Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Trofeos

Sergio Cuesta Fuente Actualizada 12/04/2016 a las 14:01
Etiquetas

'''
Sandor y su hijo Mevin guiaban a un grupo de seis. Había atardecido y el cielo enturbiado sepultaba la vista. La noche brotaba densa e impenetrable, tal y como habían previsto. Cuando llegaron, la oscuridad envolvía la vieja ciudad de Zaragoza. La lenta reconquista iniciada por la naturaleza resultaba admirable. Suelos abiertos por tentáculos leñosos, edificios asfixiados en trepaderas, parques escondidos tras la maleza, desagües sellados con fango. La vida se regeneraba bajo un aspecto lúgubre.
Sandor se detuvo junto a un estrecho callejón semioculto por la broza:

-Están aquí.
Su olfato era infalible con los humanos. Los conocía bien. Cinco de ellos estaban escondidos en un pequeño edificio enmohecido de dos plantas. El olor era intenso, casi insoportable, cuando los tigres continuaron hacia el interior en busca de sus trofeos.


 
'''
$(html_text)
'''Sandor y su hijo Mevin guiaban a un grupo de seis. Había atardecido y el cielo enturbiado sepultaba la vista. La noche brotaba densa e impenetrable, tal y como habían previsto. Cuando llegaron, la oscuridad envolvía la vieja ciudad de Zaragoza. La lenta reconquista iniciada por la naturaleza resultaba admirable. Suelos abiertos por tentáculos leñosos, edificios asfixiados en trepaderas, parques escondidos tras la maleza, desagües sellados con fango. La vida se regeneraba bajo un aspecto lúgubre.
Sandor se detuvo junto a un estrecho callejón semioculto por la broza:'''
$(html_text)

¡Ups!Para continuar leyendo tienes que registrarte como usuario de Heraldo.es.

Disfrutarás de:

CONTENIDO EXCLUSIVO ONLINE OFERTAS Y PROMOCIONES EXCLUSIVAS ACCESO ILIMITADO A HERALDO.ES
¡Sólo te costará 1 minuto! Regístrate GRATIS
'''Sandor y su hijo Mevin guiaban a un grupo de seis. Había atardecido y el cielo enturbiado sepultaba la vista. La noche brotaba densa e impenetrable, tal y como habían previsto. Cuando llegaron, la oscuridad envolvía la vieja ciudad de Zaragoza. La lenta reconquista iniciada por la naturaleza resultaba admirable. Suelos abiertos por tentáculos leñosos, edificios asfixiados en trepaderas, parques escondidos tras la maleza, desagües sellados con fango. La vida se regeneraba bajo un aspecto lúgubre.
Sandor se detuvo junto a un estrecho callejón semioculto por la broza:'''
$(html_text)
  




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo