Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Cooperación y lucha contra la ceguera evitable

"Cada año de expedición humanitaria, es un chute de vitalidad importante"

El oftalmólogo aragonés Ángel Domínguez, especialista del Clínico, partió este domingo en una nueva misión de Ilumináfrica al Chad.

P. Berné. Zaragoza Actualizada 30/11/2015 a las 18:09
El oftalmólogo Ángel Domínguez abandonará este domingo su servicio del Clínico para operar altruistamente en el Chad durante 15 días de sus vacaciones.

Conocer que hay muchas personas dispuestas a entregarse a la ayuda humanitaria es una de las cosas que más motivan al oftalmólogo aragonés Ángel Domínguez. "A mí me gustan las relaciones verdaderas y el tener estas experiencias te ayuda a saber tener también esas relaciones aquí", confiesa este especialista del Hospital Clínico Lozano Blesa.

Él y otros tres cooperantes de la Fundación Ilumináfrica partieron este domingo rumbo al Chad en una nueva expedición solidaria que tiene por objetivo devolver la vista a aquellos que no tienen nada.  "Llegamos a Yamena (la capital del país) el domingo por la noche, y este lunes a las 6.00 cogemos la carretera hasta las 19.00 que solemos llegar al hospital de Dono-Manga", explica.

El trayecto no es fácil pues salvo las tres primeras horas, el resto es un devenir por diferentes caminos llenos de baches y agujeros que en temporada de lluvias acaban siendo impracticables. "La población y los animales se mueven también por las carreteras, con lo cual circular por allí es toda una aventura. A veces -relata- algunas religiosas de comunidades lejanas hacen un estudio de la gente discapacitada visual de la zona y nos los traen con sus propios todoterrenos hasta el hospital", cuenta este cirujano. 

Practicamente un 70% de los casos que ven en consulta son de ceguera bilateral. "Allí las cataratas o el tracoma avanzan muy rápido y, pese a los esfuerzos, el porcentaje de personas ciegas sigue siendo muy alto", confiesa. Un 90% de las operaciones que se realizan en el hospital de Dono-Manga son de cataratas y el 10% restante suele ser cirugía del tracoma, una enfermedad que era endémica en España y que consiguió erradicarse entre la década de los 40 y los 50. "Nuestros sistemas de higiene de cloacas y de agua clorada contribuyeron a eliminarla, pero allí se sigue transmitiendo por una bacteria al no haber suficiente disponibilidad de agua y jabón", sentencia. 


Esfuerzo aragonés para combatir las primeras causas de ceguera evitable en el Chad

Esta enfermedad y el desarrollo de cataratas constituyen las dos primeras causas de ceguera evitable entre los habitantes del Chad. "También vemos glaucoma juvenil, pero no lo podemos operar porque no tenemos suficientes oftalmólogos de presencia continuada. En estos casos, como mucho, les intentamos poner algún tratamiento, pero hay también dificultad para encontrar medicaciones", señala. Ante situaciones tan complicadas como las citadas, la "satisfacción" que aporta "el saber que muchas personas se pueden beneficiar" de su actuación, empuja de año en año a este aragonés a embarcarse en una nueva expedición rumbo al continente africano.

"Mi primer contacto con la cooperación internacional fue hace años en Vietnam. Participé en una expedición para cirugía del tracoma, una enfermedad que provoca ceguera en los países en vías de desarrollo. La sociedad asiática no la conocía y me impactó mucho el compartir tanto con aquellas personas y ver las necesidades que realmente tienen", recuerda. Al poco tiempo descubrió el trabajo de la Fundación y, según dice, fue para él como una "señal". 

"A veces empiezas en el quirófano a las nueve de la mañana y terminas a las diez de la noche, dependiendo de la demanda, pero todas las mañanas aprovechamos para dar un paseo de 6.00 a 7.00 y juntarnos con otra gente de allí", afirma Domínguez.

El contacto directo con la población local es otra de las grandes experiencias que se trae consigo del corazón del Chad y de sus gentes. "A esas horas te encuentras con los niños que van a la escuela y te das cuenta de la alegría y la capacidad de resistencia que tienen allí", dice con una sonrisa. 

De esta forma, entre paseos, bienvenidas, cirugías y encuentros, cada año de expedición humanitaria supone para este especialista aragonés "un chute de vitalidad importante" a la hora de volver a casa. 

Participa en el I Concurso de Microrrelatos solidarios de Ilumináfrica.

Ir al suplemento de salud
Más información




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo