Despliega el menú
Branded
UNE 19601, sistemas de gestión de 'Compliance' penal

UNE 19601, sistemas de gestión de 'Compliance' penal

Vanesa Krum Pérez, abogada especialista en 'Compliance' en Elece Legal.

Vanesa Krum Pérez, abogada especialista en Compliance en Elece Legal.
UNE 19601, sistemas de gestión de 'Compliance' penal

Apesar de haber transcurrido casi dos años desde su publicación, la UNE 19601 aún tiene un largo camino por recorrer. Esta norma establece los requisitos para implantar un sistema de gestión de compliance penal, con el objetivo de reducir y mitigar los riesgos penales en las organizaciones.

El sistema estandarizado que propone esta norma incorpora los requisitos mínimos exigidos por el Código Penal, pero además exige otros adicionales comunes a diversos sistemas de gestión. Por este motivo, al seguir una estructura de alto nivel, su integración en la organización resultará más sencilla para aquellas que ya cuenten con otros sistemas de gestión (calidad, medioambiente…).

La principal ventaja de esta norma es que permite a las organizaciones hablar el mismo idioma cuando de ‘compliance’ se trata. Sin embargo, hay muchas empresas que aún no se han decidido a certificarse ¿A qué se debe? En primer lugar, no tenemos que olvidar que el mundo del ‘compliance’ penal es relativamente nuevo en nuestro país. Por lo que, en ocasiones, es difícil concienciar a las empresas de que implantar este procedimiento es una inversión, y no un gasto.

Por otro lado, a diferencia de otros sistemas de gestión basados en ISO, el alcance de la UNE 19601 es únicamente nacional. Ciertamente se está barajando la posibilidad de crear una ISO de ‘compliance’ penal a nivel internacional; si bien resulta complicado por las grandes diferencias en la normativa penal de cada uno de los países.

Sin embargo, aunque no está muy extendida, son numerosas las organizaciones que ya tienen su certificación de sistemas de gestión de ‘compliance’ penal. Las razones son muchas y muy variadas. Desde mejorar la reputación e imagen corporativa a cumplir con la exigencia impuesta por algún cliente para poder formar parte de su cadena de suministro. Además, aunque el hecho de obtener esta certificación no exime automáticamente a la empresa de una posible responsabilidad penal, puede constituir un elemento de valoración decisivo para el juez en caso de que se desarrollase un eventual proceso penal.

Finalmente, el procedimiento de acreditación de las entidades certificadoras por ENAC está muy avanzado, por lo que es previsible que dentro de muy poco tengamos a las primeras certificadoras con acreditación definitiva, lo que sin duda hará que muchas empresas se decidan a dar el paso. En definitiva, auguramos un futuro prometedor para esta norma y para aquellas organizaciones que primero se decidan a certificarse, pues obtendrán una ventaja competitiva frente a otras empresas del sector. Para ello, resulta esencial contar con un binomio compuesto por buen asesoramiento a la hora de implantar el sistema de gestión y una certificadora debidamente acreditada.

Etiquetas