Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Salón del Automóvil de Ginebra Salón del Automóvil de Ginebra

Berlina

Infiniti Q50: Lujo japonés

El Infiniti Q50 se está conviertiendo en una auténtica alternativa a las berlinas de tipo medio y grande del sector ‘premium’ por derecho propio.

C. L. Zaragoza 21/03/2014 a las 06:00
Etiquetas
0 Comentarios
Las formas de este coche están inspiradas en tres 'concept-car'.

El Q50 es un vehículo que se vende con dos motores, uno diésel y otro híbrido. El primero, un 2.2, proporciona una potencia de 170 cv, mientras que el segundo, con la combinación del motor de gasolina y el eléctrico aporta hasta 365 cv, gracias a las baterías de ión-litio.

El Q50 2.2D puede incorporar una transmisión manual de seis velocidades o automática de siete y únicamente cuenta con tracción trasera. El Q50 3.5h se comercializa con una transmisión automática de siete velocidades y la opción de tracción trasera o total. Existen cuatro niveles de acabado para el motor diésel (básico, GT, GT Premium y GT Sport), y dos para la híbrida (básica y Q50 GT Sport). Todos los Q50 cuentan con un generoso equipamiento de serie, como es de esperar en una marca como Infiniti, pero además pueden incluir algunos opcionales, como el control electrónico de la dirección.

La apariencia del nuevo Infiniti Q50 está completamente referenciada en tres ‘concept-cars’ (Essence, Etherea y Emerg-e), que han ayudado a definir la esencia de la marca. Desde la forma dinámica del faro al deportivo diseño de media luna del pilar posterior, encarna los aspectos más reconocidos de ellos, pero adaptado a la carrocería de cuatro puertas. Incluso el interior se ha beneficiado de esos estudios de diseño, copiando lo mejor de la habitabilidad, el trato artesanal de los detalles y el empleo de innovadoras tecnologías.

La forma de los faros del Q50, es muy similar a los del Etherea. Los grupos ópticos incorporan luces diurnas con forma de media luna y tecnología de led. De este mismo reinterpreta la rejilla con forma de doble arco, cuya parte superior representa el perfil de un puente típico japonés y la inferior su reflejo en el agua. Para el Q50, esta parrilla adquiere un aspecto tridimensional, con un acabado con apariencia de malla de acero. A través de las nervaturas, la rejilla se conecta a la base de los pilares delanteros.

El arco trasero se copia del Essence, de quien también asume las ondas y la fuerte musculatura. El interior tiene inspiración en este último, aunque los otros dos ponen también su grano de arena en aspectos como un panel de control con forma de doble onda, una sección central asimétrica o incrustaciones de aluminio.

Una de las novedades tecnológicas que incorpora es un doble ‘display’ táctil situado en la consola central del vehículo. Estas pantallas pueden utilizarse de forma independiente, visualizando y controlando diferentes funciones, u operar de forma conjunta (por ejemplo, si en la pantalla superior se visualiza el navegador, en la inferior aparecen los lugares de interés durante la ruta).

El Q50 es el primer Infiniti en beneficiarse del acuerdo de colaboración con la marca Daimler AG, con el motor de 2,2 litros de inyección directa de cuatro cilindros turbodiésel. Pero una vez en marcha, lo más destacable es el Direct Adaptive Steering, un componente fundamental para el rendimiento del nuevo modelo, un sistema que controla eléctricamente la dirección del vehículo y que está disponible de serie en el Infiniti Q50 3.5 Hybrid y en el acabado más alto del diésel. Este aporta una respuesta más rápida de la dirección, mayor precisión, elimina la vibración del volante y, excepcionalmente, el sistema permite elegir al conductor la dureza de la dirección.
El precio de salida del motor diésel con equipamiento básico es de 34.900 euros.

Volverl al suplemento de motor. 








Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual