Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Huída

Gustavo Eduardo Green Actualizada 18/04/2012 a las 16:58
1 Comentarios

Rascó su antebrazo y notó un polvo rojizo que brotaba.

Desconcertado sacudió el polvillo y profundizó el accionar de sus uñas.

Sorpresivamente descubrió un ladrillo cementado.

Desesperado tomó una maza y partió el ladrillo en pedazos hasta dejar en evidencia el fierro de construcción que sostenía su brazo.

Martilló su mano y dejó al descubierto cinco ramificaciones metálicas.

Raspó su abdomen y cubrió de polvo las botas.

El golpeteo de su dedo produjo un sonido metálico en su nariz descascarada; la oreja izquierda era un delgado alambre retorcido.

En la mañana, la plaza de Aragón retomaba su ritmo habitual. Las hojas del sauce ya no golpeaban la estatua de la que sólo quedaba el pedestal.

Elpidio Garófalo, vagabundo, habitué del banco junto al bebedero, aseguraba haber visto una silueta maltrecha huyendo entre las sombras.

El vaho de alcohol que acompañó sus palabras hizo que el testimonio no fuera valorado.

Gustavo Eduardo Green


  • Robespierre23/04/12 00:00
    Un relato muy interesante, con un principio fantástico. Claro, luego viene lo de la estatua de la Plaza de Aragón, que lo mismo podía haber sido de esa plaza que cualquier otra. Porque con ver cualquier fotografía queda patente que al pobre Juan de Lanuza no le golpean las hojas de los sauces ni aunque las lleve el cierzo. Le quedan demasiado lejos. Pero, insisto, un relato muy interesante. Suerte.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual