró el edificio de Félix Navarro y la hija de ella seguirá al frente de un puesto cuando culmine la reforma que se avecina. “Hay que dejar hueco a los jóvenes”, expone satisfecha.

Un poco más adelante, en el mismo pasillo, Ignacio Hernández muestra la enorme foto que ocupa una de las paredes de su puesto. Es una instantánea de los padres de su mujer tomada hace 54 años. Ellos eran ‘Los pocholos‘, apodo que Ignacio y su mujer heredaron y por el que les conocen tanto los detallistas como clientes del mercado.

Esos pocos ejemplos sirven para dejar constancia de lo que ha influido el Mercado Central en la vida de sus detallistas. Con el paso de los años, el oficio ha ido evolucionando y adaptándose y ahora es el propio edificio el que debe someterse a un lavado de cara que vuelva a hacerlo atractivo para comerciantes y clientes. Frente a los 190 actuales, el mercado renovado contará con 74 puestos. A día de hoy son 108 los titulares que regentan los 133 mostradores que siguen abiertos. Algunos no continuarán porque creen que ha llegado el momento de jubilarse, de emprender por su cuenta o porque no están de acuerdo con las nuevas condiciones que ha impuesto el Ayuntamiento de Zaragoza. Aún así, 54 detallistas ya se han asegurado seguir en el mercado renovado. Estas son algunas de sus historias:

Textos: Pilar Puebla / Pedro Zapater
Vídeos: María Ordovás
Fotografías: José Miguel Marco