Despliega el menú
Branded

responsabilidad social corporativa

Cómo medir la humanización de las empresas

La Responsabilidad Social Corporativa es una estrategia empresarial más. Los valores de una empresa dependen de su reputación e imagen de marca.

Todos los miembros de una empresa deben estar implicados en la RSC.
Todos los miembros de una empresa deben estar implicados en la RSC.
Pixabay

La Responsabilidad Social Corporativa, lejos de ser una moda pasajera, se ha convertido desde hace ya años, en una estrategia empresarial más. Es la relación de una empresa con sus clientes, con sus empleados, es el reflejo de su compromiso con la sociedad... En términos generales, es una forma de medir la humanización de las empresas.

Según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), en colaboración con el Foro NESI de Nueva Economía e Innovación Social, realizado en 2019, el 73% de los españoles encuestados toman decisiones de consumo por motivos éticos y de sostenibilidad.

La pérdida de confianza que habían demostrado muchos ciudadanos hacia determinadas empresas se ha compensado con este tipo de acciones de RSC, que aminoran el impacto negativo que pudieran tener en la sociedad. Hoy día, los mayores valores de una empresa dependen de su reputación e imagen de marca. Y ahí juega un papel muy importante su estrategia en RSC, tanto hacia la sociedad como hacia los trabajadores, ya que muchas de las acciones hacia los empleados inciden en la satisfacción del trabajador, su bienestar, la retención de talento...

Las empresas son cada vez más conscientes de que su implicación con el entorno físico y social que les rodea es más que necesaria y ahí juega un papel muy importante también la investigación. Por eso, es necesario que no solo los altos directivos sean conscientes de la repercusión del RSC para la compañía, sino también hay que implicar a todo el equipo humano para que puedan ser el altavoz de la empresa ante sus diferentes públicos.

Una marca que genere una buena imagen social atraerá al público de forma positiva. Las grandes áreas temáticas que abarca la RSC son la económica, la social y la medioambiental. Aunque tiene un carácter pluridimensional y también llegan a los derechos humanos, la lucha contra el fraude y la corrupción, las prácticas de trabajo y empleo, la protección de la salud, las cuestiones que tiene que ver con la ecología o los intereses de los consumidores.

A la iniciativa por parte de las empresas en materia de RSC se suma la legislación vigente, según la cual más de 2.000 empresas españolas tienen que presentar un informe sobre sus políticas en esta materia y presentarlo en el registro mercantil durante los años 2019 y 2020.

-Ir al especial Responsabilidad Social Corporativa.

Etiquetas