Despliega el menú
Branded
Suscríbete
Noticia patrocinada

La cultura, motor para la recuperación y la competitividad sostenible en Aragón

La cultura es un sector estratégico para el Ejecutivo autonómico, que apuesta por aprovechar todo su potencial para acometer las transiciones digitales y ecológicas que necesita la sociedad actualmente.

Exposición de mujeres ‘A través de mi cuerpo, A través de tu cuerpo’ en el IAACC Pablo Serrano de la capital aragonesa.
Exposición de mujeres ‘A través de mi cuerpo, A través de tu cuerpo’ en el IAACC Pablo Serrano de la capital aragonesa.

La cultura nos define como sociedad y, como tal, el Gobierno de Aragón la sitúa en el centro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y de todas las políticas hacia la Agenda 2030, para que el desarrollo sea más inclusivo, igualitario y orientado a las personas. En este caso, la cultura contribuye al ODS 11 de ciudades más sostenibles al promocionar y salvaguardar nuestro patrimonio. También lo hace al ODS 8 de trabajo decente y crecimiento económico, por el propio sector cultural y sus vínculos con otros sectores (turismo, audiovisual...), y a los ODS 10 y 16, al reducir la desigualdad y avanzar hacia sociedades justas e inclusivas.

Especialmente, el Ejecutivo autonómico quiere destacar el papel de la cultura como motor de la innovación (ODS 9). Para retomar la senda de competitividad sostenible que nos haga salir de la actual crisis, toda la sociedad aragonesa y el sistema productivo deben ser capaces de aprovechar el potencial que la cultura y las artes tienen imaginando nuevos escenarios, futuros artefactos o reinterpretando interfaces. Si algo tienen en común los artistas, diseñadores y creativos es que son buenos haciendo comprensibles los conceptos más novedosos, de una forma cercana. La confluencia de arte, ciencia y tecnología es trascendental para que la sociedad, las personas, abracen las soluciones innovadoras que los retos globales necesitan. Y para que lo hagan con ciertas garantías.

El desarrollo tecnológico está lleno de dilemas y situaciones en las que el resultado de algunas soluciones no es el previsto, sino que aparecen consecuencias secundarias a veces indeseadas. Por ejemplo, el uso de la inteligencia artificial en las redes sociales conlleva una serie de consideraciones éticas en temas como la propagación de bulos o la ciberseguridad. Su mal uso incluso está afectando la estabilidad democrática en algunos países, acentuando la polarización entre formas de pensar, además de otras implicaciones directas en el bienestar de los usuarios. 

Anticipar riesgos

Este ejemplo nos recuerda que la tecnología es demasiado importante como para dejarla únicamente en las manos de los tecnólogos, y que es necesario incorporar las humanidades en el proceso de innovación. Sea para mirar al futuro y anticipar posibles riesgos a las soluciones planteadas para los problemas actuales, o bien para mirar al pasado y recordar lecciones aprendidas en nuestra historia. El mundo de la cultura es garante para que las innovaciones avancen en la dirección de los ODS. Por lo tanto, invertir en cultura no es un coste, sino una inversión rentable en términos económicos, ambientales y sociales. 

Así, desde el Gobierno de Aragón se apuesta por eliminar barreras innecesarias que separan los mundos de las humanidades y de las tecnologías y por aumentar la competitividad y la sostenibilidad de nuestro sistema de innovación. Un ejemplo de estas iniciativas es el Digital Innovation Hub (www.aragondih.com), un ecosistema para administraciones, empresas, investigadores e inversores impulsado por Itainnova, el IAF y la Universidad de Zaragoza. El Aragón DIH oferta tecnologías como la computación de altas prestaciones o los sistemas cognitivos para modernización industrial en sectores como la industria 4.0, la logística o la agroalimentaria; e incorpora a la cultura, el arte y los medios como sectores y palancas de competitividad. 

La cultura es un sector estratégico para el Ejecutivo autonómico y para la Unión Europea –es el 4,4% de la economía europea–, que fija que la cultura y nuestros valores son necesarios para competir con otras regiones a escala global, desde la cohesión social. Ejemplo de ello es el programa www.starts.eu (de Science+Technology+Arts para la innovación), que busca que las tecnologías industriales sean más creativas, inclusivas y sostenibles. 

La cultura define quiénes somos y nos ayuda a definir quiénes queremos ser. Frente a los enormes retos que enfrenta la sociedad, es necesaria la cultura para encontrar nuevas preguntas y respuestas y para movilizar a la sociedad en su conjunto. Así, es preciso poner todo su caudal creativo y, especialmente, sus perspectivas de pensamiento humanistas en el centro del proceso de creación para acometer las transiciones digitales y ecológicas enfocadas en las personas.

Apuesta decidida por el sector

La Estrategia Aragonesa de Recuperación Social y Económica señala la cultura como un sector clave de la recuperación, y como un factor de innovación para otros sectores económicos y para el conjunto de la sociedad. Por eso el Ejecutivo autonómico hace una apuesta decidida por el sector cultural, invirtiendo cuatro millones de euros en programas de ayudas y planes de reactivación. 

En este sentido, el Gobierno de Aragón ha publicado recientemente líneas de ayudas a la cultura para el fomento de la actividad cultural (artes escénicas, audiovisual, actividad editorial y librerías, música, galerías de arte y asociaciones culturales) por más de dos millones de euros. Próximamente saldrán asimismo programas de ayudas específicas destinados a revitalizar la actividad cultural en temas de promoción y comunicación, plan estratégico, adquisición de obras de arte, restauración de obras, fomento de la lectura y compra de libros. También están a punto de ver la luz ayudas a festivales en Aragón y la convocatoria de la Red Aragonesa de Espacios Escénicos. Entre todas ellas suman más de 800.000 euros, a los que habrá que sumar otra línea extraordinaria de ayudas para estructuras culturales, destinada a empresas y autónomos del mundo de la cultura, por un importe de un millón de euros. 

Además, en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia presentado por el Gobierno de España esta semana, se comprometen un 1,1% de los fondos Next Generation EU para la industria de la cultura, a través de los nuevos Mecanismos de Recuperación y Resiliencia y React EU.

Etiquetas