Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Fiestas del Pilar

La lluvia respetó al Rosario de Cristal, que iluminó las calles de Zaragoza

La tradicional procesión, que cumplió su 126 aniversario, partió de la plaza de San Pedro Nolasco a las 18.30 de este martes.

Heraldo.es. Zaragoza Actualizada 14/10/2015 a las 17:17
Salida del Rosario de CristalSandra Lario

Con puntualidad británica, a las 18.30 de este martes, ha arrancado de la antigua iglesia del Sagrado Corazón de Jesús (situada en la plaza de San Pedro Nolasco) la procesión más luminosa de todas aquellas que se celebran en Zaragoza y que se cita con zaragozanos y visitantes cada 13 de octubre: el Rosario de Cristal.

Durante todo el día las miradas han estado puestas en el cielo. Nadie quería que la lluvia empañara esta procesión que lleva celebrándose 126 años y en la que, entre las personas que desfilan y aquellas que la ven apostadas en las calles de Zaragoza, participan cada año miles de personas.

La previsión era que no lloviera, pero lo cierto es que la previsión meteorológica era la protagonista de muchas de las conversaciones de la tarde. Los primeros pasos en salir del templo han sido Santo Domingo de Guzmán y la figura de Nuestra Señora del Rosario de Tauste. Esta figura, que participaba acompañada de la cofradía del mismo nombre, ha sido la invitada del Rosario por su 25 aniversario y la primera que ha levantado aplausos entre el público.

Acto seguido ha salido la Gran Cruz del Rosario, la primera carroza de cristal que da paso a los misterios gozosos, dolorosos, gloriosos y luminosos (en total 16 carrozas). Debido a la gran afluencia de cofrades y acompañantes (han llegado desde numerosos pueblos como Ejea de los Caballeros, Cariñena, La Puebla de Híjar o Sádaba, por citar sólo algunos) han retrasado algunos minutos la salida y hacia las 19.50, cuando los primeros pasos volvían al punto de partida, no habían terminado de salir aún los misterios.

El Rosario de Cristal es una procesión con historia en la que cada año se repite el mismo patrón. Sobre todo en lo que se refiere a las personas que acompañan a las carrozas. Por ejemplo, los Bomberos del Ayuntamiento de Zaragoza y sus familiares siempre portan el quinto misterio gozoso, mientras que el Cuerpo de la Policía Local de Zaragoza acompaña la carroza de la Reina de la Hispanidad (Regina Hispanitatis), una de las más espectaculares.

Como cada edición, el silencio marcó la procesión por las calles principales del Casco Histórico, silencio que sólo quedó roto cuando los asistentes rompieron en aplausos al paso de las carrozas más majestuosas, como la citada Reina de la Hispanidad, la que representa a la Basílica del Pilar o la réplica del Alcázar de Toledo.

Además de los participantes del amplio centenar de grupos invitados a desfilar en la procesión, fueron miles las personas que durante el recorrido participaron del Rosario. Entre el público había mayores y pequeños; zaragozanos y turistas... y todos coincidían en señalar la estampa del Rosario en procesión por la ciudad. 

El público que se congregó alrededor del recorrido no sólo disfrutó de las carrozas, también admiró los trajes que portaban los acompañantes de los pasos y que en muchos casos tenían más de 100 años de historia.

Fuentes de la organización de la procesión, formada por decenas de personas que controlan desde la formación de los grupos pasando por la salida hasta los accesos, han destacado de esta edición, que se ha producido sin sobresaltos, que este año se celebra el 250 aniversario de la Santa Capilla de la Virgen del Pilar y que precisamente la carroza que la representa es la más antigua de todas las que salen en procesión esta jornada.

Entre los participantes había cofrades que llevan "toda la vida saliendo" pero comentaban que la ilusión de salir "sigue siendo la misma" y otros que lo hacían por primera vez. "Estoy unos días de visita y he tenido la oportunidad de unirme a un grupo. Ha sido una experiencia bonita participar de una tradición así", comentaba María. 
 

El recorrido

La procesión de los faroles ha discurrido, desde la plaza de San Pedro Nolasco, por las calles de Santo Dominguito de Val, San Vicente de Paúl y Coso para llegar a la plaza de España. La comitiva ha vuelto a enfilar el Coso para llegar a la calle Alfonso. Después, ha cruzado la plaza del Pilar, la calle de Don Jaime y la plaza de La Seo. La recta final del recorrido ha discurrido por la calle del Sepulcro, la plaza de San Bruno y las calles de San Lorenzo, San Jorge y Pedro Joaquín Soler.
 

Una procesión arraigada

El Rosario de Cristal ha cumplido este año 126 ediciones aunque sus orígenes se remontan a muchos años antes, concretamente al Rosario de la Aurora, la primera expresión de religiosidad popular de la jornada del 12 de octubre que se celebra desde el año 1756.

En el año 1888 se puso la 'primera piedra' del Rosario de Cristal con la creación de la Real Cofradía del Santísimo Rosario de Nuestra Señora del Pilar y en 1889 se salió en procesión por primera vez.

Cada año, cuando cae la noche del día 13 de octubre, 30 carrozas (este año 31 con el paso de Tauste) y cerca de 200 faroles de cristal salen en procesión en el que es, junto a la Ofrenda de flores, uno de los actos religiosos más arraigados entre los zaragozanos







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual