Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Ébola

La enfermera contagiada por ébola se encuentra en una situación "muy crítica"

El consejero de Sanidad de Madrid dice que el estado de salud de Teresa Romero ha empeorado. 

Efe. Madrid Actualizada 10/10/2014 a las 00:00
Etiquetas
38 Comentarios
La enferma de ébola ha empeorado

La auxiliar de enfermería Teresa Romero, contagiada por el virus del ébola, ha experimentado un empeoramiento en su estado de salud en las últimas horas y se encuentra en una situación "muy crítica", según ha informado el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez.

El estado de la paciente se ha agravado severamente a lo largo de la jornada, en la que se ha elevado a ocho el número de personas que permanecen en observación en el Hospital Carlos III de Madrid para determinar si están infectados por el virus. El hermano de Teresa Romero ha confirmado a las puertas del centro hospitalario que los médicos han comunicado a la familia el empeoramiento del estado de salud de la auxiliar.

Posteriormente, la secretaria autonómica del Sindicato de Técnicos de Enfermería (SAE), Elvira González, ha declarado a los periodistas que la paciente "está grave, intubada y empieza a tener fallos multiorgánicos", si bien fuentes del Carlos III han negado que el empeoramiento fuera tan severo.

Teresa Romero, que atendió a los dos misioneros repatriados que finalmente fallecieron por ébola, fue ingresada el pasado martes después de que el lunes se confirmara que había contraído la enfermedad. Junto a ella permanecen ingresadas otras ocho personas más, entre ellas su marido, Javier Limón, que se encuentra asintomático pero está en vigilancia por el contacto que ha mantenido con ella los últimos días.

También está Juan Manuel Parra, el médico que atendió a Teresa Romero en las urgencias del hospital de Alcorcón, que no presenta síntomas e ingresó voluntariamente ayer para someterse a observación; y la médico de familia que la asistió en un centro de salud de Alcorcón (Madrid), y que está asintomática.

Otra enfermera del equipo del Carlos III encargado de la atención de los misioneros fallecidos está ingresada pendiente de que la someta a la primera prueba del virus del ébola, al igual que otro enfermero del mismo equipo, que también aguarda para que se le practique el primer test.

A todos ellos se ha sumado esta mañana otro médico del Hospital de Alcorcón, que ha llegado sano pero que será sometido a "vigilancia activa". Fuera del hospital, otro medio centenar de personas están sometidos al protocolo de vigilancia en su domicilio, y que consiste, fundamentalmente, en tomarse la temperatura dos veces al día.

Según ha informado a media tarde el Hospital, se ha atendido a 18 pacientes en total, algunos de los cuales se han ido de alta hospitalaria y otros se han ido a otros edificios del complejo: a La Paz y la Hospital de Cantoblanco.

En la sexta planta del Carlos III, donde está la habitación de presión negativa en la que se encuentra Romero, trabajan unos diez profesionales por turno, de los cuales tres son médicos: un intensivista y dos de medicina interna, de la unidad de enfermedades tropicales.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha defendido los protocolos que se han seguido tanto en el tratamiento de los dos misioneros infectados por ébola como con Romero y todas las personas que han sido ingresadas para su observación. Según Victoria, la prueba de que son correctos es que del equipo de 60 profesionales que atendió a los misioneros sólo hay un caso de contagio, y se ha producido, según ha repetido varias veces, por "un desgraciado error humano, un accidente".

También ha defendido Victoria la reconversión del Hospital Carlos III en un centro de media estancia alegando que "no tenía lógica, en un escenario de ajuste presupuestario, mantener un centro para casos aislados". En una reunión celebrada esta tarde en el Ministerio de Sanidad, la titular del departamento, Ana Mato, se ha comprometido con los portavoces de los grupos parlamentarios a reforzar los protocolos.

Esta modificación hará que los profesionales sanitarios que estén en contacto directo con pacientes infectados puedan ser considerados personal de riesgo y hacerles un seguimiento más activo para aumentar su protección. 
 

El contagio
 

Romero pudo contagiarse del virus al tocarse la cara con los guantes cuando se retiraba el traje protector con el que había atendido al religioso Manuel García Viejo, fallecido a causa de la enfermedad en el mismo centro hospitalario.

Así lo admitió la paciente al doctor Germán Ramírez, de Medicina Interna del hospital La Paz y miembro del equipo que la está atendiendo, y el "accidente" pudo ocurrir en la primera de las dos visitas que realizó a la habitación en la que estaba ingresado el misionero García Viejo.

El número total de ingresados se ha elevado este jueves a siete tras el ingreso de un médico del Hospital de Alcorcón que permanecerá en observación.

Lo ha confirmado la subdirectora del Hospital Carlos III, Yolanda Fuentes, que ha precisado que se trata de un ciudadano "sano" al que someterán a "vigilancia activa".

En el mismo hospital permanecen otras cinco personas también en observación.

Se trata de Javier Limón, esposo de la auxiliar de enfermería contagiada, que no presenta síntomas y está bajo vigilancia desde el día siete por el riesgo que ha podido experimentar en la convivencia con su mujer.

También está Juan Manuel Parra, el médico que atendió a Teresa Romero en las urgencias del hospital de Alcorcón, que no presenta síntomas e ingresó voluntariamente el miércoles para someterse a observación; y la médico de familia que asistió a Teresa en un centro de salud de Alcorcón (Madrid), y que está asintomática.

Además, está una enfermera del equipo del Carlos III encargado de la atención de los misioneros fallecidos, pendiente de realizar la primera prueba del virus del ébola; un enfermero del mismo equipo que está a la espera de someterse al primer test del virus del ébola.

Asimismo, hay otro medio centenar de personas a los que se les aplica el protocolo de vigilancia en su domicilio y que consiste, fundamentalmente, en tomarse la temperatura dos veces al día.

La Comunidad de Madrid ha defendido este jueves los protocolos que se siguieron en el tratamiento de los dos misioneros infectados por ébola, ya que sólo ha habido un caso de contagio que, según ha insistido, se debió a "un desgraciado error humano, un accidente" que pudo cometer la auxiliar Teresa Romero.

Lo ha reiterado en numerosas ocasiones el consejero de Presidencia y Justicia y portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria, durante una rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Gobierno.

Salvador Victoria ha querido trasladar un mensaje de "tranquilidad" a los ciudadanos, a los que ha asegurado que el sistema sanitario madrileño es "de una calidad excepcional", tanto sus profesionales como los medios de los que disponen, y que si ha habido un contagio se debe a un "desgraciado error humano, a un acto reflejo" de la sanitaria.

El Sindicato de Técnicos de Enfermería ha convocado este jueves a los profesionales sanitarios para concentrarse a las puertas de los hospitales por las palabras del consejero madrileño de Sanidad que acusó a la auxiliar contagiada de ébola de ocultar información.

A falta de que se produzca una reunión de la ministra de Sanidad, Ana Mato, con los portavoces de los grupos parlamentarios en el Congreso para analizar la evolución de esta crisis sanitaria, diversos políticos y sindicatos de la salud han expresado su inquietud.

Así, el portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, ha propuesto al Gobierno la creación de un comité de crisis al más alto nivel presidido por el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, para mejorar la coordinación, el seguimiento y la información en la crisis del ébola.


Desde UPyD se ha reclamado que los profesionales tomen las riendas en la crisis del ébola y que "alguien con conocimientos y datos suficientes" comparezca para dar explicaciones y tranquilizar a los ciudadanos.

Gaspar Llamazares (IU) ha acusado al Gobierno de intentar eludir sus responsabilidad con la criminalización y "el linchamiento inaceptable" de los profesionales y de la auxiliar contagiada. 

Ir al suplemento de salud.
 
Más información


  • Rajoy-Gafe10/10/14 13:07
    este hombre monta un club y se meten a monjas.
  • pedri10/10/14 13:01
    si esto se pudiese privatizar los politicos de este pais estarian a la altura.
  • El ojo cuco10/10/14 12:41
    Como nos gusta meternos a faroleros, hemos traído acá una enfermedad que no estaba y, mire por dónde, se nos ha instalado en el salón, sin comerlo ni beberlo, aunque con la aquiescencia gubernamental sin el menor sonrojo. Si los países que nos consideramos a vueltas de todo y con todo , mandaran suficientes medios sanitarios y de personal al origen de la enfermedad, a éstas alturas, todo andaría bajo control. Ahora nos toca cargar con más miedo que cuando la peste, eso es muy gordo.
  • El ojo cuco10/10/14 12:24
    Cuando la pata se ha metido pero bien, es ya difícil sacarla, todo cuanto se diga envenena las cosas más todavía. Un Gobierno que se precie, debería ser más serio con las cosas médicas, atajar los problemas ya, de inmediato y, quien no dé la talla a la calle, hay mucha gente esperando entrar para hacer mejor las cosas y, esto no es demagogia, es realidad pura, cruel, despiadada y... el pan de cada día. Cuando no se vale para nada, mejor abandonar el barco ó, que alguien lance por la borda a tanto desgarramantas, es lo que procede.
  • vaslis to10/10/14 11:40
    y a parte de este gobierno traer la ebola aqui los turistas se lo pensaran en venir.
  • Luis10/10/14 09:17
    "#15 Samu" es todavía más fácil hacer leña de un árbol que no se ha caido se ha quemado, porque quien juega con fuego acaba quemandose. "#24 Ceuta y Melilla" pues esas personas pueden tener las mismas enfermedades que puedes tener tu, suponiendo que seas un ser humano como ellos.
  • maría rguez. viera10/10/14 09:16
    por qué no se asesoraron antes con los mejores expertos, claro el problema está que los asesores, son la tía, la abuela, la prima, el cuñado, el hijo .......etc, así funciona la administración, y si al menos llegasen a los primeros puestos los competentes no los pelotas, estaríamos hablando de un país desarrollado y civilizado, en manos de quiénes estamos.
  • Pilar10/10/14 08:50
    Por ninguna parte aparece la noticia de que son ya 10 los fallecidos por legionela en Sabadell y Ripollet. Creo que también es una noticia bastante alarmante
  • Prepotencia10/10/14 08:12
    El fallo de todo el proceso es el habitual de la clase-geta política, y muy muy particularmente del los peperos. Es la prepotencia, el estar por encima de la gente, de los profesionales y de todo el mundo, yendo de sobrados, pensando que son los mas listos y eficaces, y es complicado que se den cuenta que son muy ignorantes, ineficaces, con una pésima gestión y organización y un penoso tratamiento de la comunicación. Parecería mentira, con lo gran amigos que son de la gestión privada. Como funcionario que soy, mi trabajo depende de la gestión de las cabezas políticas y estas, como hacen todo, piensan que saben más que nadie, que la eficacia son las prisas, y por eso, todo se realiza de forma improvisada, incompleta, muy deficiente, marginando y despreciando a los profesionales, para después estar continuamente cambiando y rectificando a medida que se detectan errores de los que ya estaban avisados, para terminar siempre más tarde y peor que si se hubieran realizado las cosas con asesoramiento y el tiempo necesario. Pais!. Políticos!. Qué cruz!.
  • jesus09/10/14 23:13
    Los compañeros que entran regularmente a una zona de riesgo, zona de aislamiento o que puedan estar en algún momento en contacto con pacientes sospechosos, además de llevar el traje, reciben un entrenamiento de 2 semanas en un centro adecuado y por profesionales cualificados. Las medidas de protección(espray con agua clorada, recipientes para lavado de manos con agua clorada en cada esquina, desinfección con este mismo tipo de agua para suelas de zapatos, etc.).la colocación correcta del traje (PPE) lleva unos 10 minutos, y la retirada del mismo es un proceso de unos 20 a 25 minutos donde se siguen estrictamente unos pasos ordenados y bajo la supervisión de dos personas: una, continuamente desinfectando con espray; y otra, recordando los pasos que hay que seguir. Incluso los más expertos en el tema, los que entran a diario en las zonas de riesgo varias veces -porque no se puede estar con un traje de este tipo más de una hora por peligro de deshidratación-, incluso los más habituados al largo y tedioso proceso de poner y quitar el equipo de protección personal, se olvidan a veces de algún paso o se equivocan en el orden de los procesos y protocolos, y eso puede llevar al contagio.
Ver más comentarios





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual