Empleo con apoyo, el reto de Fundación Down Zaragoza

ver comentarios
    [ssba]

Formarse, aumentar las competencias personales y profesionales y crecer como personas. Este es el reto de los diferentes proyectos del área de adultos de Fundación Down Zaragoza y, en concreto, de la iniciativa ‘Empleo con apoyo’, una propuesta pionera que consiste en un proceso continuo de formación de los usuarios de la fundación, que les ayuda a conocer sus habilidades personales y profesionales de cara a una posible inserción en el mercado laboral.
Una iniciativa que está dando muy buenos frutos y la prueba de ello son las once inserciones que se han producido este año en empresas normalizadas por parte de usuarios de Fundación Down Zaragoza.

Personas como Íñigo Insausti, María Izuel o Elena Huerta, que ejercen de perfectos ayudantes de camareros; José Luis Chaparro y Enrique Nuez, que trabajan en una tienda; Marta Noval que hace lo propio en un departamento de recursos humanos; José Luis Terol y María Ruiz que desempeñan su labor como cajeros en una gran superficie comercial; Vanessa Navarro, que está ocupada en una estación de carburantes; o Vanessa Royo y Mónica Rodrigo, dos de las personas que trabajan en el departamento de limpieza de Fundación Down Zaragoza.

La mayoría de los usuarios que han sido insertados forman parte del proyecto de adultos ‘Empresa Simulada’, ya que es en este programa en el que se trabajan de forma más intensa las habilidades y competencias profesionales.
«Gracias a esta iniciativa los alumnos tienen la posibilidad de acceder a prácticas en empresa. Este hecho es muy importante para el usuario ya que le permite adquirir experiencia laboral y nos ayuda a conocer el potencial del alumno. Por otra parte, puede asomarse al mercado laboral e interaccionar con entornos diferentes», apunta Javier Cay, preparador laboral de Fundación Down Zaragoza.

El empleo es una de las principales preocupaciones de esta entidad y prueba de ello es que, desde el año 2000, cuenta con programas especiales de acceso al empleo para las personas con discapacidad intelectual. «A través del empleo, mejoran su autonomía e independencia y logran una mayor integración en la sociedad», matiza Cay.

En Fundación Down, la metodología de inserción por la que apuestan es el empleo con apoyo, que precisa de un preparador laboral (trabajador de la entidad) que acompaña al trabajador durante el proceso, con mayor implicación durante los primeros meses de la inserción. «El tiempo de apoyo es diferente para cada inserción y debe ajustarse a las necesidades de cada persona», asegura Cay.
El resultado final es la incorporación en el mercado laboral normalizado de personas que tienen menos oportunidades de trabajo en la sociedad y que con iniciativas como esta de Fundación Down Zaragoza logran desarrollarse como personas y como trabajadores.

Deja un comentario