En torno a los Premios de la Música Aragonesa 2018

Otra ronda, que dirían Mas Birras, de los Premios de la Música Aragonesa, la XIX, que se entregaron ayer en el Teatro Principal y de nuevo, cual autómata, me repito:

1.- Sistema de votación mejorable: favorece el compadreo y el amiguismo (más con el poder de las redes sociales). ¿Por qué no se seleccionan los nominados y se eligen los premiados exclusivamente por gente del oficio? Así se hace en los Goya y los Oscar o cualquier otra entrega de premios de alto rango. El pueblo es soberano y democrático, pero el premio a la creación debe regirse por parámetros más estrictos y restringidos. Sí, la elección final es ‘académica’, pero la selección inicial es aleatoria en función de la votación popular. ¿Todos cuantos votan han escuchado todos los discos publicados a lo largo del año o han visto en directo a todos los grupos y artistas nominados? ¿O priman más las afinidades grupales, familiares, wasaperas, coleguiles… etc? Uhmmm… Por cierto, en cuanto a los ‘académicos’, que tienen la decisión final, ¿cuántos son y quiénes? Nunca se hizo público el listado.

2.- El terreno queda abierto a las suspicacias desde el momento mismo que no hay un control notarial de los votos. ¿Tan caro y dificultoso técnicamente es contar con un profesional del ramo que dé fe jurídica de las votaciones? No afirmo con ello que haya ‘tongo’, Dios me libre, pero sí recojo la percepción de que cuanta menos transparencia haya más lugar a que surja la especulación o que hablen las malas lenguas: no sería la primera vez que uno oye lo de ‘premios amiguetes’… Las sospechas se apagarían de inmediato con un notario de por medio. Insisto.

Bien, dejando atrás el automatismo personal, aunque seguiré poniéndome el traje robótico e impertinente cuantas veces sea necesario, entro de lleno en los premios entregados ayer pero basados en los trabajos de 2017. Los más evidentes y meritorios de esta edición, dos que la propia organización ha designado sin el concurso público. Ni un solo miligramo de negación de pan ni de sal a La Ronda de Boltaña. Sus 25 años en ruta, tratándose de un grupo amateur, y su festivo-emotiva discografía forjada a pie de calle y paisaje aragonés es un aval incuestionable.

El otro premio directo, el Especial a la Trayectoria, es también de mucha justicia: Las Novias. Treinta años, con sus luces y sombras e incluso sus apagones, pero de apertura siempre de antenas a los sonidos más novedosos llegados de fuera y su renovación estética y sonora del paisaje ciudadano en tiempos tan dislocados como los de los ochenta-noventa, amén de una discografía más que aceptable, merecen su justo premio. Por tanto, nada que objetar, sino más bien aplaudir.

Justo, justísimo, también es el premio a My Expansive Awareness, de lo mejor que ha surgido en los últimos tiempos en Zaragoza. Han ganado el premio al mejor álbum autoeditado, que, para mi modesto entender, es el premio al mejor disco del 2017, porque también ha habido un premio al mejor álbum a Bunbury, pero en este caso (se entiende) no autoeditado. ¿Y qué diferencia hay entre un disco autoeditado o no para que sea mejor o peor, máxime en estos tiempos de tecnologías eficientes y accesibles? No debiera desdoblarse esa categoría. Y como, a mi parecer, el de Bunbury no es un trabajo, ni de lejos, para colocar entre lo mejor de su producción, y, sin embargo, el de My Expansive reúne ingredientes más que considerables de calidad, justísima es su elección, aunque yo lo colocaría en categoría única y absoluta de Mejor Álbum, y con más visibilidad de la que le han dado los medios, creo que bastante despistados o perdidos en nieblas raras, cuando no crispantes.

Ya no entro en los olvidos injustificables, al menos en las no nominaciones de gente como Amaral, Patinettes, Carbonell, Sopeña, María José Hernández, Lügers, Carmen París o el Pardinilla Sexteto. Es una pena que nombres como estos quedaran excluidos en primera ronda, lo que me da que quienes eligieron no escucharon todo el material obligatoriamente escuchable sino que se guiaron por otros intereses distintos, es decir, ese gran hándicap del sistema de selección al que ya he aludido. Y, por cierto, ¿qué pasa en Huesca y Teruel? Solo un premio.

Todo lo demás de lo premiado forma parte de las categorías menores, si no del relleno o lo intrascendente, cuando no de lo anecdótico (¿mayor proyección un grupo con un cantante y fundador casi cuarentañero al frente?), que no quiere decir en determinados casos su necesaria inclusión (canción, portada, técnico, vídeo, directo, grupo…).

Poco o muy poco, por tanto, consistente en lo más reciente y con pocos visos para perdurar en su mayoría en el tiempo. Y si no al idem. El panorama actual no es muy alentador, pese a los monaguillos del campaneo.

Las categorías y nominados y en verde los premiados:

Mayor Proyección
Fongo Royo
-Mercury Rex
Team D’Luxe
Zynk

Premio Itinerante – Técnico de Directos
-Kike Cruz

Mejor Vídeo
“Acapulco” de Pecker por Daniel Pardo
“Funky Robot” de The Bronson por Ignacio Estaregui
-“Local 7” por Jorge Nebra
“The Wheel” de My Expansive Awareness por Jonathan Cremades

Mejor Programación
El Veintiuno
Las Armas
-Rock & Blues
Sala López

Mejor DJ
Chelis
Lady Funk
-Mr Pendejo
Sweet Drinkz

Mejor Directo
Bunbury
Kase.O
-The Kleejoos Band
White Coven

Mejor Canción
“Atlas” de Calavera
“Cuna de Caín” de Bunbury
“Guatizalema” de Joaquín Pardinilla Sexteto
-“La Bella Muerte” de Sho-Hai

Mejor Canción en Lengua Autóctona
“Entalto Pirineo” de Francho Sarrablo
“Paisache” de Bosnerau
-“Pregaria” de María José Hernández
“Tuna Punk” de Manolo Kabezabolo y Los Ke No Dan Pie Kon Bolo

Otras Músicas
Biella Nuei
Pirineos Sur
Tributo a Paco de Lucía
-Vegetal Jam

Mejor E.P.
-“Balance” de Lady Banana
“Capitana” de La Nube
“Cuna de Caín” de Bunbury
“En Contradirección” de Amòrica

Mejor Álbum Autoeditado
“Año Selvático” de Los Bengala
-“Going Nowhere” de My Expansive Awareness
“Inception” de The Kleejoos Band
“La Última Función” de Sho-Hai

Mejor Portada
-“En Contradicción” de Amórica por Dani Pueyo de IF3 SocialMedia
“Guatizalema” de Joaquín Pardinilla Sexteto por Jorge Gay
“Inception” de The Kleejoos Band por Joss Mayoral
“Kinjite” de The Bronson por Eugenio Merino

Mejor Producción
“Expectativas” de Bunbury por Bunbury
“Exposición” de Calavera por Javi Vicente ‘Carasueño’
“Inception” de The Kleejoos Band por The Kleejoos Band
-“La última función” de Sho-Hai por RdeRumba y Sho-Hai

Mejor Álbum
-“Expectativas” de Bunbury
“Flamenco Diásporo II” de La Orquesta Popular de La Magdalena
“Kinjite” de The Bronson
“Tetsuo” de El Momo

Mejor Solista
El Brindador
-Kase.O
María José Hernández
Sho-Hai

Mejor Grupo
Calavera
Domador
Lady Banana
-The Kleejoos Band

 

Esta entrada fue publicada en Aragón. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a En torno a los Premios de la Música Aragonesa 2018

  1. michael laudrup dijo:

    Pues anda que el premio global a Rubén Pozo de Pereza, vaya tela, hasta parece que pedía perdón por recogerlo jejeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *