Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Ciencia de película

Nuevas cámaras digitales en 'El ataque de los clones'

Francisco Serón 09/04/2016 a las 06:00
Yoda, en 'El ataque de los clones', estrenada en la primavera de 2002.20th Century Fox / Lucasfilm Ltd.

“En el Senado Galáctico reina la inquietud. Varios miles de sistemas solares han declarado su intención de abandonar la República. Este movimiento separatista, liderado por el misterioso Conde Dooku, ha provocado que al limitado número de caballeros Jedi les resulte difícil mantener la paz y el orden en la galaxia. La senadora Amidala, la antigua reina de Naboo, regresa al Senado Galáctico para dar su voto en la crítica cuestión de crear un Ejército de la República que ayude a los desbordados Jedi….”.

Así comienza 'El ataque de los clones', Episodio II de la saga 'Star Wars'. Esta película, estrenada en la primavera de 2002, fue nominada a la categoría de mejores efectos visuales de los premios Oscar. Es de destacar la estupenda labor del diseñador de producción Gavin Bocquet, de la diseñadora de vestuario Trisha Biggar y del equipo de efectos visuales, especialmente la creación digital de Yoda que se caracterizó por una mejora sustancial de la movilidad y expresividad con respecto a su homólogo de 'El Retorno del Jedi'. Desde el punto de vista de narración visual la película puede categorizarse como de primer orden.



El uso de las nuevas cámaras digitales supuso una optimización del proceso de producción, ya que en primer lugar se saltaba el revelado del celuloide y se podía montar y modificar las escenas de forma rápida; posteriormente tampoco había que escanear las diferentes tomas para modificarlas con el ordenador y luego volverlas a llevar a película.

Las tareas de efectos visuales fueron muy exigentes, por ello, y con objeto de avanzar lo más rápidamente posible en la producción, se hizo uso de guiones sinópticos animados, más de 4.000 tomas, para su posterior uso por parte del director, actores, montadores y los artistas de efectos.

Los rodajes en exteriores se realizaron en Italia: el Palacio Real de Caserta (palacio de Naboo) y los jardines del lago de Como para los paisajes de Naboo; el desierto de Túnez, donde se rodaron las escenas del planeta Tatooine; y la plaza de España de la ciudad de Sevilla para la ciudad de Theed, capital de Naboo.

En este episodio aparecen dos nuevos planetas, el planeta Geonosis, con apariencia rocosa, poblado por insectoides que viven en montículos inspirados en los termiteros africanos cuyos interiores están decorados siguiendo una mezcla entre el estilo gótico y el estilo Art Nouveau. El otro se llama Kamino, planeta acuático y tormentoso al que se le dio por contraste una apariencia pulcra y elegante. La fisonomía de sus habitantes es la típica de los clásicos extraterrestres de cuello largo y ojos en forma de almendra. Tanto los escenarios de los planetas como de sus habitantes, así como los ejércitos de los soldados clon, se realizaron utilizando técnicas de modelado geométrico, modelado visual, animación y captura de movimiento de una calidad sorprendente.

Junto con los soldados clones se introdujeron informáticamente numerosos vehículos nuevos como los LAAT (los helicópteros de ataque Jedi), los tanques AT-TE, el caza Jedi conducido por Obi-Wan… Y como era de esperar, también se hicieron 68 decorados, entre los que destacan el club de Coruscant, la cámara del Consejo Jedi…

Por último, recordemos:
  • La escena que muestra a Anakin y Obi-Wan viajando a cientos de millas por hora en un bólido persiguiendo a un cazador de recompensas a gran altura sobre las calles de Coruscant, que hizo uso de más de 300 tomas de efectos.
  • La escena de persecución a alta velocidad a través de un campo de asteroides.
  • La escena del inmenso circo Geonosiano donde se combate con tres monstruos: el reek (parecido a un toro), el leonino nexu y el acklay semejante a un crustáceo. Mientras, fuera del circo, se desarrolla una épica batalla entre 200 jedis y cientos de soldados clónicos contra miles de droides. Esta última escena es la de mayores proporciones de cualquier otra película de la serie. Entre las criaturas sintéticas más sofisticadas, merece la pena recordar a Dexter Jettster que luce cuatro enormes brazos, amén de una camisa mugrienta, un delantal grasiento y unos pantalones con tendencia a la caída.
El Episodio II
Es la primera película de Star Wars que utilizó cámaras digitales de alta definición para la mayoría de las escenas con actores reales. Recibió comentarios de distinto tipo por parte de la crítica cinematográfica, y recaudó en todo el mundo 650 millones de dólares, siendo la cuarta película de la saga con mayor recaudación.


Francisco Serón es catedrático de universidad y geek.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo