Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Psicología

Los niños también pueden notar la vuelta al cole

El Dr. Gonzalo Pin, jefe de la Unidad de Pediatría y la Unidad del Sueño del Hospital Quirón Valencia, recomienda "adelantarnos a la vuelta al cole una semana o diez días antes de empezar las clases, adaptando todos los ritmos del niño al nuevo horario".

J. O. C. Zaragoza Actualizada 12/09/2013 a las 13:50
0 Comentarios
Comienzo del curso escolar en ZaragozaTONI GALáN /A PHOTO AGENCY

'''
Los ritmos de vigilia y sueño, al igual que otros ritmos biológicos, necesitan unos días para adaptarse a las nuevas circunstancias y horarios. Este periodo suele ser más difícil en los niños tras las vacaciones y su incorporación a las rutinas escolares, afirman fuentes médicas del Grupo Quirón. En esta etapa transitoria, que suele durar más o menos una semana, los niños pueden presentar diferentes trastornos psíquicos, como cansancio, apatía, tristeza, decaimiento, ansiedad, falta de concentración e, incluso, en casos extremos, depresión, con irritabilidad y agresividad asociadas.

Para evitar la aparición de estos trastornos, el Dr. Gonzalo Pin, jefe de la Unidad de Pediatría y la Unidad del Sueño del Hospital Quirón Valencia, recomienda "adelantarnos a la vuelta al cole una semana o diez días antes de empezar las clases. Para ello iremos adaptando todos los ritmos del niño al nuevo horario, adelantando, cada tres días aproximadamente, todas las acciones, como son levantarse, desayunar, comida, cena y la hora de acostarse". De esta forma, se conseguirá una inmersión progresiva en los nuevos horarios típicos de cada etapa escolar.


Haga clic para volver al suplemento de salud.
'''
$(html_text)
'''Los ritmos de vigilia y sueño, al igual que otros ritmos biológicos, necesitan unos días para adaptarse a las nuevas circunstancias y horarios. Este periodo suele ser más difícil en los niños tras las vacaciones y su incorporación a las rutinas escolares, afirman fuentes médicas del Grupo Quirón. En esta etapa transitoria, que suele durar más o menos una semana, los niños pueden presentar diferentes trastornos psíquicos, como cansancio, apatía, tristeza, decaimiento, ansiedad, falta de concentración e, incluso, en casos extremos, depresión, con irritabilidad y agresividad asociadas.
'''
$(html_text)

¡Ups!Para continuar leyendo tienes que registrarte como usuario de Heraldo.es.

Disfrutarás de:

CONTENIDO EXCLUSIVO ONLINE OFERTAS Y PROMOCIONES EXCLUSIVAS ACCESO ILIMITADO A HERALDO.ES
¡Sólo te costará 1 minuto! Regístrate GRATIS
'''Los ritmos de vigilia y sueño, al igual que otros ritmos biológicos, necesitan unos días para adaptarse a las nuevas circunstancias y horarios. Este periodo suele ser más difícil en los niños tras las vacaciones y su incorporación a las rutinas escolares, afirman fuentes médicas del Grupo Quirón. En esta etapa transitoria, que suele durar más o menos una semana, los niños pueden presentar diferentes trastornos psíquicos, como cansancio, apatía, tristeza, decaimiento, ansiedad, falta de concentración e, incluso, en casos extremos, depresión, con irritabilidad y agresividad asociadas.
'''
$(html_text)
  




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo