Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

En colaboración con Itainnova

D+i

Compartir la ciencia con todos

También desde la divulgación de la ciencia se puede trabajar, si incluimos a todo tipo de públicos, por la integración social, por la equidad, por la democratización de la cultura científica. Estas fueron las metas del encuentro de Divulgación Innovadora D+i que, organizado por la Fundación Zaragoza Ciudad del Conocimiento, tuvo lugar el pasado sábado en Etopia

Con 'La tienda ecológica', las alumnas del Programa de Mejora del Aprendizaje y del Rendimiento se olvidan del recreoC. Muñoz

«Soy afiliado a la Once y ciego de nacimiento. Jamás he visto una estrella... pero me lo creo». Jesús Viver asistió junto a otros compañeros al taller Astronomía accesible que las jornadas de Divulgación Innovadora D+i ofrecieron hace un par de años. El pasado sábado compartió su experiencia en el encuentro D+i También para Otros Públicos celebrado en Etopia. Allí expuso que «las personas ciegas somos como los demás, simplemente necesitamos acceso a la información». En el caso de las ciencias, que son tan visuales, «si no tocas una galaxia o una constelación, no sabes cómo son».

Compartir la ciencia con todos

Este encuentro profesional estuvo centrado en cómo divulgar mejor, para todo tipo de personas, también para esos perfiles que cuesta más alcanzar. Y ya que el lema de este año era ‘Todos incluidos’, no se quiso hablar de esos ‘otros públicos’ sin ellos. Los receptores de esas actividades divulgativas inclusivas fueron invitados especiales y compartieron sus impresiones: como Cindy Sefah Asamoah, alumna del colegio zaragozano Ramiro Solans que, tras aprender a programar con el proyecto Gen10s de Ayuda en Acción y Google, quiere ser inventora; o Imane El Jadaoui y Amina El Khiraoui, estudiantes de FP Básica de Administración en el IES Santa Emerenciana de Teruel que recibieron una mención especial en el concurso Cristalización en la Escuela.

Debate y formación

El encuentro combinó reflexión y práctica, a través de sendas sesiones formativas. Todo ello ofrecido por divulgadores de primera línea, verdaderos activistas empeñados en conquistar nuevos espacios para que el acceso a la cultura científica sea, de verdad, universal.

Nuevos territorios que pueden estar en los barrios y distritos madrileños con menor renta per cápita y menor acceso a ofertas de divulgación científica –Villaverde, San Blas-Canillejas, Usera, Puente de Vallecas, Carabanchel y Hortaleza–, adonde ha llegado el CSIC con ‘Ciencia en el barrio’; o en las audiencias masivas de programas televisivos como ‘Cuarto Milenio’ o ‘Chester in Love’, donde el bioquímico José Miguel Mulet ha acudido «porque si no, solo se oyen los mensajes alarmistas y no a los científicos».

Compartir la ciencia con todos

Una mejor divulgación también debe incorporar perspectiva de género, un tema que se abordó en un concurrido taller. Digna Couso, directora del Centro de Investigación para la Educación Científica y Matemática de la Universidad Autónoma de Barcelona, animó a actuar tempranamente, antes de los 10 años, pues luego la autopercepción ya está construida y, en general, las chicas creen que no valen y no se ven en carreras de ciencia y tecnología. La manera de que la ciencia sea para toda la gente es «deshacerse de la cultura de la excelencia», un modelo que aísla a la mayoría. «La ciencia la hace gente normal», dijo.

Compartir la ciencia con todos

Incluir

Desde la asociación Ciencia Sin Barreras, Alejandra García Frank, habló de «conseguir que nos entienda cualquier persona», también aquellas con diversidad funcional. Lo ideal es el diseño universal, con actividades multisensoriales que refuercen todos los sentidos y capacidades. Así, tendremos «no solo integración sino inclusión». El Observatorio Astronómico de la Universidad Valencia lleva la astronomía, a través de materiales táctiles, hasta las personas con discapacidad visual del Tercer Mundo. Saben que, «para un ciego, tocar la Luna es como leer en tu lengua», dijo María Jesús Moya, coordinadora de L’Aula del Cel. Por su parte, Santi Herrero, coordinador del proyecto de innovación docente ‘I.Am Able’ en la Universidad Complutense de Madrid, diseña con sus alumnos talleres para personas con diversidad cognitiva. Se pregunta que «si no excluimos a nadie para ir a un museo o a un concierto, ¿por qué hacerlo en la ciencia?».

 

 





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo