Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Investigación en Estados Unidos

Las duchas vaginales pueden exponer a las mujeres a productos químicos dañinos

Los profesionales de salud pública desaconsejan el uso de productos de estos productos, que pueden ocultar infecciones vaginales y conducir a otros problemas de salud graves.

Europa Press. Madrid Actualizada 15/07/2015 a las 10:18
Etiquetas
Las duchas vaginales se relacionaron con niveles más altos en la orina de un metabolito del ftalato DEP.

Las mujeres que usan productos de higiene femenina llamados duchas vaginales pueden aumentar su exposición a químicos dañinos llamados ftalatos, según un estudio publicado en la revista 'Environmental Health'.

"Este estudio sugiere, por primera vez, que las duchas vaginales pueden aumentar la exposición de la mujer a los ftalatos, sustancias químicas que pueden alterar la acción hormonal y están asociadas con graves problemas de salud", dice la autora principal del estudio, Ami Zota.

Según esta profesora asistente de Salud Ambiental y Ocupacional en el Instituto Milken de la Escuela de Salud Pública (Milken Institute SPH, en inglés) en la Universidad George Washington, Estados Unidos, estos resultados plantean preguntas acerca de la salud y la seguridad de las duchas vaginales y otros productos perfumados usados en y alrededor del área vaginal.

Los profesionales de salud pública desaconsejan el uso de productos de duchas vaginales, que pueden ocultar infecciones vaginales y conducir a otros problemas de salud graves. El nuevo trabajo da un nuevo giro a la larga lista de los problemas de salud relacionados con estos productos, dicen los autores, también expertos de la Universidad de California en San Francisco (UCSF).

Los ftalatos se encuentran en muchos artículos de cuidado personal que se encuentran en las farmacias y se asocian con muchos problemas de salud, incluidos trastornos de desarrollo y de comportamiento en los niños que han sido expuestos en el útero.

Un tipo de ftalato en particular, el ftalato de dietilo (DEP), se utiliza en productos para retener el aroma y como muchos de los productos de higiene femenina, incluyendo tampones, toallas sanitarias y duchas comerciales, contienen fragancia pueden ser una fuente reconocida de la exposición a los ftalatos, especialmente para las mujeres en edad reproductiva, dice Zota.

Así, Zota y sus colegas estudiaron a 739 mujeres mayores de 20 a 49 años que habían participado en una encuesta nacional y que habían respondido a preguntas sobre el uso de productos de higiene femenina.

Los investigadores sabían que los ftalatos pueden ser absorbidos por la delgada piel en la vagina y una vez en el cuerpo se excretan en forma de metabolitos. Por ello, los investigadores también buscaron metabolitos de ftalatos en muestras de orina recogidas de los participantes del estudio.
Zota y sus colegas encontraron que las duchas vaginales se relacionaron con niveles más altos en la orina de un metabolito del ftalato DEP. De hecho, las mujeres que informaron de haberse hecho duchas vaginales durante el mes anterior tuvieron un 52 por ciento más altas concentraciones urinarias de este metabolito en comparación con las mujeres que nunca usaron estos productos.

Zota y sus colegas también encontraron una relación dosis-respuesta entre la frecuencia de las duchas vaginales y la carga corporal de ftalato. Las mujeres que se realizaban duchas vaginales con frecuencia tuvieron la mayor exposición: quienes informaron del uso de estos productos dos o más veces al mes tenían unas concentraciones urinarias del metabolito DEP un 152 por ciento más altas que las no usuarias.

Este estudio no vincula directamente los ftalatos en las duchas vaginales a los problemas de salud en las mujeres, de forma que hará falta, según Zota, realizar una investigación adicional que haga esa conexión directa. Aún así, la investigación detectó que la ducha vaginal puede incrementar la exposición de la mujer a DEP y es un hallazgo preocupante que debe explorarse más, señala esta experta.

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos y otros expertos en salud están en contra de las duchas vaginales porque esta práctica se ha vinculado con un mayor riesgo de infección de la vagina, enfermedad inflamatoria pélvica, problemas durante el embarazo y enfermedades de transmisión sexual.

Ahora, este estudio se suma la preocupación de que las duchas vaginales también pueden exponer a las mujeres a las sustancias químicas que pueden llevar a problemas de salud más adelante en la vida o dañar a su bebé en desarrollo, si las mujeres están embarazadas durante el uso de este tipo de productos.

"Este estudio ofrece otra pieza de evidencia científica que demuestra por qué necesitamos saber más acerca de los productos químicos y sus riesgos para la salud antes de introducirlos en nuestros cuerpos", señala la coautora Tracey Woodruff, profesora de Obstetricia, Ginecología y Ciencias Reproductivas en la UCS.

El estudio examinó las asociaciones entre los ftalatos y seis tipos diferentes de productos de higiene femenina, incluyendo tampones, toallas sanitarias, aerosoles femeninos y toallitas, pero solo encontró una asociación con duchas vaginales.

Ir al suplemento de salud.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual