Despliega el menú
Branded

Heraldo Saludable

Consultorio médico patrocinado

Fascitis plantar y otras dudas sobre Traumatología: el doctor Alberto Aso Vizán responde a los lectores

El especialista, miembro del Instituto Aragonés de Traumatología, aclara las dudas recibidas en Heraldo.es.

Médico, doctor.
El traumatólogo Alberto Aso responde a las dudas de los lectores de Heraldo.es.
Unsplash

Fascitis plantar, periostitis tibial y tendinitis de Querbain son las dudas enviadas por los lectores a las que, esta semana, el doctor Alberto Aso, miembro del Instituto Aragonés de Traumatología y especialista del hospital Quirónsalud Zaragoza, ha contestado en el consultorio médico patrocinado de Heraldo.es.

Para un diagnóstico más concreto, el doctor recomienda la visita a un traumatólogo.

Fascitis plantar

Pregunta del lector: Hace dos años comencé con una fascitis plantar. Probé fisios y tratamientos durante un año sin resultado, lo que me llevó a una cirugía que tampoco me sirvió de nada. Después de año y medio me han dicho que, además de la fascitis, el problema es que tengo tocados los nervios de la planta del pie. Posiblemente neuropatía de baxter. Me he operado una segunda vez para descomprimir el nervio. Han pasado dos meses y sigo igual. Me ha dicho un médico que al tratarse de nervios es probable que no haya solución. Lo único sería seccionar el nervio plantar medial, pero perdería la sensibilidad en el pie. ¿Qué opinan ustedes?

Respuesta del doctor: La fascitis plantar corresponde con un proceso inflamatorio de un tejido fibroso que se extiende desde el hueso calcáneo hasta los dedos. Su función es la de mantener el arco plantar y de absorción de cargas. El dolor de origen neurológico a este nivel se produce por atrapamiento y es lo que se conoce como neuropatía de Baxter. Consiste en la compresión de una rama del nervio que da sensibilidad a la planta del pie y que, de ser esta la causa, se puede intervenir, como en tu caso, mediante liberación completa. Un daño de las fibras nerviosas por la compresión de larga evolución puede producir que el dolor persista un tiempo hasta que se produzca un fenómeno de regeneración nerviosa.

No obstante, sería imprescindible valorarte en consulta para realizarte una exploración reglada y solicitar pruebas complementarias de radiología simple, electromiografía y, sobre todo, resonancia magnética que descarten otras causas que justifique la persistencia de dolor a ese nivel antes de plantear una tercera intervención quirúrgica.

Tendinitis de Quervain

Pregunta del lector: Buenos días. Soy una mujer de 59 años y sufro un fuerte dolor continuo en las manos, concretamente en los pulgares, que se extiende hacia la muñeca por el lateral del dedo. Ha llegado un momento en que no puedo hacer nada de fuerza y cualquier pequeño gesto, como secarme las manos, me da un fuerte dolor. He visitado al traumatólogo y me han realizado ya infiltraciones por dos veces. Se calma el dolor pero a los dos meses vuelve aparecer. ¿De qué puede tratarse y qué puedo hacer para solucionar mi problema?

Respuesta del doctor: La sintomatología que nos cuentas a nivel del pulgar cuadra con un proceso inflamatorio tendinoso que se conoce como tendinitis de Quervain. Se trata de un proceso inflamatorio de los tendones que hacen la extensión del pulgar por un conflicto de espacio. El tejido que fija los tendones al hueso se engruesa y produce un rozamiento crónico que provoca inflamación, dolor y limitación funcional. Generalmente se calma con infiltraciones locales pero puede recidivar. Si no hay mejoría con medidas conservadoras se debe explorar la opción quirúrgica. La operación consiste en liberar los tendones comprimidos y aplicar una terapia de factores de crecimiento plaquetario para favorecer el proceso de cicatrización local tendinoso.

Periostitis tibial

Pregunta del lector: Soy corredor habitual desde hace muchos años y sufro todas las temporadas un dolor intensísimo al tacto en la parte interior de la tibia, unos diez centímetros por encima del tobillo, habitualmente en una sola pierna. La lesión aparece indefectiblemente cuando supero cierta carga de entrenamiento, así que, con los años, he aprendido a conocer el límite para que la lesión no aparezca y disfrutar de correr sin dolor, renunciando a algunos retos y anhelos deportivos. He seguido muchos consejos y terapias (plantillas, medias, electroestimulación....) y lamentablemente lo único que funciona es el reposo, el cese de actividad. ¿A qué se debe este dolor? Gracias.

Respuesta del doctor: Un dolor en la región anatómica que relatas, lo que comúnmente se conoce como dolor en la espinilla, suele corresponder a lo que se conoce en medicina como una periostitis tibial. Este es un proceso inflamatorio de un tejido que actúa como membrana y envoltura del hueso llamada periostio, que le aporta vascularización e inervación.

La periostitis tibial es un cuadro clínico por sobrecarga y se produce por impacto repetitivo. Las causas son variadas atendiendo a un entrenamiento intenso, apoyo plantar o calzado incorrecto, disbalance muscular de esa zona. El pilar del tratamiento se debe basar en una correcta preparación muscular fortaleciendo de manera específica que permita absorción de más carga, elección de calzado, adecuar el volumen e intensidad del ejercicio y descartar un problema biomecánico mediante un estudio de la marcha y si puede ser la razón de una sobrecarga a nivel tibial.

- Envíe su consulta pinchando aquí.

Etiquetas