Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

En colaboración con Itainnova

Aquí hay ciencia

De la Pantera rosa al chocolate rosa

La última novedad es el chocolate rosa, derivado de una variedad de cacao, pero ¿por qué era rosa el pastelito de la infancia de los que fuimos a EGB? Acompáñanos en este regreso al pasado. 

Miguel Barral 23/09/2017 a las 06:00
El nuevo chocolate rosa ha sido bautizado como RubyBarry Callebaut

Yo también fui a EGB. Y disfruté comiendo 'panteras rosas', míticos pastelitos rosáceo objeto de deseo. Aunque seguramente no tantos como hubiese querido. De hecho, para mí y mis congéneres, disfrutar de una Pantera rosa era una especie de regalo o premio. Una excepcional concesión materna debido al rechazo que el bollito provocaba en las madres, expresado en el grito de guerra: “¡Es todo química!”. Entendiendo como tal, claro está, que el llamativo color rosa de su cubierta de chocolate, el mismo que lo hacía irresistible a nuestros ojos, era debido al uso y abuso de productos y compuestos químicos artificiales; no naturales.

Curiosamente, se mostraban mucho más indulgentes a la hora de incluir en nuestras meriendas otros productos tanto o más rosas, como la mortadela (y el chorizo y el salchichón), los yogures 'de fresa' o incluso el no menos mítico helado Frigopié. Hay que comprenderlas. Y es que si bien era admisible que la carne de cerdo fuese rosa (de hecho todavía hoy se debate si es blanca o roja) e igualmente podían serlo los yogures y helados de fresa en virtud del color de la fruta, el chocolate, por definición, tenía que ser marrón oscuro. O como mucho blanco. Lo que asimismo explica por qué el Phoskito o el Tigretón gozaban de mayor aceptación y predicamento.

Viene este nostálgico discurso a cuento de la nueva variedad de chocolate desarrollada por la compañía suiza Barry Callebaut, el bautizado como chocolate ruby (rubí) o rosa. Y cuya sorprendente coloración es propia del polvo de cacao extraído de los granos de la variedad de cacao seleccionada para su obtención. En definitiva, un chocolate intrínsecamente rosa que es de suponer reconciliará a las madres del futuro con los pastelitos de dicho color. Sus hijos ya no “comerán química (artificial)”.

¿Pero tenían razón las madres de la EGB cuando ponían ese grito en el cielo? En su página web, Bimbo lista los ingredientes empleados (a día de hoy) para la elaboración de la genuina Pantera rosa. Entre ellos se incluyen los colorantes: E-120, E-160c, E-161b y E-170. Crípticos códigos tras los que se ocultan, respectivamente, el ácido carmínico, el extracto de pimiento, la luteína y el carbonato cálcico.

Con respecto al último, el carbonato cálcico, se trata de un aditivo de origen mineral (y por tanto natural) que se obtiene por molienda de roca caliza. Y digo aditivo porque además de cómo colorante se emplea también como antiacidificante, gasificante y antiapelmazante. Tiene un color que va del blanco al gris. Y se usa sobre todo en panadería, pastelería y bollería para dar a la masa de panes y bizcochos su esponjosa textura y un atractivo y uniforme calor “blanco”.

Descartado este como responsable del color de la chocolateada y rosácea cubierta, vamos con la luteína: de color entre naranja y rojo, se obtiene por extracción de los pétalos de caléndula, la popular margarita. Y por tanto tiene también origen natural. No deja de ser curioso que una de sus principales aplicaciones sea como aditivo en el pienso de las gallinas ponedoras, a fin de que la yema de los huevos luzca un color más intenso en lo que supone una suerte de retroalimentación dado que la yema de los huevos es una de las principales fuentes alimenticias de luteína.

Y por fin llega el turno de los dos principales 'sospechosos'. El ácido carmínico es otro colorante de origen natural y de color rojo carmín (como era obvio). Aunque dudo que nuestras madres se muestren más transigentes cuando descubran que se obtiene de secar y pulverizar kilos y kilos de cochinillas (Dactilopius coccus), el insecto huésped del nopal (un tipo de cactus), de cuya savia se alimenta. Y que además de en Centroamérica y Sudamérica se da especialmente bien en Lanzarote.

Por su parte, el extracto de pimiento, también denominado paprika se obtiene del pimiento rojo, color que conserva.

Visto lo visto, puede que el increíble color de la Pantera rosa fuese todo química (que, en efecto, lo es). Pero era natural. Aunque no debido al chocolate.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo