Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

SUCESO EN ALCAÑIZ

«Perdí el norte; solo de pensar lo que hice, siento escalofríos»

El vecino de Alcañiz que hirió a un policía en un tiroteo en la calle, aseguró tener problemas psicológicos y pidió perdón.

M. A. MORENO. TERUEL Actualizada 02/11/2011 a las 23:07
7 Comentarios
El acusado, tras el biombo, mientras declara el policía herido.J. ESCUDERO

Jorge Gracia Arpal, el vecino de Alcañiz que en junio de 2009 hirió a un policía local en el hombro con un disparo de escopeta en el transcurso de un tiroteo en plena calle de San Pascual, declaró este miércoles en el juicio que en aquellos momentos se sentía «descontrolado» y que no se daba cuenta de lo que hacía.
 

Aunque al principio de su testimonio dijo no recordar la mayor parte de lo ocurrido, poco después relató que ese día había bebido casi 20 cervezas, que padece problemas psicológicos y que no era consciente de la situación. "Perdí el norte; solo de pensar lo que hice, siento escalofríos. Sé lo que quiero, pero no sé lo que hago. Me deprimo al consumir alcohol", confesó.


 

Si bien la vida del policía herido no corrió peligro -el chaleco antibalas evitó daños mayores-, la víctima indicó que el suceso le impide desde entonces trabajar en la calle y que le ha sido prescrito tratamiento psicológico de por vida.
 

El Ministerio Fiscal estima que los hechos constituyen un delito de homicidio en grado de tentativa así como un atentado a la autoridad y pide para el acusado ocho años y medio de prisión y el pago de unos 14.000 euros en concepto de indemnizaciones. La acusación particular eleva a once los años de cárcel y a 39.000 euros la cuantía de compensación.

Por su parte, la defensa solicitó la absolución por entender que, de acuerdo a las pruebas periciales, Gracia Arpal sufre un trastorno de personalidad originado por inmadurez y baja autoestima que le lleva a beber para desinhibirse y lograr su objetivo, que en este caso habría sido el suicidio con ayuda de la Policía. El procesado había lanzado un tiro al aire antes de disparar al coche policial y después de pedir al 112 que enviara a un francotirador para acabar con su vida.



  • tlv04/11/11 00:00
    A ver eustakioooo...es un policia siiiii, pero tambien es una persona..por esa regla de tres no nos deberiamos creer que el acusado tiene problemas psicologicos...es sentido comun....
  • Yo04/11/11 00:00
    me gustaria saber como opinariais si fuese familar vuestro el policia...  o mejor aun: si fuese nu familiar vuestro de a pie el herido, que con 20 cervezas es facil qeu se escape el tiro...
  • emilio anadon03/11/11 00:00
    Ante todo mi rechazo a actos como este, eso quiero dejarlo muy claro , pero me extraña lo no trabajar en la calle....y un albañil que se caiga del andamio y sufra daños sicologicos donde lo pone el jefe a trabajar tras recuperarse si sufre alguna lesión?. Si no puede subir de nuevo al andamio pues de patitas en la calle
  • RGA03/11/11 00:00
    Y este "señor" no necesitara un poco de sur? ya que perdio el norte...  A una carcel de Kenia lo mandaba yo!!!!Bien al sur...
  • sinsentido03/11/11 00:00
    Si el motivo del biombo era que el acusado no viera al policia, no tiene más que comprarse el Heraldo o ver en Internet y puede imprimirse una foto de él. Sinsentido!!
  • tomapetaka03/11/11 00:00
    muy buena la composición de la foto. biombo,acusado,victima, lo tiene todo
  • Eustakio03/11/11 00:00
    Esta claro que este señor tiene problemas psicológicos así que a un psiquiatra por el resto de su vida... Lo que me choca es lo del policía. Tratamiento psicológico de por vida? Por un disparo en el chaleco? No sé... es un policía no? Es una profesión que sabe que se juega la vida y sabe que puede recibir disparos...





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual