Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

EDUCACIÓN

Cinco centros infantiles dicen que la falta de apoyo a su modelo perjudica a 2.000 niños

El Ayuntamiento quiere imponer el mismo sistema en todos los proyectos de intervención.

A. ESTEBAN. Zaragoza Actualizada 12/02/2011 a las 10:48
5 Comentarios
Salas infantiles de Zaragoza

'''

En los centros de tiempo libre de los barrios de Torrero, Casco Viejo o La Magdalena, las intervenciones que se llevan a cabo con los niños son tan individualizadas que sus monitores no solo conocen sus necesidades, también son conscientes del día a día de sus familias. Por eso, trabajan con ambas partes de forma conjunta.

Y es esta «singularidad, flexibilidad y adaptación al entorno» lo que quieren preservar los responsables de los centros de tiempo libre Os Mesaches, el Trébol, Gusantina, Pandora y Adunare, que atienden a más de 2.000 niños. Chavales que, según denuncian estos colectivos, podrían verse afectados por el «interés» del Ayuntamiento de Zaragoza de fomentar «un proyecto educativo estanco, que encorseta la flexibilidad de nuestras intervenciones», apunta Mª Jesús Ruiz, de Adunare.

Ante la pregunta de si esta medida está motivada por cuestiones económicas, los centros de tiempo libre insisten en que no creen que esta sea la principal razón. De hecho, el Ayuntamiento sigue pagando por sus servicios desde hace dos años, cuando se dio por terminado el último convenio. Ahora, abonan las facturas mensualmente, aunque alguna vez se hayan retrasado en el pago.

«La verdadera razón es que se tienden a tratar a todos los chicos por igual, aunque eso es imposible porque en los centros de titularidad municipal cuentan con más recursos que los que están conveniados», apuntó Iván Sanz, responsable del Trébol.

De lo que sí son conscientes estos centros es que si el Ayuntamiento licita los proyectos a otras entidades sociales, ellos se quedarían sin ayudas. Además, podrían verse abocados a reducir las jornadas laborales de sus trabajadores, aunque lo que más les preocupa son «los cambios en la metodología de intervención», indicó ayer Sanz.

Por este motivo, piden, aprovechando las próximas elecciones, que los grupos políticos garanticen en sus programas la continuidad de las políticas de infancia en un futuro inmediato.

Nuevas movilizaciones

Mientras esperan una respuesta satisfactoria, estos centros han llevado a cabo diferentes movilizaciones para protestar por la decisión del Consistorio de «homogeneizar la política de atención a la infancia» y cerrar «de forma unilateral» un proceso de diálogo para aportar ideas, que, según los denunciantes, nunca «llegó a abrirse de forma real».

Ayer, volvieron a defender sus programas mientras reclamaban la paralización del proceso de licitación que el Ayuntamiento puso en marcha el pasado verano. Una iniciativa que ellos recurrieron, aunque sus alegaciones fueron desestimadas hace unos días, según se les notificó en una carta.

«Nosotros no nos oponemos a los sistemas abiertos de licitación. Lo que no entendemos es que se subasten unos proyectos cuyo germen, crecimiento y desarrollo no son de titularidad municipal, sino fruto del impulso ciudadano y del esfuerzo anónimo de mucha gente durante mucho tiempo. Son patrimonio de los barrios y de sus gentes», matizó ayer Sanz mientras recordaba que algunos centros llevan más de 20 años funcionando.

De los diez espacios de tiempo libre impulsados y gestionados por entidades ciudadanas que tienen convenios con el Ayuntamiento, solo estos cinco se han manifestado abiertamente en contra de «unos pliegos de marcado carácter mercantil, donde prima lo económico por encima de cualquier consideración social», insistió Sanz. Ante esta situación, los centros críticos han decidido volver a movilizarse y el próximo 21 de febrero entregarán ante el registro municipal más de 3.000 firmas de apoyo recabadas entre personas cercanas al entorno de los centros de tiempo libre.

'''
$(html_text)
'''En los centros de tiempo libre de los barrios de Torrero, Casco Viejo o La Magdalena, las intervenciones que se llevan a cabo con los niños son tan individualizadas que sus monitores no solo conocen sus necesidades, también son conscientes del día a día de sus familias. Por eso, trabajan con ambas partes de forma conjunta. Y es esta «singularidad, flexibilidad y adaptación al entorno» lo que quieren preservar los responsables de los centros de tiempo libre Os Mesaches, el Trébol, Gusantina, Pandora y Adunare, que atienden a más de 2.000 niños. Chavales que, según denuncian estos colectivos, podrían verse afectados por el «interés» del Ayuntamiento de Zaragoza de fomentar «un proyecto educativo estanco, que encorseta la flexibilidad de nuestras intervenciones», apunta Mª Jesús Ruiz, de Adunare. Ante la pregunta de si esta medida está motivada por cuestiones económicas, los centros de tiempo libre insisten en que no creen que esta sea la principal razón. De hecho, el Ayuntamiento sigue pagando por sus servicios desde hace dos años, cuando se dio por terminado el último convenio. Ahora, abonan las facturas mensualmente, aunque alguna vez se hayan retrasado en el pago. «La verdadera razón es que se tienden a tratar a todos los chicos por igual, aunque eso es imposible porque en los centros de titularidad municipal cuentan con más recursos que los que están conveniados», apuntó Iván Sanz, responsable del Trébol. De lo que sí son conscientes estos centros es que si el Ayuntamiento licita los proyectos a otras entidades sociales, ellos se quedarían sin ayudas. Además, podrían verse abocados a reducir las jornadas laborales de sus trabajadores, aunque lo que más les preocupa son «los cambios en la metodología de intervención», indicó ayer Sanz. Por este motivo, piden, aprovechando las próximas elecciones, que los grupos políticos garanticen en sus programas la continuidad de las políticas de infancia en un futuro inmediato. Nuevas movilizaciones Mientras esperan una respuesta satisfactoria, estos centros han llevado a cabo diferentes movilizaciones para protestar por la decisión del Consistorio de «homogeneizar la política de atención a la infancia» y cerrar «de forma unilateral» un proceso de diálogo para aportar ideas, que, según los denunciantes, nunca «llegó a abrirse de forma real». Ayer, volvieron a defender sus programas mientras reclamaban la paralización del proceso de licitación que el Ayuntamiento puso en marcha el pasado verano. Una iniciativa que ellos recurrieron, aunque sus alegaciones fueron desestimadas hace unos días, según se les notificó en una carta. «Nosotros no nos oponemos a los sistemas abiertos de licitación. Lo que no entendemos es que se subasten unos proyectos cuyo germen, crecimiento y desarrollo no son de titularidad municipal, sino fruto del impulso ciudadano y del esfuerzo anónimo de mucha gente durante mucho tiempo. Son patrimonio de los barrios y de sus gentes», matizó ayer Sanz mientras recordaba que algunos centros llevan más de 20 años funcionando. De los diez espacios de tiempo libre impulsados y gestionados por entidades ciudadanas que tienen convenios con el Ayuntamiento, solo estos cinco se han manifestado abiertamente en contra de «unos pliegos de marcado carácter mercantil, donde prima lo económico por encima de cualquier consideración social», insistió Sanz. Ante esta situación, los centros críticos han decidido volver a movilizarse y el próximo 21 de febrero entregarán ante el registro municipal más de 3.000 firmas de apoyo recabadas entre personas cercanas al entorno de los centros de tiempo libre.''' $(html_text)

¡Ups!Para continuar leyendo tienes que registrarte como usuario de Heraldo.es.

Disfrutarás de:

CONTENIDO EXCLUSIVO ONLINE OFERTAS Y PROMOCIONES EXCLUSIVAS ACCESO ILIMITADO A HERALDO.ES
¡Sólo te costará 1 minuto! Regístrate GRATIS
'''En los centros de tiempo libre de los barrios de Torrero, Casco Viejo o La Magdalena, las intervenciones que se llevan a cabo con los niños son tan individualizadas que sus monitores no solo conocen sus necesidades, también son conscientes del día a día de sus familias. Por eso, trabajan con ambas partes de forma conjunta. Y es esta «singularidad, flexibilidad y adaptación al entorno» lo que quieren preservar los responsables de los centros de tiempo libre Os Mesaches, el Trébol, Gusantina, Pandora y Adunare, que atienden a más de 2.000 niños. Chavales que, según denuncian estos colectivos, podrían verse afectados por el «interés» del Ayuntamiento de Zaragoza de fomentar «un proyecto educativo estanco, que encorseta la flexibilidad de nuestras intervenciones», apunta Mª Jesús Ruiz, de Adunare. Ante la pregunta de si esta medida está motivada por cuestiones económicas, los centros de tiempo libre insisten en que no creen que esta sea la principal razón. De hecho, el Ayuntamiento sigue pagando por sus servicios desde hace dos años, cuando se dio por terminado el último convenio. Ahora, abonan las facturas mensualmente, aunque alguna vez se hayan retrasado en el pago. «La verdadera razón es que se tienden a tratar a todos los chicos por igual, aunque eso es imposible porque en los centros de titularidad municipal cuentan con más recursos que los que están conveniados», apuntó Iván Sanz, responsable del Trébol. De lo que sí son conscientes estos centros es que si el Ayuntamiento licita los proyectos a otras entidades sociales, ellos se quedarían sin ayudas. Además, podrían verse abocados a reducir las jornadas laborales de sus trabajadores, aunque lo que más les preocupa son «los cambios en la metodología de intervención», indicó ayer Sanz. Por este motivo, piden, aprovechando las próximas elecciones, que los grupos políticos garanticen en sus programas la continuidad de las políticas de infancia en un futuro inmediato. Nuevas movilizaciones Mientras esperan una respuesta satisfactoria, estos centros han llevado a cabo diferentes movilizaciones para protestar por la decisión del Consistorio de «homogeneizar la política de atención a la infancia» y cerrar «de forma unilateral» un proceso de diálogo para aportar ideas, que, según los denunciantes, nunca «llegó a abrirse de forma real». Ayer, volvieron a defender sus programas mientras reclamaban la paralización del proceso de licitación que el Ayuntamiento puso en marcha el pasado verano. Una iniciativa que ellos recurrieron, aunque sus alegaciones fueron desestimadas hace unos días, según se les notificó en una carta. «Nosotros no nos oponemos a los sistemas abiertos de licitación. Lo que no entendemos es que se subasten unos proyectos cuyo germen, crecimiento y desarrollo no son de titularidad municipal, sino fruto del impulso ciudadano y del esfuerzo anónimo de mucha gente durante mucho tiempo. Son patrimonio de los barrios y de sus gentes», matizó ayer Sanz mientras recordaba que algunos centros llevan más de 20 años funcionando. De los diez espacios de tiempo libre impulsados y gestionados por entidades ciudadanas que tienen convenios con el Ayuntamiento, solo estos cinco se han manifestado abiertamente en contra de «unos pliegos de marcado carácter mercantil, donde prima lo económico por encima de cualquier consideración social», insistió Sanz. Ante esta situación, los centros críticos han decidido volver a movilizarse y el próximo 21 de febrero entregarán ante el registro municipal más de 3.000 firmas de apoyo recabadas entre personas cercanas al entorno de los centros de tiempo libre.''' $(html_text)
  


  • PABLO14/02/11 00:00
    Sin pretender entrar en debates estériles con gente que no está dispuesta a escuchar nada más allá de sus propios argumentos (pongamos, por ejemplo, que se llama Roberto, es solo un ejemplo, eh, a ver si va a haber algún tiquismiquis que se da por aludido, que no es mi pretensión) quisiera hacer un par de puntualizaciones. La primera es que todas las opiniones acerca de este y cualquier otro tema merecen mi respeto las vierta quien las vierta. Eso sí, no creo que todas las opiniones sean igual de respetables y cito otro ejemplo: obviamente no es lo mismo Belén Esteban pronunciándose sobre el devenir de la crisis que nos asola que José Luis Sanpedro (por citar a alguien) opinando sobre el citado tema. Ambas respetables, pero una más que otra.  La respetabilidad de un argumento u opinión gana enteros cuando viene avalada bien por datos reales, bien por experiencias personales con capacidad de trascender el reduccionismo de la casuística.  ?En realidad, la atención a los niños y el compromiso con los barrios del resto de los centros municipales no es distinto al de estos cinco centros? Pero vamos a ver, como va a ser igual la atención y el compromiso con los barrios de una asociación de vecinos u organización sin animo de lucro que la de una empresa con animo de lucro preocupada de la rentabilidad económica del proyecto en beneficio propio. Ejemplos hay a patadas en nuestra ciudad de lo que ha ocurrido en estos años con ciertas gestiones ?privadas? y con sus gestores. Y si tienes algún argumento concreto sobre el gran compromiso de estas empresas en los barrios pues los puedes compartir y así reflexionamos todos sobre el gran beneficio social que reporta la codicia y la avaricia de algunos que gestionan lo mismo una residencia de ancianos que un servicio de catering. Esto no lo digo para idealizar la gestión de las organizaciones, puesto que seguro que ha habido fallos y cosas mejorables sino para que, por favor pongamos un ápice de sentido común a nuestras palabras. ?El tema de fondo es que estas 5 entidades hasta ahora reciben dinero municipal sin ningún tipo de control posterior, es decir, un chollo. ?  Aquí ya voy a dejar los eufemismos a un lado para decir, querido e imaginario Roberto que esto es MENTIRA, una burda mentira, una malintencionada mentira de alguien a quien (sin jugar al ?mentalista?) la casuística ha debido jugar alguna mala pasada. Porque no te informas un poquito en el organismo correspondiente de los controles exhaustivos a los que son sometidas estas entidades. Anda, hombre que no cuesta nada. También de paso podrías citar todos los casos chollo que conoces en esta historia. Yo, por mi parte lo que conozco son sueldos miserables, inestabilidad absoluta (sabias querido que si tras veinte años de servicio a un proyecto subsidiario de la administración, esta decide suspender el convenio, el trabajador o trabajadora se va a su casa con una manita delante y otra detrás, no como tú, que te irías a llorar al FOGASA para que te reconocieran tus servicios prestados, a pedir tus 45 días por año trabajado, etc, etc...; ellos y ellas no pueden. La administración te paga con miseria el trabajo de toda una vida. Por cierto, no trabajo en un centro de Tiempo Libre, por si te quedan dudas, soy electricista y padre de tres niños que tienen la opción de participar de una experiencia a través de nuestro CTL  que va más allá de contar un cuento los miércoles o jugar al fútbol los sábados. Me gustaría contártelo, pero no creo que lo entendieras. Salud.
  • Ana13/02/11 00:00
    Oye, Roberto, ¿tú de qué conoces estos centros? Porque sorprende tu valoración así a bote pronto. Más bien parece que estás en el equipo del ayuntamiento que está tomando este tipo de decisiones, en vez de alguien de la calle normal. Nosotros somos padres de niños que acuden a estos centros de educación "deficiente" como dices tú, y desde luego no vemos que falte ningún tipo de control. Los controles están, lo que pasa es que es más fácil dar a todos café para controlar lo que han bebido, que darles a cada uno lo que necesita, porque entonces el que controla tiene que pensar, y trabajar, que parece ser lo último que se le debe pedir a la administración con nuestro dinero. ¿Para unificar hay que rebajar cualificación de educadores, horas de atención, salarios, actividades a realizar...? Pues vaya unificación, siempre por lo bajo... Ya me dirás de donde has salido tú, y tus opiniones....
  • SigfridoR212/02/11 00:00
    Roberto, me sorprenden tus juicios. Si ,,la atención a los niños y el compromiso con los barrios del resto de los centros municipales no es distinto al de estos cinco centros,, y luego afirmas ,,en algunos casos diría que en estos 5 centros la atención y el tipo de educación que dan a los niños es incluso deficiente,, Mi conclusión es que en todos los centros hay deficiencias, en algunos casos. Pero no es este el tema aunque es importante. Para ti ,,el tema de fondo, es que estas 5 entidades hasta ahora reciben dinero municipal sin ningún tipo de control posterior,, ,,con el nuevo sistema ...el chollo que tiene montado se les acaba,,Creo que tu afirmación es temeraria e injusta.. No voy a entrar en debate contigo, pero sí voy a exponer la realidad que yo conozco del Centro de Tiempo de Libre de Oliver Es un proyecto que con otros nació de la Asociación de Vecinos y ahora gestiona Adunare. Todos ellos forman parte de la identidad del barrio. Sus valores: iniciativa vecinal, implicación, preparación y profesionalidad de sus trabajadores , atención especial a los niños en riesgo de exclusión, presencia de voluntarios, eficiencia en la gestión y eficacia en los resultados, implicación en la tarea reivindicativa de Oliver, persistencia en el tiempo y en el éxito....Creo que este Centro ha aportado mucho a Oliver y merece tratado tal como pide. Deseo que todos los Centros ?los cinco y los demás -, mediante el diálogo, consigan la seguridad jurídica y económica que necesitan para la labor admirable que llevan a cabo en los barrios de Zaragoza
  • angelico12/02/11 00:00
    Frente a este gobierno municipal la u.t.e. psoe-par privatizadora y mercantilista, de grandes titulares mientras olvidan lo pequeño, el día a día de cada barrio, que reducen presupuestos sociales (aunque con artimañas digan lo contrario)? Estos proyectos están imbricados en cada barrio, con sus matices, en lo común la cálidez en la atención a chavales y familias, la calidad en darles protagonismo cada día. Hemos pasado cientos de voluntarios por ellos, muchas las familias afectadas... Nos vemos en las urnas en mayo.
  • Roberto12/02/11 00:00
    En realidad, la atención a los niños y el compromiso con los barrios del resto de los centros municipales no es distinto al de estos cinco centros. En algunos casos diría que en estos 5 centros la atención y el tipo de educación que dan a los niños es incluso deficiente. El tema de fondo es que estas 5 entidades hasta ahora reciben dinero municipal sin ningún tipo de control posterior, es decir, un chollo. Lo que pasaría con el nuevo sistema es que el ayuntamiento controlaría qué se hace con el dinero, con lo que el chollo que tienen montado se les acaba. Que dejen de intentar ser distintos en su modelo educativo porque no lo son.


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo