Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Estación del Norte

J. Ignacio Gaspar Actualizada 07/04/2013 a las 18:55
0 Comentarios

 Viajar en tren me produce melancolía. Será porque asocio el tren a la Estación del Norte de Zaragoza, la vieja estación de mi infancia. Como una casa de las que dibujan los niños, de una sola planta, con grandes puertas y ventanas de madera pintada en verde, siempre abiertas en verano y, en invierno, haga el favor de cerrar que hace frío. Una vez dentro, accedías a una sala con un enorme reloj en la pared. Carteles viejos. Nitrato de Cal de Noruega. Bancos de madera. Débilmente iluminada con bombillas que pendían de las vigas con la única protección de sombreros metálicos. Pequeñas puertas de acceso a misteriosos despachos y ventanillas, tras las que encontrabas a un funcionario que te atendía mirándote a la cara, porque entonces no había otras pantallas que los ojos de la gente.

Estación del Norte, recinto ligado al tiempo dorado y azul de mi niñez, cuyo recuerdo me hace verter lágrimas, dulces y saladas a la vez, inquietantes y generadoras de paz al mismo tiempo.
J. Ignacio Gaspar








Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual