Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Polvareda irremediable

Marina Magaña Actualizada 07/04/2014 a las 17:32
Etiquetas
2 Comentarios

 Mi madre con sigilo, entornaba la puerta de la alcoba. Aromas a torreznos y chocolate me despertaban sentada en la cadiera.

A media mañana acompañaba a mi padre al huerto. Las mujeres escobaban la calle y canturreaban. Las jóvenes cargaban cántaros de agua desde la fuente de la plaza.
Mil esencias de geranios y sándalo, de excrementos de mulos y cabras mareaban mi nariz.

En el huerto, la acequia regaba las hortalizas salpicando mi falda. Por la tarde en el río buscaba cangrejos.


El cierzo aventó un pregón del alguacil: "Por orden de la autoridad, un pantano anegará las huertas de nuestro pueblo".


Desconsuelo y desolación ocuparon los huecos vacantes de agua y vida.

Se cuarteó la tierra y la piel de los hombres en un mutismo profundo y sonoro.
Ayer volví para recuperar mi identidad. Me dí de bruces con los cipreses del cementerio polvoriento; cerré los ojos, extendí los brazos y escarbé en los sonidos y esencias de antaño.




  • PEPIN08/04/14 00:00
    Me sentí en el interior de aquellos pueblos abandonados. Muy Bien.
  • fefo4507/04/14 00:00
    Muy bien Marina, dominas el lenguaje aragonés, eso de escobar me ha gustado, reflejas muy bien la pena por muchos pueblos que tuvieron que abandonarse, me ha puesto "piel de gallina".





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual