Despliega el menú
Branded

Heraldo Saludable

noticia patrocinada

"Gracias al buen equipo quirúrgico, la UCI y las infraestructuras, nos situamos a la cabeza en procesos oncológicos"

Este equipo de Quirónsalud Zaragoza, formado por los doctores Eloy Tejero, Guillermo Pola, Eloísa Villarreal, Marta Gutiérrez y Marta Allué, es pionero y un referente en los procesos oncológicos digestivos.

De izquierda a derecha: Dr. Alejandro Pola, Dra. Eloísa Villarreal, Dr. Eloy Tejero, Dra. Marta Gutiérrez y Dra. Marta Allué
De izquierda a derecha: Dr. Guillermo Pola, Dra. Eloísa Villarreal, Dr. Eloy Tejero, Dra. Marta Gutiérrez y Dra. Marta Allué

Entender la importancia del trabajo multidisciplinar y cohesionado es clave para la medicina actual. Un aspecto que es de sobra conocido en Quirónsalud Zaragoza. Así lo demuestra su equipo de Cirugía General, pionero en Aragón en centros de sanidad privada. “Desde 2007 se ha ido desarrollando, con mucho esfuerzo y trabajo, un grupo estable de trabajo, de calidad, donde la cirugía no se refiere a un cirujano, sino que es la unión bien formada de especialistas competentes en todas las patologías digestivas”, afirma el jefe de este equipo, Eloy Tejero.

Junto al doctor Tejero, trabajan cuatro especialistas, el doctor Guillermo Pola y las doctoras Eloísa Villarreal, Marta Gutiérrez y Marta Allué, ofreciendo un trato personalizado al paciente con la calidad y rigurosidad necesarias para todo tipo intervenciones, desde patologías benignas, como hernias, tiroides o vesículas, hasta las más complejas, como el cáncer de estómago, páncreas, colon o recto. “La visión general de la medicina privada suele ser errónea. La gente es consciente de las comodidades que ofrece, tanto a nivel de infraestructuras como de rapidez, pero lo relacionan con intervenciones más sencillas. Sin embargo, la atención, en cuanto a calidad médica y asistencial, es exactamente igual que en la pública, a nivel de dificultad estamos operando lo mismo que en los servicios más potentes del Clínico o del Servet”, explican desde el equipo. "Nosotros buscamos un hito cada día que entramos a quirófano. No vamos para estar relajados, hacer nuestro trabajo e irnos, sino que es un nivel de exigencia personal muy grande", complementa Eloy Tejero.

Otro de los aspectos que más destacan de esta rama y que se da también en el resto de las áreas, es la celeridad de los procedimientos. Uno de los mayores problemas actuales a nivel sanitario son las listas de espera, sin embargo, esta problemática no se encuentra en Quirónsalud. En el momento que se diagnostica la patología, se realizan las pruebas necesarias en una media de entre 24 y 48 horas y se opera en menos de una semana. “La fecha de la operación se acuerda entre los médicos y el paciente. Se realiza en función de sus preferencias y con la seguridad de que la intervención se va a realizar, ya que, aunque uno de nosotros no pueda entrar a quirófano, lo hará otro y con el mismo buen resultado pues el nivel de confianza es total”, afirma Eloísa Villareal. Para la doctora, este modo de trabajo se basa en la concepción de que la cirugía "ya no se entiende si no es con un equipo multidisciplinar tomando decisiones cada uno desde su punto de vista pero individualizadas para cada paciente”.

Además de esta premura en las intervenciones, el seguimiento de los pacientes es diario, el equipo trabaja 24 horas los 365 días del año y mantiene una comunicación constante sobre el estado de los pacientes.

En este sentido y para conseguir los resultados más óptimos, la formación continua resulta esencial. “En base a las preferencias personales y de equipo, cada uno decidimos la rama que más nos interesa, pero esto también es una obligación, porque nos tenemos que formar y transmitírselo después al equipo. Necesitamos compartir toda esa información para dar un nivel general alto, pero también nos interesa que cada uno invierta un tiempo muy importante en actualizarse”, comentan los especialistas.

El instituto oncológico

Para poder ofrecer una operación integral a los pacientes y sus familiares durante un proceso oncológico, la clínica Quirónsalud Zaragoza ha puesto en marcha el Instituto Oncológico. Este cuenta con los mejores profesiones en cada una de las etapas de la enfermedad, desde el diagnóstico, hasta la investigación pasando por el tratamiento, para coordinar y optimizar los recursos. “En el momento en el que un paciente pasa a manos de la estructura del Instituto Oncológico es evaluado por el Comité de Tumores del Instituto, con reuniones semanales de los especialistas involucrados (cirujanos, radiólogos u oncólogos, entre otros). En este comité se analiza el caso del paciente, se completa su estudio, para ver hasta dónde llega ese tumor y qué extensión tiene y, en función de eso, se decide el tratamiento entre todos. A veces se opera directamente y otras veces primero se da un tratamiento de quimioterapia o de radioterapia (como en el caso de los tumores de recto). Además, después de la operación, el paciente sigue siendo controlado por los oncólogos y cirujanos”, comenta el doctor Tejero. Y es que, es precisamente en la cirugía oncológica del aparato digestivo en la que más destaca el equipo de Cirugía General que él lidera. “Es nuestro punto más fuerte y el más complejo. Ahora estamos trabajando mucho en las técnicas mínimamente invasivas, como es la radiofrecuencia o la laparoscopia y que van a ser el futuro de la cirugía”, expone.

Los tratamientos mínimamente invasivos suponen el avance más importante en los últimos años. “La laparoscopia se utiliza ya para diversos procesos desde operar vesículas y cosas benignas, hasta procesos oncológicos, siendo otras intervenciones como cáncer de hígado o de esófago las más complejas. Además, el objetivo de cara al futuro es poder abordar patología tumoral hepática y pancreática”, explica la doctora Marta Gutiérrez. Unas técnicas que dibujan ya el futuro de la profesión y que han posicionado a Quirónsalud en el pódium del ránquin de calidad. “A día de hoy estamos a la cabeza en procesos oncológicos gracias a que contamos con un buen equipo quirúrgico, una buena UCI y buenas infraestructuras”, concluye Gutiérrez. 

Etiquetas