Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Salón del Automóvil de Ginebra Salón del Automóvil de Ginebra

Motor

El porqué de los nombres de los coches

​A la hora de denominar a sus nuevos modelos las marcas buscan términos fáciles de pronunciar e innovadores y que no lleven a equívocos, aunque no siempre lo consiguen.

Emilio Ralla. Zaragoza Actualizada 12/04/2016 a las 16:31
Etiquetas
Seat ha cumplido con varias de las reglas de oro del 'naming' a la hora de bautizar al Ateca.Seat

Códigos alfanuméricos, localizaciones geográficas, nombres propios, términos de nuevo cuño... Basta con salir a la calle y tomar nota de la denominación de los coches que haya aparcados para darse cuenta del gran batiburrillo que supone su nomenclatura. Ibiza, Twingo, 308, Polo, Insignia, GLC, Micra, C5, Astra... Un galimatías que sin embargo no resulta extraño al público. Y no es casualidad, detrás de cada bautizo la historia es larga.

Uno de los últimos en unirse a la familia ha sido el Seat Ateca, el primer SUV del fabricante español que ha levantado expectación tanto por suponer su apertura al nicho de mercado que más está creciendo como por el ‘naming’: la localidad zaragozana cercana a Calatayud. Tras excepciones como el Mii y el Exeo la marca ha retomado su tradición de emplear localizaciones españolas. Se barajaron otras opciones como Baqueira, pero al final se impuso Ateca por ser fácil de pronunciar en varios idiomas al estar compuesta por tres sílabas y contener sonidos muy reconocibles como [te] y [ca].

El proceso, que está controlado por el departamento de márketin, lleva sus pasos y en él incluso se recurre a programas informáticos. Valga como ejemplo Opel donde primero se elabora una lista con múltiples opciones que son analizadas para encontrar su idoneidad y posibles asociaciones negativas en 22 idiomas así como objeciones legales. Tras esta criba se mantienen en pie cuatro propuestas que pasan a ser sometidas a un estudio de mercado, que incluye entrevistas a clientes potenciales, y del que se obtiene el ganador final.

Por supuesto existen excepciones. La premisa de la fácil pronunciación el Nissan Qashqai la lanza por los aires, lo que no le ha impedido liderar las ventas de su segmento en España en 2014 y 2015. Del Zoe de Renalut se dice que simplemente era un nombre femenino que le gustaba a uno de los directivos. El Tiguan de Volkswagen fue seleccionado por los lectores de una revista y el Kia Cee’d es el acrónimo de ‘Community of Europe European Design’, debido a que es el primer modelo que la marca surcoreana diseñó pensando en el mercado del Viejo Continente.

En esto los fabricantes asiáticos suelen tener más peculiaridades. El Honda Accord deriva de ‘acuerdo logrado entre sociedad y automóvil’ y el eléctrico Nissan Leaf tiene un doble sentido. Por un lado significa hoja de árbol en inglés y por el otro se desglosa en los términos anglosajones ‘Leader’ (líder), ‘Enviromental’ (medio ambiente), ‘Accesible’ (accesible), ‘Family Car’ (coche familiar).

Otra tradición consiste en emplear letras y números, algo en lo que los franceses y alemanes suelen ser los más icónicos. Mercedes tiene una gama definida en cinco clases, A, B, C, E y S a las que se le añaden otros códigos como el SL, para los deportivos y el GL, para los todoterreno. Citroën coloca su inicial y a continuación una sucesión numércia en función del tamaño de la carrocería (C1, C3, C4, C5). BMW realiza algo similar con sus series aunque le añade una ‘X’ en caso de ser un SUV. En Peugeot esto se indica con dos ceros, como en el 3008. De hecho, la inclusión de al menos un cero entre dos cifras es una seña de identidad que la marca del león defiende a dentelladas. El Porsche 911 iba a denominarse inicialmente 901, pero obligó, denuncia mediante, a modificarlo.
 

Dobles sentidos e imprevistos

Como se ha dicho, una de las premisas es evitar los equívocos idiomáticos. No siempre se consigue. Lamborghini tiene por tradición emplear nombres de famosos toros de liria, pero quizá Reventón no fuese el más acertado. Volkswagen comercializó inicialmente en España el Jetta como Bora. Mitsubishi tuvo que rebautizar en los países hispanohablantes su Pajero, en referencia a un felino, por Montero por la misma razón que Seat comercializó el Málaga en Grecia como Gredos.
 

Algunos significados

  • Opel Mokka. En referencia a un tipo de grano de café pequeño y redondeado.
  • Renault Twingo. Nace de la confluencia de ‘twist’ y ‘tango’.
  • Nissan Qashqai. Es una tribu originaria de Afganistán.
  • Volkswagen Tiguan. Mezcla de iguana y tigre.
  • Dacia Duster. Deriva de la palabra inglesa ‘dust’, polvo.
  • Kia Picanto. Fusión de los términos franceses ‘piquant’ (picante) y ‘canto’ (canción).
  • Toyota Yaris. Unión de ‘sí’ en alemán (’ja’) y del personaje de la mitología griega Charis.

Volver al suplemento de motor. 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual