Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Medicina

Hipotermia terapéutica para los bebés con falta de oxígeno, en el Miguel Servet

El Hospital Infantil Miguel Servet de Zaragoza introducirá esta técnica, que reduce el riesgo de futura discapacidad. El tratamiento consiste en bajar la temperatura del recién nacido afectado hasta los 33,5 grados durante 72 horas, siguiendo un estricto protocolo.

Heraldo Salud 16/03/2014 a las 06:00
Etiquetas
2 Comentarios
UCI de neonatos del hospital Infantil de Zaragoza.

La Unidad de Neonatología del hospital Materno Infantil Miguel Servet de Zaragoza va a disponer de una nueva tecnología para tratar casos de recién nacidos que han sufrido falta de oxigenación o flujo sanguíneo al cerebro. El objetivo es reducir la mortalidad e intentar evitar discapacidad en casos tan complejos. La técnica, que requiere una formación exhaustiva del personal de Neonatología y que ya ha logrado buenos resultados en otros centros sanitarios, consiste en bajar la temperatura corporal del bebé a 33,5 grados centígrados y mantenerlo así durante 72 horas. Transcurrido ese tiempo, se debe reiniciar el recalentamiento hasta alcanzar los 36,5 grados.

Segundo Rite Gracia, jefe de sección de Neonatología del Infantil, explica que "diversos ensayos clínicos han demostrado que la reducción de la temperatura corporal en 3-4 grados –hipotermia moderada– mediante un enfriamiento corporal total o selectivo de la cabeza, iniciado precozmente –antes de las 6 horas de vida– y mantenido durante las siguientes 72 es una intervención eficaz para reducir la mortalidad y la discapacidad mayor en los niños que sobreviven tras una agresión hipóxico-isquémica perinatal".

La encefalopatía hipóxico-isquémica (EHI) o falta de oxígeno en el cerebro es una causa importante de daño neurológico agudo en el recién nacido a término o casi término tras un problema previo al parto, que condiciona una falta de oxigenación y flujo sanguíneo al cerebro. Cada año nacen en España entre 500 y 1.500 bebés con una EHI significativa (moderada/grave), lo que supone, por un lado, un grave riesgo de mortalidad neonatal y, por otro, de discapacidad neurológica a largo plazo.

Hasta no hace más de dos o tres años, los neonatólogos no habían podido disponer de ningún tratamiento que permitiese prevenir o aminorar el daño cerebral asociado a la situación de hipoxia-isquemia perinatal. En estos últimos años, sin embargo, los estudios basados en hipotermia terapéutica han demostrado una disminución de la incidencia de parálisis cerebral, déficit visual severo, retraso cognitivo y psicomotor en el grupo tratado.

No existe riesgo relevante para el recién nacido, siempre que se aplique el procedimiento siguiendo protocolos estrictos de enfriamiento y de recalentamiento, en unidades neonatales denominadas de nivel III, es decir, de alta especialización, como la del hospital Infantil zaragozano, que actúa como centro de referencia autonómico.

Antes de instalar los equipos en el hospital, personal sanitario del mismo y de otros centros de Aragón ha realizado un curso sobre la técnica. El objetivo es que todo bebé que requiera este tratamiento sea trasladado con rapidez y en las condiciones adecuadas al Infantil para que reciba la terapia. En el curso se ha impartido formación a todas las partes implicadas en el manejo de un niño que nace con este problema, desde el pediatra que lo atiende en un hospital comarcal, hasta el médico del 061 que lo traslada y el personal de enfermería y médico de la unidad de Neonatología de referencia que aplica la técnica. Rite advierte de que este tratamiento ·no es la panacea·, pero sí un punto de partida en neuroprotección en el recién nacido.

"Cuando el daño hipoxico-isquémico es muy grave no vamos a poder evitar en todos los casos que haya secuelas, aunque también es cierto que sí que hay recién nacidos en los que podemos evitar la discapacidad de forma completa gracias a este tratamiento", añade.

Volver al suplemento de salud.


  • David16/03/14 00:00
     Por desgracia estas cosas ocurren, a la recién nacida de unos amigos le pasó, y con la técnica que van a utilizar en el hospital a ella le lograron salvar la vida, le quedaron algunas secuelas, pero con la ayuda de sus familiares y amigos la niña está dando muchos avances.  Desde aquí quiero aprovechar para mandar un mensaje de ánimo a esas familias que hayan podido tener un caso similar, y comentarles que existen métodos, como el Doman, que ayudan al aprendizaje y desarrollo, igualmente Fundaciones, como la de Bertín Osborne, o Happy Hope, para que con aprendizaje logren tener una vida como la pueda tener cualquier persona
  • Paula16/03/14 00:00
    Estos avances están en muy bien, por desgracia son muchos los bebés que sufren y seguirán sufriendo al nacer, dejando unas secuelas en ocasiones muy graves, que gracias a estos avances irán en descenso. Antes estos niños se morían, o se quedaban con secuelas gravísimas, ahora poco a poco iremos a mejor. 





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual