Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

TERUEL

El alcalde asegura que no se derribarán casas en el asentamiento gitano sin una alternativa

El Ayuntamiento espera solucionar el problema según las directrices de la nueva ley de la vivienda de Aragón.

LEONOR FRANCO. TERUEL Actualizada 13/01/2012 a las 23:16
7 Comentarios
El asentamiento gitano discurre en torno a una calle, invadida por construcciones.BYKOFOTO/ANTONIO GARCíA

«No se hará ningún derribo de edificaciones que afecten a las personas si antes no se encuentra una solución». Con estas declaraciones, el alcalde de Teruel, Manuel Blasco, salía ayer al paso de la polémica suscitada en torno a las viviendas ilegales del asentamiento gitano del barrio de Pomecia. La controversia ha surgido tras el requerimiento por parte de la Gerencia de Urbanismo de la demolición inmediata de 29 construcciones de este poblado por encontrarse «en zonas verdes y espacios públicos libres o en suelo no urbanizable». De esta situación se excluyen las primeras casas que construyó Cáritas, que cuentan con licencia.


Blasco advirtió, no obstante, de que no se tolerará que los vecinos sigan construyendo viviendas ilegales sobre propiedades ajenas, «además, encima de vías públicas y aceras». «Nuestra obligación -subrayó- es que el problema no crezca más».

Si bien el conflicto ha salido a la luz estos días, los expedientes urbanísticos sobre el barrio gitano son antiguos y los orígenes de los requerimientos municipales actuales arrancan en 2007, a raíz de las denuncias presentadas por los propietarios de los terrenos donde se levantan las infraviviendas. Durante estos años se han cruzado un sinfín de escritos de la Gerencia de Urbanismo, de la Fiscalía, incluso del Justicia de Aragón. En 2010, la Dirección General de Urbanismo instó al Ayuntamiento a adoptar una solución a una «infracción urbanística grave». Y a mediados de diciembre del año pasado se enviaron los requerimientos de demolición de las 29 construcciones, entre ellas la iglesia.

El alcalde insistió en que los vecinos de Pomecia «pueden estar tranquilos; las máquinas no entrarán en el barrio». Pero admitió que la solución urbanística se presenta «compleja». «Tiene que ser global, y habrá que llegar a convenios entre propietarios, Ayuntamiento y vecinos», dijo, tras matizar que los titulares de los terrenos «llevan décadas clamando en el desierto».

El primer edil de Teruel orientó la solución a la nueva ley de la vivienda del Gobierno de Aragón y a las posibles subvenciones que se contemplen para la recuperación de espacios invadidos por infraviviendas. Dijo, asimismo, que se puede encauzar «a las posibilidades que plantee el plan urbanístico».

En relación a las declaraciones del presidente de la Asociación de vecinos de Pomecia, José Gabarre, criticando un trato «discriminatorio» hacia la población gitana, Manuel Blasco se mostró contrariado: «Lo niego rotundamente y no lo consentiré, porque siempre hemos mantenido el máximo respeto a los vecinos de ese barrio. Es más, les garantizamos el mismo trato que al resto de ciudadanos».

José Gabarre reconoció que a lo largo de los casi cincuenta años de existencia del poblado se ha producido «un cierto consentimiento a estas viviendas por parte de las autoridades», una permisividad que también admitió Manuel Blasco: «No se ha actuado antes, por lo que en Pomecia se ha creído que se podía continuar construyendo de forma ilegal».

El arquitecto Lucas Cañada, quien ha remitido un escrito de alegaciones al Ayuntamiento en contra de la orden de demolición, por encargo de los vecinos de Pomecia, señaló que en su informe, entre otras cuestiones, se objeta el hecho de que el suelo donde se asientan parte de las viviendas está pendiente de una unidad de ejecución, por lo que todavía no está definido el planeamiento que definirá las zonas verdes y los espacios de usos públicos. Expone, igualmente, que hay constancia, por la cartografía oficial de 1994 aportada, de que las viviendas existían ya hace quince años.

En opinión del arquitecto, la solución es «difícil, dada la precariedad de las viviendas», y considera que esta pasa por el realojo de los vecinos en otras zonas.



  • socio-gobierno18/01/12 00:00
    con esto pasara lo mismo que con la fonda utrillas que por silencio administrativo ahora pagara lo que pidan los propietarios de los solares del barrio pomecia y todos contentos esto si que es un pais de pandereta como dijo una vez el señor rajoy.
  • pepe17/01/12 00:00
    pepe, 30 años sin vivienda propia, viviendo como puede entre casa sus padres y casa su hermano yo tambien quiero que me hagan una vivienda, me reubiquen y me salga lo mas gratis posible ¿como lo hago?? ¿acampo en pomecia y tambien me lo daran?, o ¿sigo trabajando como hiceron mis padres y poco a poco conseguire el dinero para poder comprarme una vivienda? si los terrenos no pertenecen a estos señores....las casas alli construidas tampoco, o en todo caso que las cojan y las muevan hasta algun terreno que les pertenezca ¿a santo de que se pone uno a construir en un terreno que no es suyo? ¿si lo hago yo me dira alguien algo? ¿me dejaran? aunque parecido, el tema de las construcciones de las viñas y otros, no es igual, alli creo que la gente ha edificado en sus terrenos ya vera el ayuntamiento si con una denuncia y regularizacion de los impuestos no pagados y algo mas se soluciona, pero lo de pomecia, me parece que es otra cosa... esta gente solo exige y tiene derechos, pero.... ¿y las obligaciones? irpf, autonomos, ibi, proyectos de obras, y demas impuestos y muchos servicios agua luz etc etc etc
  • Juan16/01/12 00:00
    Que derriben estas casas si son ilegales, pero que tambien tiren las miles de casas construidas de forma ilegal en terrenos particulares en los alrededores de Teruel, esto es práctica habitual y nadie toma cartas en el asunto...
  • andres15/01/12 00:00
    Suscribo el comentario de Jose Luis, y como Paya, yo tb quiero una vivienda digna por el morro. Si no, he visto un terreno en Las Viñas que me gusta mucho, asi que a lo mejor voy allí y me hago una casa, a ver si el Ayuntamiento y el propietario del terreno lo permiten. Lo que hay es mucha discriminación, pero positiva hacia el colectivo gitano. Aquí estamos muchos pagando hipoteca por un pequeño piso, en una zona que no es nuestra preferida, lejos de nuestras familias, y sin rechistar, pero ellos plantan la casa donde quieren, con la familia al ladico y ojito me la toques. Vamos, de república bananera.
  • Doble vara de medir15/01/12 00:00
    Nada nuevo bajo el sol, se puede quebrantar la ley, para algunos no tiene consecuencia alguna. 
  • JOSÉ LUIS14/01/12 00:00
    Me parece chocante que el alcalde ahora se amilane y venga a equiparar a un señor que contruye una casa ilegal en SU TERRENO con otros casos en los que se INVADE la propiedad de otros. Y ojo, que hay verdaderos chalés en Pomecia. Además, han tenido todos estos años para ahorrar dinero para la entrada para una VPO, y no como hacemos el resto de los mortales, que tenemos que hipotecarnos hasta los ojos para acceder a una vivienda. Y ahora hay que estar atentos a las EXIGENCIAS de Pomecia en su realojo. Me da en la nariz que no se van a conformar con un piso de 80 m2.
  • Paya14/01/12 00:00
    Yo también quiero un pisito.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual