Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Fiestas de Teruel

El Centro Histórico se sumerge en un maratón festivo que durará cuatro días

Dos vaquilleros pondrán esta tarde el Pañuelo al Torico haciendo estallar la diversión.

Luis Rajadel. Teruel Actualizada 11/07/2015 a las 10:14
La peña El Ajo, situada en la ronda de Ambles, llena de público en la primera verbena de La Vaquilla.Jorge Escudero

La Vaquilla ya está aquí. Las calles y plazas del Centro Histórico y sus alrededores bullen desde ayer con 18 verbenas simultáneas organizadas por otras tantas peñas vaquilleras. Aunque el inicio oficial de los días grandes de las fiestas del Ángel no llegará hasta las 16.30 de este sábado, con la puesta del pañuelo rojo al Torico, la ciudad se transformó desde la tarde-noche del viernes en un gran escenario musical y festivo. El público, que llenó todos los rincones, vistió de calle porque la indumentaria típicamente vaquillera –pantalón y camiseta blancos, blusa negra y faja y pañuelo rojos– y las casacas peñistas no se sacarán de los armarios hasta este sábado, como manda la tradición.

Los hoteles y todos los alojamientos turísticos de la ciudad están reservados para hoy, lo que desplaza la demanda a algunas localidades cercanas. El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios Turísticos, Juan Ciércoles, explicó que, sin llegar al llenazo del sábado, la ocupación hotelera también ha mejorado este año el viernes y el domingo, tradicionalmente muy flojos. Según sus cálculos, en torno al 50% de las plazas disponibles se ocuparán los días 10 y 12, lo que supone un 5% más de demanda que el año pasado.

Ciércoles achacó la mejoría de la ocupación respecto a 2014 a que, "aunque la situación económica no está todo lo bien que quisiéramos, tras unos años de dura crisis hay más ganas disfrutar de la fiesta". El hostelero añadió que también el calor de los últimos días y el que se anuncia para los próximos contribuye a mejorar los resultados. "Con el buen tiempo, la gente se anima más a salir", dijo. Recordó que, el año pasado, un viernes de ambiente desapacible mermó la afluencia de público.

El presidente de Interpeñas, Juan Antonio Crespo, resaltó la "normalidad" en la recta final del montaje de las carpas, escenarios y barras que salpican toda la ciudad. Su única inquietud radica en las altas temperaturas que se prevén para La Vaquilla y, en especial, para el acto del Pañuelico. Crespo reconoció que julio es, tradicionalmente, un mes caluroso "pero no tanto como este año". A su juicio, las temperaturas, que rozarán los 40 grados, "no son nada buenas para el Pañuelico". No le extrañaría que hubiera "algún desmayo" cuando la plaza se abarrote de vaquilleros enfervorizados dispuestos a asistir a la puesta del pañuelo al Torico porque las temperaturas son "insoportables, incluso a la sombra".

El Ayuntamiento también lo tiene todo dispuesto para el arranque de La Vaquilla. Entre las novedades de 2015, destaca la colocación de carteles por toda la plaza en los que se informará de que "queda prohibida la entrada de carritos metálicos, botellas, vasos de vidrio entre las 11.00 y las 17.00". La Policía Local velará porque se respete esta norma.

El concejal de Fiestas, Javier Domingo, dijo "ser consciente" de que el primer año no se puede erradicar la entrada de envases de cristal en el acto más masivo de las fiestas, pero se mostró decidido a dar "un primer paso" en este sentido para erradicar en los próximos años una practica peligrosa para los asistentes. Domingo concluyó que "todo está en regla" para empezar la fiesta y se mostró deseoso de que "llegue el momento del Pañuelico y empiece todo".







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual