Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Déficit de atención con o sin hiperactividad

Un 50% de los niños con TDAH sufren trastornos de aprendizaje

La asociación aragonesa Atenciona celebra este viernes una jornada sobre el TDAH que reúne a más de 220 profesionales y afectados en la Escuela de Ingenieros de Zaragoza.

P. Berné. Zaragoza 07/03/2014 a las 06:00
6 Comentarios
En la asociación Atenciona, de Zaragoza, atienden a 160 familias con niños TDAH

Niños "vagos", maleducados" o "pasotas" que "retan" al adulto constantemente y que persisten en sus malas formas. Son muchas las etiquetas que rodean a quienes padecen el conocido Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH), pero pocos los recursos con los que las familias cuentan para ayudar a los suyos.

Así lo indica José Luis Comín, psicólogo y miembro de la Junta Directiva de la asociación aragonesa Atenciona, que este viernes celebra en Zaragoza unas jornadas informativas para vencer los mitos que rodean al TDAH. En ellas participan el doctor Pedro Manuel Ruiz Lázaro, jefe de psiquiatría del Hospital Clínico de Zaragoza, la doctora Asunción García Cabrero, presidenta de Atenciona, y los psicólogos José Luis Comín, Patricia Navarrete y Patricia Calavia. Estas jornadas, que se celebran esta tarde en la Escuela de Ingeniería de Zaragoza, contarán con la asistencia de más de 220 profesionales y afectados por este trastorno psiconeurológico.

Según señalan desde la asociación aragonesa Atenciona, "un 50% de los niños con TDAH sufren trastornos de aprendizaje", lo que explicaría el hecho de que este déficit esté relacionado con un alto porcentaje de fracaso escolar.


El riesgo de padecer otros trastornos asociados

Los expertos aluden a la "alta comorbilidad" que presenta para justificar las dificultades que conlleva tanto para el afectado como para las familias que lo sufren en plena etapa escolar. "Hay toda una serie de síntomas que a principios del trastorno tienen una gran repercusión en el desarrollo del niño. De hecho, un 75% de ellos tienen un trastorno asociado", señala la psicóloga Patricia Calavia

El primer objetivo -indican- es controlar el llamado "efecto bola de nieve" y que esas dificultades se vayan haciendo cada vez más grandes. Para ello, es fundamental vencer los clichés que rodean a quienes padecen un Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad. "La comunicación con ellos tiene que ser más cuidadosa tanto en casa como en el colegio. Frases del tipo 'a ver cuánto le dura' o 'ya está así otra vez' se dicen mucho para que reaccionen pero se produce el efecto contrario. Cuando un niño tiene una etiqueta, al final se acaba comportando de acuerdo a ella y en estos casos es precisamente lo que tenemos que evitar", sentencia Calavia.

En palabras de su compañero, José Luis Comín, "se trata de entender que el niño no lo hace porque quiere y no pensar que te está retando". Una vez comprendidas las dificultades a las que este se enfrenta, los psicólogos consideran que es más fácil poder actuar. 


El diagnóstico clínico

Para mitigar la sintomatología asociada, el doctor Pedro Manuel Ruiz, jefe de psiquiatría del Hospital Clínico de Zaragoza, afirma que "lo primero que hay que hacer es un buen diagnóstico clínico", en colaboración con los profesores, los padres y el entorno del niño. Así pues, a diferencia de otras enfermedades, en este caso "no sirve de nada un electro ni una prueba de laboratorio -matiza-, pues parte de la observación directa y de la recogida de diferentes fuentes de información", siguiendo los criterios que marca la OMS.

Una vez establecido el diagnóstico, estos menores se suelen beneficiar de un tratamiento combinado y la medicación -puntualizan- es solo una parte de este, que ni siquiera es necesaria en todos los casos. "Todo depende del nivel de incidencia que tiene el trastorno del niño y de si la sintomatología que presenta es severa", indica Comín.


Tratamiento farmacológico

Según fuentes de la asociación, la mayoría de las familias acuden en busca de ayuda porque desconocen cómo actuar con estos niños o si se trata de un trastorno que les acompañará toda la vida. Desde allí se intenta pautar una serie de estrategias para que el menor aprenda a sencuenciar sus tareas, a regular su atención y a poder trabajar en consecuencia de una forma más autónoma. También se incide a menudo en recuperar su autoestima con diferentes métodos conductuales que les aseguren una mayor protección tanto al niño como a la familia.

De esta forma, precisan los expertos, el tratamiento farmacológico es solo una pequeña parte de esta estrategia conjunta para hacer frente al TDAH. No obstante, a juicio del doctor Pedro Ruiz, que abordará este viernes algunos de los mitos que lo rodean, existe un miedo general a medicar a estos niños. "Uno de los mitos más extendidos es que se les está drogando y lo cierto es que son medicaciones que no tienen ningún tipo de dependencia e incuso pueden prevenir el consumo de otras drogas en su adolescencia", puntualiza. Uno de ellos es el metilfenidato, un estimulante capaz de mejorar la atención y el rendimiento de aquellos que lo necesiten por prescripción médica. "No es una anfetamina como mucha gente cree, es un fármaco que actúa sobre la causa del trastorno y que desde las primeras tomas podemos ver si realmente ayuda", añade el doctor Ruiz.

En todo caso, los profesionales insisten en que hace falta un tratamiento "combinado" que incluya la medicación como una parte más. "Queremos trabajar en colaboración con los colegios, con los padres, que se adopten medidas sencillas como ponerlos en primera fila en las clases, descomponerles las tareas más complejas o animarlos cuando realizan bien una actividad", aconseja el doctor Ruiz, quien a su vez se mantiene firme respecto a la polémica sobre el uso de fármacos: "Tan inútil es tomar un medicamento cuando no es necesario como no tomarlo cuando se necesita".

Volver al suplemento de salud.
Más información


  • Dejad a los niños en paz11/04/14 00:00
    Dejad a los niños en paz
  • Madre sufridora18/03/14 00:00
    Hola a todos, no podemos generalizar en esta enfermedad, lo mismo que en cualquier otra, hay muchos niñ@s que tienen rasgos comunes, pero cada uno tiene otros propios. En el caso de mi hijo, empezó con su nacimiento, nació con hipotonía; falta de tono muscular. Empezó a andar con 22 meses, y con 4 años me dijeron que era probable que tuviera TDAH. Yo no podía entender nada, antes no se movía y ahora se movía demasiado. El caso es que tiene algún problema, que con 7 años que tiene, todavía no saben cual es, y eso le provoca el TDAH. Ha recibido estimulación en Atención Temprana desde los 12 meses hasta los 6 años, está actualmente con terapeutas, osteópatas y ortodencistas, sin dejarnos de la mano psiquiatra y psicóloga, en el cole ya tiene los apoyos que necesita. Hemos probado flores de Bach, homehopatía,?Ha llegado el momento de medicarlo, y no nos lo hemos pensado. En nuestra situación es lo último. Ya hemos probado todo, y aquí estamos. Aún es pronto para valorar el alcance de la medicación, porque lleva muy poco tiempo, pero confiamos en que funcione, tiene que FUNCIONAR. En lo que veo en estos niños, hay unos que son ?de libro?, otros que tienen otros problemas ocultos y que no se dejan ver fácilmente. En el caso de mi hijo no tiene habilidades sociales, y ha acabado siendo el ?tonto? de la clase. Una pastilla no le va quitar esta etiqueta, pero espero que lo espabile para que haya más ?tontos?.
  • Belen07/03/14 00:00
    Yo también tengo un hijo  con este síndrome y no quien le puso nombre pero desde luego yo personalmente me alegro que alguien le pusiera nombre. Mi hijo no tiene un coeficiente intelectual alto pero desde luego la ayuda de las pastillas ha sido primordial para poder llegar hasta donde estamos(3 ESO), ya que sin ellas y sin nosotros tirando de el no se muy bien donde hubieramos  llegado. No ha tenido ningún problema de desarrollo, es mas alto que su hermano que nunca tomo este tratamiento tiene su vida normal , nunca el tratamiento ha hecho que estuviera grogui al contrario cuando no la toma se va durmiendo.  Antes de generalizar primero hay que saber lo que le ocurren a otros.
  • pepito grillo07/03/14 00:00
    Es importante conocer todos los casos que se pueden dar tanto de TDA como de TDAH Monserrat. Por ejemplo a tu hijo le ha afectado de forma que le hace ir más rápido que a los demás. En muchísimos casos, es al contrario, les cuesta leer, escribir, asimilar. Su proceso de aprendizaje es más lento y no precisamente porque se aburran, simplemente aprenden a su ritmo. Y si ello implica que con mediación se les puede ayudar, pues pienso que es como para planteárselo.
  • Illich07/03/14 00:00
    Un 15% del población , y por lo tanto un 15% de los niños, tiene una capacidad o funcionamiento intelectual limite o deficitario , con un CI entre 70 y 85 ( la media es 100 ) . El sistema escolar y medico en vez de reconocerlo y no martirizar a estos niños y a sus familias imponiéndoles estudios que no pueden asimilar , prefieren inventarse enfermedades que acaban siendo un buen negocios para muchos profesionales y no profesionales .
  • Monserrat07/03/14 00:00
    Me parece alucinante que se siga hablando de TDAH cuando su 'inventor', LEo Eisenberg, afirmó antes de morir que había creado la patología por indicación de los psicólogos americanos, que querían convertir en enfermedad unos rasgos perfectamente normales en muchos niños y adultos. De hecho, él mismo acabó recomendando terapia únicamente psicológica para conocer el entorno psicosocial de estos niños y ayudarles a integrarse en un mundo que va demasiado lento para ellos. Pero hacer encima apología de estos medicamentos, que tienen graves consecuencias físicas para el desarrollo de niños y adolescentes, me parece increíble. Un niño diagnosticado teóricamente con TDAH no se cura con pastillas: se le amansa dejándole grogui y elimando todo lo que le hace especial. Sí, se mueven mucho, demasiado, importunan en el cole, agotan a los padres... pero eso se arregla dedicando tiempo y esfuerzo y con simples terapias conductistas, no con una pastillta. Y sí, yo tengo un hijo erróneamente diagnosticado como TDAH. No solo no lo es, sino que su coeficiente intelectual es superior a 135. Su cerebro va tan rápido, necesita tantos estímulos, que no puede parar. Es lo que Gardner llamó 'excitabilidad del superdotado'. Quizá muchos otros 'TDAH' sean, realmente, niños muy inteligentes que se aburren y que necesitan una forma diferente de enseñanza.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual