Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Investigación en Estados Unidos

El alcohol en la adolescencia, vinculado con cambios en la zona cerebral del aprendizaje

El estudio proporciona nuevos conocimientos para saber cómo la exposición al alcohol a estas edades puede provocar anomalías y afectar a la memoria.

Europa Press. Madrid 27/04/2015 a las 18:01
Etiquetas
0 Comentarios
El alcohol altera el proceso de maduración del cerebro, dicen los expertos.

La exposición repetida de alcohol durante la adolescencia provoca cambios duraderos en la región del cerebro que controla el aprendizaje y la memoria, según sentencia un equipo de investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Duke, en Durham, Carolina del Norte, Estados Unidos, que empleó un modelo de roedor como sustituto de los seres humanos.

El estudio, publicado este lunes en la revista 'Alcoholism: Clinical & Experimental Research', proporciona nuevos conocimientos a nivel celular para saber cómo la exposición al alcohol durante la adolescencia, antes de que el cerebro esté completamente desarrollado, puede provocar anomalías celulares y sinápticas con efectos perjudiciales duraderos en el comportamiento.

"A los ojos de la ley, una vez que las personas llegan a la edad de 18 años, se consideran adultos, pero el cerebro continúa madurando y perfeccionando hasta el final en los mediados de los años 20", subraya la autora principal, Mary-Louise Risher, investigadora post-doctoral en el Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de Duke.

"Es importante que los jóvenes sepan que cuando beben en exceso durante este periodo de desarrollo, podrían ocurrir cambios que tienen un impacto duradero en la memoria y otras funciones cognitivas", añade esta investigadora.

Risher y sus colegas, entre ellos el autor principal Scott Swartzwelder, profesor de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Duke e investigador senior en el Centro Médico Durham VA, expusieron periódicamente a roedores pequeños a un nivel de alcohol en la adolescencia que en los seres humanos llevaría a incapacidades pero no a la sedación.

Después, no se dio más alcohol a estos animales y crecieron hasta la edad adulta, que en su caso se produjo entre los 24 y 29 días posteriores. Estudios anteriores realizados por el equipo de Duke y otros han demostrado que los animales adolescentes expuestos al alcohol cuando son adultos son mucho menos expertos en tareas de memoria que los normales, incluso sin exposición a más alcohol.

Lo que se desconoce es cómo estas deficiencias se manifiestan a nivel celular en la región del cerebro conocida como el hipocampo, donde se controlan la memoria y el aprendizaje. Mediante el uso de pequeños estímulos eléctricos aplicados al hipocampo, el equipo de Duke midió un mecanismo celular denominado potenciación a largo plazo (LTP, por sus siglas en inglés), que es el fortalecimiento de la sinapsis del cerebro a medida que se utilizan para aprender nuevas tareas o evocar recuerdos.

El aprendizaje ocurre mejor cuando esta actividad sináptica es lo suficientemente vigorosa para construir fuertes transmisiones de señales entre las neuronas. La LTP es mayor en los jóvenes y el aprendizaje efectivo es crucial para que los adolescentes adquieran grandes cantidades de nueva memoria durante la transición a la edad adulta.

Los investigadores esperaban encontrar anormalmente disminuida la LTP en las ratas adultas que habían sido expuestas al alcohol durante su adolescencia, pero, sorprendentemente, la LTP estaba realmente hiperactiva en estos animales en comparación con los roedores no expuestos. "A primera vista, se podría pensar que los animales serían más inteligentes, pero es lo contrario de lo que encontramos", apunta Swartzwelder.

"Realmente tiene sentido porque si se produce demasiada LTP en uno de estos circuitos, hay un periodo de tiempo donde no se puede producir más. El circuito está saturado y los animales dejan de aprender. Para que el aprendizaje sea eficiente, el cerebro necesita un delicado equilibrio de excitación e inhibición, demasiado en cualquier dirección y los circuitos no funcionan de manera óptima", subraya Swartzwelder.

Es importante destacar que la anormalidad de LTP fue acompañada por un cambio estructural en las células nerviosas individuales que identificaron Swartzwelder, Risher y sus colegas. Las pequeñas protuberancias de las ramas de las células, llamadas espinas dendríticas, habían aparecido desgarbadas y larguiruchas, lo que sugiere inmadurez. Las espinas maduras son más cortas y se parecen un poco a las setas, con una comunicación refinada de célula a célula.

"Algo ocurre durante la exposición al alcohol en el adolescente que cambia la forma en que el hipocampo y otras regiones del cerebro funcionan y cómo las células realmente se ven; tanto la LTP como las espinas dendríticas tienen un aspecto inmaduro en la edad adulta", señala Swartzwelder.

Risher dijo que esta inmadurez de las células del cerebro podría estar asociada con la inmadurez de comportamiento. Además de los cambios de la columna vertebral en el hipocampo, lo que afecta el aprendizaje, los expertos del equipo de Duke han demostrado cambios estructurales en otras regiones del cerebro que controlan la impulsividad y la emotividad.

"Es muy posible que el alcohol altere el proceso de maduración, lo que puede afectar a las funciones cognitivas más adelante. Eso es algo que vamos a explorar en los estudios en curso", plantea. Los investigadores dijeron que estudios adicionales se centrarán en los efectos cognitivos del alcohol en el cerebro a más largo plazo, junto con cambios celulares adicionales.

Ir al suplemento de salud.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual