Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

En colaboración con Itainnova

Aquí hay ciencia

Del azul al morado pasando por la Roja

¿Presenta la nueva equipación de la selección española una franja morada o se trata de un efecto óptico? Veamos qué dice la ciencia.

Miguel Barral 14/11/2017 a las 06:00
Etiquetas
La nueva camiseta de la selección española de fútbolEFE

¿Presenta la nueva y flamante equipación de la selección española una franja morada; esto es, reproduce la bandera republicana? Por sorprendente, absurdo, surrealista, deprimente…. -que cada cual ponga el adjetivo que considere más apropiado- que resulte, el debate, la polémica está en la calle -y las redes sociales-. Urge aclarar si el uniforme, además del rojo y el amarillo, incluye el morado o el azul. Y lo vamos a hacer asistidos por la ciencia. Analizaremos todos los factores que influyen en la percepción del color. Tendrás que llegar hasta el final para conocer la respuesta.

Factor 1. Qué es el color y de qué color son las cosas

El color no es una propiedad intrínseca de los objetos, ya sean estos flores, muebles o camisetas de selecciones. Sino que depende de la radiación luminosa que incide sobre ellos. Parte de esta radiación será absorbida y otra parte reflejada. Es esta última la que, al alcanzar nuestros ojos, determina el color.

Del azul al morado pasando por la Roja

Generalmente, la radiación incidente es el espectro visible completo, vaya, la luz blanca procedente del sol o de las lámparas; por eso el mismo objeto tiene (casi) siempre el mismo color. Por ejemplo, la Roja de la selección. Pero si la iluminamos con una fuente distinta, que emita una radiación monocromática azul (donde no hubiese radiación roja que pudiera ser reflejada), entonces la camiseta sería, o se vería, negra.

Factor 2. El color entra por los ojos

En la retina de nuestros ojos tenemos una clase de células fotorreceptoras: los conos, que son sensibles al color. Hay tres tipos de conos que reaccionan o responden respectivamente ante las ondas del espectro visible de longitud de onda corta media y larga. Por lo que, en un alarde de originalidad, se les denomina conos tipo S, M y L. Por decirlo de un modo intuitivo, los conos L ven o transmiten la señal de rojo, los M el verde y los L el azul. En función de qué tipo de conos sean estimulados y en qué proporción, vemos un color u otro.

Factor 3. Colores primarios y combinación de colores

Vinculado a lo anterior, los colores primarios desde un punto de vista lumínico son el rojo, el verde y el azul. O dicho de otro modo, que a partir de tres fuentes de luz monocromática de estos colores –vaya, una linterna azul, una roja y una verde- se puede obtener por combinación el resto de colores que percibimos. De manera análoga, cuando la radiación que alcanza nuestros ojos estimula los conos rojos y verdes, el resultado es que percibimos el color amarillo.

Del azul al morado pasando por la Roja

Factor 4. El púrpura o morado no es un color (verdadero)

El morado no es verdaderamente un color, lo que significa que no forma parte del espectro visible. No hay una longitud de onda que defina el color morado. Así pues, este surge de combinar azul y rojo. Lo que supone que percibimos que un objeto es púrpura cuando, procedentes de él, recibimos dos radiaciones de forma simultánea y combinada que estimulan los conos que ven (que transmiten la señal) en rojo y en azul.

Factor 5. De ilusiones ópticas también se (vi)ve

Aunque nuestro cerebro exhibe una gran capacidad para procesar e interpretar la información visual que recibe de forma correcta y adecuada, algunas veces, y en función de las condiciones que se den, puede 'verse' engañado. Así, cuando se nos presentan dos colores (señales luminosas) entremezclados, por ejemplo dispuestos en un esquema de finas rayas intercaladas o de puntos yuxtapuestos (en esto consiste el puntillismo), a una distancia suficiente, ambos pueden superponerse de tal modo que el efecto resultante sea la combinación de ambos.

Factor 6. El diseño en diamantes de Adidas

Al hilo de la polémica suscitada, Adidas, empresa responsable de la camiseta, emitió un comunicado oficial en el que explicaba que “el diseño de la actual camiseta resume el coraje y la furia de nuestra selección, con gráficos de diamante rojo, amarillo y azul, que representan las mejores cualidades de este equipo: velocidad, energía y su conocido estilo de juego”. Lo que ya no explicaba dicho comunicado es que estos diamantes no son sólidos sino que son un enrejado o combinación de líneas o estrechísimas franjas sobre el fondo rojo. Que, en el caso concreto de la columna de diamantes (pretendidamente) azules, son, claro está, rayas de color azul. La suma de todos los factores anteriores permite entender por qué, a ojos de la mayoría, parece que la camiseta exhibe una banda morada en lugar de azul. Se trata de una ilusión o (d)efecto óptico: una combinación de rayas azules sobre un fondo rojo se percibe como morada. 

Dicho lo cual, el debate no debería ser si la franja de la discordia es morada o azul. Que no es ni una cosa ni la otra, sino una combinación de rayas azules sobre un fondo rojo. El debate, de haberlo, debería centrarse en si se trata de una ilusión fortuita o pretendida.

 

 

 

 

 





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo