Despliega el menú
Branded

De Joaquín Herrero Cortés a Principal Construcciones

Cuatro generaciones de constructores, que desde 1905, han estado al servicio de los vecinos de la capital aragonesa

Varias imágenes de la construcción del Ayuntamiento de Zaragoza.
Varias imágenes de la construcción del Ayuntamiento de Zaragoza.
Principal Construcciones

La historia de Principal Construcciones empieza en 1905, un buen año para tener fe en el futuro: Einstein publicó su teoría de la relatividad y Pablo Picasso pintó ‘Familia de Saltimbanquis’. Zaragoza comienza a prosperar, se prepara para la exposición Hispano-Francesa de 1908, que cambiará su identidad y la conducirá a ser una de las ciudades más importantes de España.

En 1905, Joaquín Herrero Cortés creó una empresa familiar de construcción que, tras la guerra civil española y ya bajo la dirección de su hijo Joaquín Herrero Pascual, se convirtió en un referente de la obra pública en la ciudad.

En 1945, proyectaron, en el barrio del Cascajo, un sanatorio antituberculoso que se abrió en 1954. Se trataba del hospital Royo Villanova. En 1946, la constructora inicia la obra del Ayuntamiento de Zaragoza, unos trabajos complejos que terminaron en 1965.

Mientras se avanzaba con el Ayuntamiento, la empresa acomete la edificación del instituto Goya, que se concluye en 1958. El emplazamiento elegido fue ‘el ensanche’ de la ciudad. En ese mismo espacio, la constructora había levantado en 1950 el colegio mayor universitario Miraflores.

Y en otro de los confines de la capital, en la avenida de Valencia, habían construido, entre 1949 y 1952, el Parque Móvil de Ministerios Civiles, una ciudad en miniatura que, además de servir como aparcamiento de los automóviles de los ministerios, estaba dotada de viviendas, almacén, taller, escuelas, capilla, cine, bar y peluquería.

Nuevos cambios

En los años 70, se vuelcan en la edificación de viviendas populares, en el entorno de la avenida de Cesáreo Alierta. En 2004, muere Joaquín Herrero Pascual, y la dirección de la constructora recae en su hijo Luis J. Herrero González, quien afrontó con éxito la crisis económica que arrancó en el año 2008.

Su muerte en 2018 obliga a que la cuarta generación familiar, encarnada en la figura de Javier Herrero Lizarán, se haga cargo de la empresa. La ciudad, los cambios en las formas de vida y esta joven generación responden a la nueva realidad.

En esta etapa se asume un nuevo modelo de construcción que tiene en el proyecto Alierta 100 su mejor ejemplo, y propicia un cambio de imagen de marca del que nace Principal Construcciones.

"Volcada en el compromiso social, Principal Construcciones es un modelo de renovación manteniendo valores de calidad, cercanía y confianza que han perdurado durante más de un siglo", apuntan los responsables de esta empresa. 

Ir al Especial Empresas Familiares de Aragón

Etiquetas