Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Vacunas

"Las vacunas son necesarias para reforzar el sistema inmunitario y salvar vidas"

El Nobel Bruce Beutler, al que se conoce también como 'doctor Inmune', relata su trayectoria hasta ganar el Premio Nobel.

Otr/Press. Madrid Actualizada 30/08/2016 a las 13:07
Bruce Beutler (Chicago, 1957) ganó el Premio Nobel de Medicina en 2011.University of Texas Southwestern Medical Center

Le llaman 'doctor Inmune' porque lleva toda su vida dedicado a estudiar nuestro sistema de defensa natural. Bruce Beutler (Chicago, 1957) relata su trayectoria hasta descubrir las claves de la inmunidad innata, por lo que recibió el Premio Nobel, mientras recuerda el camino aún por recorrer: "Todavía un cuarto de la población mundial muere por enfermedades infecciosas".

La entrevista con el investigador es publicada por la agencia Sinc y recogida por Otr press. Beutler, experto en el sistema inmune y en descifrar la importancia de la inmunidad innata es un firme defensor de las vacunas: "Cuando alguien me pregunta cómo reforzar el sistema inmunitario siempre digo que a través de las vacunas. Aunque algunas presenten efectos secundarios, la mayoría no son graves y es mucho más probable salvar a tus hijos gracias a las vacunas que dañarlos", señala. "Se estima que tan solo la varicela mató a más de mil millones de personas antes de ser combatida por las vacunas. Son así de poderosas". Su descubrimiento fue considerado una segunda revolución en inmunología, pero él espera que haya muchas más revoluciones por venir hasta entender el funcionamiento de esta pieza clave de nuestra supervivencia. "Sobreestimamos lo que sabemos. No podemos predecir quién responderá y quién no a una vacuna, ni siquiera podemos decir con seguridad quién desarrollará una respuesta autoinmune, en la que el sistema ataca las células del propio organismo". 

La arteriosclerosis, alzhéimer y obesidad
Todavía quedan misterios como la inflamación, que juega un papel mucho más importante de lo que se creía en enfermedades como la arteriosclerosis, el alzhéimer o la obesidad. "Solo recientemente hemos comenzado a entender la inflamación como un proceso bioquímico, conocemos algunos de los receptores que la desatan, cómo funciona la señalización, qué se produce en el cuerpo para generalizarla", afirma.


"Entender mejor la inflamación estéril (no causada por agentes infecciosos) y comprender las enfermedades autoinmunes son los grandes desafíos que la inmunología tiene por delante, porque alrededor de un 12% de la población mundial lo sufrirá en el curso de sus vidas", concluye. "La ciencia es el trabajo más excitante y gratificante que nunca pude tener. Ser un científico te da continua libertad y te convierte en un explorador: cada día tienes la oportunidad de ver algo nuevo que nadie ha visto antes". Así es como entiende la vida y su trabajo este hombre que ha dedicado su vida a la investigación y el descubrimiento y se plantea aún muchos retos con la misma ilusión que el primer día. 


"Me emocionaba la capacidad de los átomos de formar criaturas vivas" 

"Desde que tenía más o menos siete años quería ser biólogo, incluso ahora me resulta difícil imaginarme estudiando una carrera diferente. Era consciente de que las formas de vida han cambiado continuamente en la Tierra a lo largo de millones de años. Conceptos como la variación genética, la selección natural y la herencia eran muy naturales para mí, incluso en la escuela elemental", señala. Afirma que "desde niño, me emocionaba la capacidad de los átomos de formar criaturas vivas que son mucho más que la suma de sus partes". Su entorno no fue lo que calificaríamos como el de un niño "normal". Descendiente de familia judía, su padre y sus abuelos paternos fueron reputados médicos que escaparon de la persecución nazi durante la Segunda Guerra Mundial y emigraron a Estados Unidos. Los maternos emigraron desde Ucrania. Con tan sólo 14 años Beutler hizo prácticas en el laboratorio de su padre, donde aprendió a separar y purificar proteínas y a analizar enzimas de glóbulos rojos. Dos de sus hermanos, además de él, seguirían la tradición familiar y se convertirían en médicos, mientras que un cuarto se dedicó a la ingeniera de software y los negocios. Decidido a cumplir una misión, Beutler avanzó y se saltó varios cursos de educación secundaria. Logró graduarse en la Universidad de California en San Diego con tan solo 18 años. A los 19 años entró en la destacada escuela de Medicina de la Universidad de Chicago. Era el miembro más joven de una clase de más de cien estudiantes. 

Los estudios sobre el herpes simple y los LPS
"A los 18 años pasé el verano en el laboratorio de Braude, donde escuché por primera vez en mi vida la palabra 'endotoxina'. Entonces no tenía ni la más remota idea de que se convertiría en mi principal objeto de estudio y me conduciría, veinte años después, a ganar el Premio Nobel. Todo ocurrió de una forma muy circular". Los LPS eran conocidos desde hacía más de un siglo y ya se sabía que son muy tóxicos. "Los mamíferos los reconocemos en pequeñas cantidades y respondemos a ellos a través de fiebre, presión arterial, problemas de circulación y todo tipo de síntomas hasta llegar al choque séptico, que puede ser letal. Pero si nuestro cuerpo no generase reacciones ante las bacterias, tendríamos graves problemas para sobrevivir", explica. Sus trabajos profundos sobre el herpes simple y los LPS lo pusieron en camino hacia el olimpo científico. Recibió en 2011 el Premio Nobel de Medicina junto a Jules A. Hoffman por "sus descubrimientos relativos a la activación de la inmunidad innata". 

La importancia de la inmunidad innata
El sistema inmunitario de los mamíferos se divide en dos tipos: el innato y el adquirido o adaptativo. El sistema adaptativo se apoya en la existencia de una memoria inmunológica para que nuestro cuerpo responda a amenazas concretas. Por el contrario, el sistema inmunitario innato responde de manera inmediata e inespecífica a estructuras comunes que comparten una gran mayoría de patógenos. Los descubrimientos de Beutler y Hoffman fueron claves para descifrar la importancia de los receptores en la inmunidad innata, que antes era considerada una parte poco sofisticada del sistema inmunitario. "Me daba cuenta de que hay muchos microbios cuyo funcionamiento no comprendemos bien, pero aun así todos son detectados por el sistema inmunitario, ¿cómo sucede eso?", se preguntaba Beutler. "Se sabía que existía un receptor para los LPS pero no sabíamos cuál era, así que me puse como misión encontrarlo", relata. 

Nuevas vías para tratamientos infecciosos, inflamatorios y cáncer
Su descubrimiento sobre el receptor del LPS (llamado TLR) ha abierto nuevas vías en el tratamiento de enfermedades inflamatorias e infecciosas, así como ciertos tipos de cáncer. Los TLR son una familia de proteínas del sistema inmunitario innato, capaces de reconocer la invasión de patógenos y estimular respuestas inflamatorias contra ellos. El cuerpo humano tiene once de estos receptores, cada uno codificado por un gen diferente. Son 'botones' del sistema inmunitario que reconocen distintos tipos de infección. "Uno de estos receptores reconoce el LPS, otros tres identifican la doble cadena de ADN de algunos virus... Si tienes una infección, uno o varios de estos receptores informarán a tu sistema inmunitario, que reconoce casi todos los microbios que existen. No es el único sistema de detección de patógenos que poseemos, pero sí es el más genérico, y sin él nuestra salud se vería comprometida todos los días", explica. "Hace 150 millones de años la mayoría de las personas morían de una infección. Todavía hoy un cuarto de la población mundial muere de infecciones", recuerda. El reconocimiento de la Academia Sueca a este trabajo le cambiaría la vida. Nunca olvidará cómo sucedió todo y así lo cuenta a la agencia SInc. "Acababa de volver de recoger un premio en China y tenía jet lag, no podía dormir y vi entrar un email con el título 'premio Nobel'. Pensé que quizá la Academia Sueca avisaba ese año a todos los miembros de las academias nacionales. Cuando leí que me habían dado el premio no lo podía creer", confiesa y afirma además que desde "aquel día el teléfono nunca dejó de sonar y ya no se ha calmado nunca".

Ir al suplemento de salud







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo