Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Obesidad

Una variante genética promueve la obesidad

Un estudio muestra que la variación de un gen hace que las células grasas absorban la glucosa más rápido de lo normal, más del doble de su tamaño.

Europa Press. Madrid Actualizada 14/11/2017 a las 09:58
Etiquetas
Una variante genética impulsa a las células a almacenar grasa, promoviendo la obesidad.Pixabay

La obesidad a menudo se atribuye a una ecuación simple: las personas comen demasiado y hacen poco ejercicio; pero hay creciente evidencia de que al menos parte del aumento de peso que afecta a los humanos modernos está predeterminado. Una nueva investigación del 'Research Triangle', en Estados Unidos, sugiere que las variantes en un gen llamado anquirina B, que portan millones de estadounidenses, podrían hacer que la gente engorde sin tener culpa alguna.

El estudio, que se llevó a cabo en ratones, muestra que la variación del gen hace que las células grasas absorban la glucosa más rápido de lo normal, más del doble de su tamaño. Cuando se agrega un metabolismo de envejecimiento o una dieta alta en grasas a la ecuación, la obesidad se vuelve casi inevitable. "Lo llamamos obesidad sin fallos", afirma el autor principal del estudio, Vann Bennett, y profesor de Bioquímica en la Escuela de Medicina de la Universidad de Duke, en Durham, Carolina del Norte, Estados Unidos. "Creemos que este gen podría haber ayudado a nuestros antepasados a almacenar energía en tiempos de hambruna. En los momentos actuales, donde la comida es abundante, las variantes de anquirina B podrían estar alimentando la epidemia de obesidad", añade este experto, cuyo trabajo se publica este lunes en 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

Bennett descubrió la proteína anquirina B hace más de 30 años. Está presente en cada tejido corporal y actúa como un ancla atando las proteínas importantes al interior de la membrana de la célula. Bennett y otros investigadores han vinculado los defectos en la anquirina-B a una serie de enfermedades humanas, que incluyen el autismo, la distrofia muscular, el envejecimiento, la diabetes y los latidos cardiacos irregulares.

Hace varios años, Jane Healey, estudiante de doctorado que trabajaba en el laboratorio de Bennett, notó que los ratones con arritmia cardiaca causada por mutaciones en anquirina-B eran más gordos que sus compañeros de camada de tipo salvaje. Para descubrir por qué, creó modelos de ratón que llevaban un par de variantes humanas comunes del gen.

Damaris Lorenzo, investigador postdoctoral en el laboratorio en ese momento, descubrió que estos ratones engordaban rápidamente, encerrando la mayoría de sus calorías en tejido graso en lugar de enviarlas a otros tejidos para quemar en forma de energía, como informaron en un artículo publicado en 2015 en el 'Journal of Clinical Investigation'. "El problema es que todavía no sabíamos cómo funcionaba este gen --explica Bennett--. Existe la creencia común en el campo de que gran parte de la obesidad se remonta al apetito y los centros de control del apetito que residen en el cerebro. Pero, ¿y si no está todo en nuestra cabeza?".

Ratones se vuelven obesos sin comer más

Para estudiar esa cuestión, Lorenzo, ahora profesor asistente de Biología Celular y Fisiología en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, hizo que su grupo de investigación anulara por completo el gen de la anquirina-B en el tejido adiposo de los ratones.

Repitieron muchos de los mismos experimentos que se habían llevado a cabo en los modelos de ratones anteriores, que llevaban versiones mutantes de anquirina-B a través de sus cuerpos. Al igual que antes, los ratones modificados ganaron peso, y sus células de grasa blanca que almacenaban energía se duplicaron en tamaño, a pesar de comer y realizar ejercicio en la misma cantidad que los ratones normales. Incluso, el aumento de peso subió a medida que los ratones envejecieron o fueron alimentados con una dieta alta en grasas. "Rápidamente aprendimos que la mayor acumulación de lípidos en las células grasas se derramaba sobre el hígado y los músculos --relata Lorenzo--. La acumulación anormal de grasa en estos tejidos provocó inflamación e interrupción de la respuesta a la insulina, un sello distintivo de la diabetes tipo 2. Una cascada similar de eventos es lo que ocurre a menudo en humanos, y es por eso que la obesidad puede ser tan perjudicial para nuestra salud".

Después de realizar una serie de experimentos bioquímicos, Lorenzo demostró que eliminar o mutar la anquirina-B cambió la dinámica de Glut4, la proteína que permite que la glucosa entre en las células grasas. Como resultado, las compuertas de inundación se abrieron efectivamente, permitiendo que la glucosa fluya a las células más rápidamente de lo normal.

Lorenzo se preguntó si el mismo mecanismo se producía en otras mutaciones humanas conocidas de anquirina-B. Las variantes en anquirina-B son portadas por el 1,3 por ciento de los caucásicos y el 8,4 por ciento de los afroamericanos, lo que representa millones de personas solo en Estados Unidos. Lorenzo cultivó células de grasa con estas variantes y descubrió que ellas también absorbían glucosa a un ritmo mayor. La enfermedad parece originarse en el tejido graso, aunque es probable que tenga efectos en otras partes del cuerpo. "Encontramos que los ratones pueden volverse obesos sin comer más y que existe un mecanismo celular subyacente para explicar ese incremento de peso --plantea Bennett--. Este gen podría permitirnos identificar a las personas en riesgo que deberían vigilar qué tipo de calorías consumen y hacer más ejercicio para mantener su cuerpo y peso bajo control".

Pero primero, Bennett dice que sus hallazgos en el laboratorio deben confirmarse en la población general. Para ello, los investigadores deberán identificar a las personas con variantes de anquirina-B y luego evaluar los antecedentes familiares, la altura y el peso y los rasgos fisiológicos característicos, así como el metabolismo de la glucosa, para determinar el impacto de estas variantes en la salud humana.

- Ir al suplemento de salud.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo