Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Advertencia

Sandra Monteverde Ghuisolfi Actualizada 12/04/2015 a las 16:15
Etiquetas
0 Comentarios

Doña Paula tenía todo tipo de hierbas con las que preparaba infusiones, ungüentos, potingues y fomentos para aliviar los males de los habitantes del pueblo vecino. Tantos hierbajos atraían irremisiblemente a los ratones así que tener gatos era una buena medida para preservar sus tesoros. La anciana mujer disfrutaba mucho de sus felinos a quienes cuidaba, mimaba y consentía; eran su única compañía y el consuelo de su vida casi ermitaña. De la última camada se quedó con una negrita que resultó ser sumamente inteligente y expresiva y a quien Doña Paula no supo qué nombre poner.
Una noche les contó a sus mininos la historia de uno de sus antepasados, un gatazo enorme y negro que murió en la hoguera junto a su ama, acusados ambos de brujería en un pueblo cercano de la provincia de Aragón. Desde ese momento a la gata se le desorbitaban los ojos cada vez que su dueña le decía que si se portaba mal terminaría en una pira. Gracias a ello tuvo al fin un nombre: se llamó Admonición.


Lea todos los relatos que participan en el concurso.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual